miércoles, 12 de diciembre de 2018

Quatretondeta




En un entorno extraordinario, a los pies de la Serrella, ante la mirada de Les Frares que vigilan desde la sierra en su desfile cotidiano en fila india. Como frailes camino de la oración, acariciando el cielo con la punta de sus capuchas. Estas formaciones de roca caliza que se ven desde lejos dan personalidad al entorno. Ningún otro lugar los tiene, en ningún otro sitio encontrarás estas agujas rocosas, en ninguna otra montaña el viento ha afilado las rocas de esta manera.



Nuestro camino recorre carreteras estrechas con algunas curvas. Un pequeño castillo sobre una peña, aferrado a su equilibrio y dominando el horizonte. Penella es su nombre, cerca de Benilloba. Lo dejamos atrás. Campos de secano de almendros, de olivos, de algunos pinos, antaño sobre todo también de encinas. Una vivienda aquí y otra allá, casas de labranza con aperos para la siembra, la poda y la cosecha.

Buscando colores de otoño nos acercamos a Quatretondeta. Unos álamos serpentean el riachuelo de un manantial. Es tierra de fuentes, humildes caños por donde corre el agua. Unos árboles frutales mudando su ropa, pocas hojas quedan en sus ramas …


Calles vacías, limpias, silenciosas, con cuestas escarpadas, de altos escalones, con curiosos recovecos, con escaso espacio entre fachadas en algunos rincones. Son esas calles donde se ha instalado el sosiego. Aunque que más quisieran escuchar las risas de niños pequeños que corretean por sus adoquines porque estos pueblecitos de montaña se van despoblando buscando sus habitantes otras oportunidades en pueblos más grandes ó en la ciudad. Con poco más de 100 habitantes, Quatretondeta sobrevive en pleno siglo XXI que no es poco.


Con la recomendación de Raúl buscamos el Bar Casa Cañares. En medio del pueblo, cerca de la iglesia. Aunque aquí todas las casas están cerca de su fábrica noble y cristiana, todas escuchan las campanas del campanario cuando marca las horas.

Entramos en el Cañares. Entre sus muros, bajo las vigas de madera de su techo, nos dejamos aconsejar por Silvia, mujer de Rolando, propietario de este restaurante que lo es desde que su abuelo lo abrió allá por los años 40 del siglo pasado. Algunas fotos en blanco y negro enmarcadas en la pared cuenta su historia. La especialidad de la casa es arroz al horno, también olleta de alubias de tres clases. Esta vez elegimos el arroz al horno. Disfrutamos tanto de sus viandas que otro día volveremos mi familia y yo. De momento, lo contamos y lo recomendamos a nuestros amigos porque lo merecen la receta y la atención de los dueños del lugar.



Cuando salimos de Quatretondeta paramos el coche y miramos atrás. Nos llevamos tan buen recuerdo que reivindicamos que estos pueblos pequeños estén siempre aquí para mostrarnos que hay otra forma de recorrer la vida pero que ellos también existen y que, como nosotros, quieren lo mejor para su familia. Que de quien dependa no se olvide nunca de estos pueblos y de sus gentes que disfrutan tanto de lo que tienen y comparten con nosotros cuando les visitamos.

No hay comentarios:

Espadero y Crespo premiados en FITUR

  stand Castilla La Mancha FITUR 2022 En el sector del turismo FITUR despierta pasiones porque abre muchas oportunidades y porque consolida ...

entradas populares