lunes, 15 de febrero de 2021

Después del susto, el signo de la victoria

 


Cada instante, cada momento retratado, tiene su propia historia y representa – aunque no se vea – un sentimiento, una sensación. Como el de esta imagen que encabeza este escrito. Ahora les cuento por qué ese signo de victoria, que no es por casualidad.


Todo empezó el pasado 26 de enero. Mi hijo Carlos empezó a encontrarse mal, muy mal. Tenía dolores musculares, vómitos, dolor de cabeza, inapetencia, … Y 41, una fiebre altísima, en su pico más alto.


Con los primeros síntomas tomamos medidas de lo que pudiera pasar por si no podíamos salir a la calle y teníamos que estar en cuarentena, como así ocurrió 24 horas después. También llenamos la despensa a través de un servicio de supermercado a domicilio. No privarnos de lo necesario, que tampoco había por qué sufrir y pasar hambre. En circunstancias normales, Carlos “devora”, será por la edad.


¡¡¡ Tenía síntomas del coronavirus ¡!! O eso creíamos. Llamé al 112 y nos dijeron de aislarlo en su habitación, que hiciéramos lavados de lejía con agua de las partes comunes donde él pudiera haber estado en las últimas horas, y otras recomendaciones para convivir con él en casa. Le recetaron un fuerte antibiótico y nos dieron unos consejos para pasar mejor la cuarentena. En casa nos asustamos todos, no sólo él. 


Todo fue evolucionando a favor. La fiebre fue remitiendo cada día hasta que llegó la cita presencial de la prueba PCR. El resultado fue negativo, pero aún quedaban unos días de cuarentena. Carlos se había recuperado por arte de la magia de la medicina, de cumplir las recomendaciones de Sanidad y de estar lo tranquilo que puede estar un adolescente con hiperactividad que se ve sano y que quiere conquistar – de nuevo – la calle. Aunque eso sí, con la responsabilidad y la prevención de cumplir la distancia de seguridad, llevar mascarilla y la lavarse las manos multitud de veces durante el día.


Y con él, nosotros. Después de 10 día de cuarentena conviviendo con supuestos síntomas de covid-19, habiendo sido una falsa alarma, invades la calle como una necesidad, deseas salir a disfrutar de ese clima tan maravilloso que tiene Alicante. Incluso en este mes de febrero. Desde la ventaba veíamos ese cielo azul característico con su luz inmaculada. Queríamos que los rayos del sol iluminaran también nuestra cara, nuestro cuerpo.


El sábado después de la cuarentena, salimos a dar un paseo. Lo dimos cerca de casa. Visitamos uno de los dos castillos que tiene Alicante, el de San Fernando, de reciente restauración y rehabilitación. Desde su puerta de acceso, de hierro, tenemos toda la ciudad a nuestros pies, con el mar al fondo, … Y el otro castillo, el de Santa Bárbara, siempre atento desde su atalaya, como una de las señas de identidad de la ciudad.


Carlos tuvo suerte de no estar contagiado por el covid-19. Nosotros también. Pero no hay que bajar la guardia. Hay que cuidarse y tener cuidado mientras nos llega la vacunación que, de momento, en España va a un ritmo muy lento. Esperemos que sea pronto para conseguir entre muchos el efecto rebaño para que la mayor parte de la población española esté inmune. Que así sea.

Colores de Otoño por el Preventori de Alcoy

Que sabia es la naturaleza. Un momento que podría considerarse dramático se convierte en una explosión de color otoñal  y en una necesidad n...

entradas populares