domingo, 31 de mayo de 2020

comparado con Vermeer



En uno de los paseos posibles - según la edad y la fase de confinamiento - para la actual desescalada por el covid-19, que no llega del todo porque aún el virus está vivo y sigue contagiando, la luz y el color del cielo llamaron mi atención en el ocaso del día.

 

Me encantan los atardeceres, no se lo puedo negar. Mi mirada recorre el horizonte movida por los colores del cielo que me atraen como un imán. Me paro a mirar, es lo menos que puedo hacer ante tanta belleza. El día se acaba y, antes de pasar a la noche, una explosión de colores cálidos inunda el paisaje. Colores que se abrazan a los mástiles de los veleros del Real Club de Regatas de Alicante y que se sueltan después en una escena viva.

 

Son colores vespertinos que llaman al sosiego, junto con la quietud de las aguas del puerto, que a algunos producen cierta melancolía que llaman a la reflexión. Son tonalidades que los pintores y fotógrafos han plasmado multitud de veces porque esas y muchas más son diferentes, cada día lo son.

 

Compartiendo la foto entre un grupo de amigos, Geraldine me dijo que le recuerda a Johannes Vermeer. Nada menos. Recordé enseguida cuando estuve frente al cuadro de “La lechera” de Vermeer en el RIJKS Museum en Amsterdam. Llama la atención que se muestre tanta belleza de un cuadro tan pequeño. En él Vermeer maneja con maestría el uso de la luz, la que entra por la ventana, la que se posa sobre la mesa ó en la expresión de una mujer que vierte leche sobre un cántaro de barro. Es una imagen que transmite sosiego, como lo hace en una de sus pocas pinturas de paisajes, la “Vista de Delt” su ciudad natal, considerado como uno de los paisajes urbanos más bellos del mundo. En este paisaje Vermeer juega con la luz, otra vez, en los reflejos de los edificios y de las barcas sobre el río con la serenidad de la tranquilidad del agua del canal creando una bella composición.

 

Se me antojó pensar qué pintores españoles, y entre ellos valencianos y alicantinos pudieran utilizar colores ó técnicas parecidas. Y mira por dónde que ya lo había hecho el Museo del Prado con la exposición “Las afinidades de Velázquez, Rembradt y Vermeer” y las encontraban en retratos y en paisajes.

 

¿Y con pintores de nuestra tierra?. Fue fácil comparar a Johanes Vermeer con el valenciano Joaquín Sorolla, en sus marinas y sus atardeceres sobre el mar. Vermeer y Sorolla jugaban y dominaban la luz y explotaron la luminosidad en sus cuadros.

 

¿Y más cercano, no hay ninguno?. El primero que me vino a la cabeza fue el alicantino Emilio Valera, por el uso de los colores, otro pintor que supo manejar la luz y el color con maestría.

 

Del pasado siglo y del actual, conozco cuadros con esa sensibilidad, esos colores y esa representación del sosiego en paisajes de María José Limiñana Mañes. Y más reciente, las pinturas de Martín Alíá.

 

Y todo por la foto que encabeza este escrito y lo mucho que se ve a través de ella. Con luna, ahí arriba, testigo diario. 

Pedro Sánchez no es Charles De Gaulle



Desde hace poco más de un mes, Pedro Sánchez, Presidente del Gobierno español, manifiesta en sus discursos que la lucha contra el coronavirus es una batalla sin cuartel que venceremos juntos. Usa términos belicistas para reafirmar su mensaje.  No es original, ni tampoco el primero en afirmarse de esta manera. Fue Emmanuel Macron, Presidente de Francia, en manifestarse así por primera vez y, desde entonces, Pedro Sánchez lo emula y lo exagera desde la proclamación del estado de alarma en España. Su propuesta - y la de todos - es “combatir” el covid-19. Pero va más lejos imitando gestos y actitudes, incluso frases enteras, de líderes extranjeros. Ya sabemos que eso de plagiar - presuntamente, claro - se le da muy bien. Pero, además, todo tiene un por qué, no es por casualidad.

 

Frases como “Todos y cada uno de los actores de la sociedad tenemos una misión específica en esta batalla”, “El enemigo no está a las puertas, penetró ya hace tiempo en la ciudad”, “Viviremos momentos muy duros en la lucha contra la pandemia”, “Contamos con la voluntad de la mayoría de los ciudadanos para vencer en esta batalla”, “La amenaza del coronavirus nos está poniendo a prueba” .“Debemos combatir simultáneamente en el frente sanitario y en el económico y social”, “Nos adentramos en una fase crucial en la lucha contra el coronavirus”. Ya ven, frases para todos los gustos.

 

Pedro Sánchez busca en sus discursos un efecto positivo, una frase llamativa que despierte simpatía en nuestras conciencias, con cierto contenido emocional. Como la que dijo en la prórroga del estado de alarma el pasado 6 de abril al manifestar que “debemos pasar del qué pueden hacer los demás por mí al qué puedo hacer yo por los demás”. Buena frase, pero ¿les suena, quien la dijo antes?. Efectivamente, la dijo - muy parecida - nada menos que John F. Kennedy el día de su investidura como Presidente de los EEUU el 20 de enero de 1961 cuando manifestó que “no te preocupe qué puede hacer tu país por tí, pregúntate que puedes hacer tu por tu país”. Igualitas, no hay duda.

 

Pedro Sánchez también emula a Churchill en muchas de sus frases y cuando manifiesta que “unidos resistiremos a los golpes de la pandemia y jamás nos rendiremos. Y venceremos” (17 marzo 2020). Recuerda mucho aquella arenga que hizo ese líder inglés después de la evacuación de su ejército en Dunkerque huyendo de las tropas alemanas en la II Guerra Mundial: “Defenderemos nuestra isla a cualquier precio, batallaremos en las playas, guerrearemos en los aeródromos, lucharemos en los campos y en las calles, nos batiremos en las colinas. Y nunca nos rendiremos” (4 junio 1940).

 

Alguno me dirá entonces qué ocurrencia la mía, cómo comparo a Pedro Sánchez con el General De Gaulle primero porque el primero es civil y el segundo fue militar. Pero no soy yo el que le busca similitudes, sino que lo hace el equipo de comunicación del entorno más directo del actual Presidente del Gobierno de España, con Iván Redondo a la cabeza. Sin decirlo, pero buscando evidencias entre uno y otro líder. Ya verán, ahora se lo cuento.

 

El General De Gaulle se erigió como portavoz del pueblo francés cuando Francia se rindió a los alemanes en la II Guerra Mundial. De Gaulle se presentó en Londres frente a Churchill y los aliados como la persona en la que confiar para liderar a los franceses en la lucha contra Hitler y su ejército. Y para ello, De Gaulle eligió la radio de la BBC para comunicarse “con su pueblo” (18 y 22 de junio de 1940) y anunciar la próxima liberación de Francia de los nazis. Fueron mensajes motivadores en los que no había dudas, ese día - aunque no sabía cuándo sería - estaba cerca para liberar Francia y devolver la libertad a los franceses. De Gaulle se convirtió en la voz de la resistencia, aunque ya existente antes de sus mensajes, y de la conciencia y la esperanza de muchos franceses. Con sus mensajes estaba más cerca el final de la tiranía nazi en Francia.

 

Los mensajes de Pedro Sánchez desde la Moncloa pretender ser la voz del pueblo contra la tiranía del coronavirus. Todo muy medido. Aunque son discursos largos, muchas veces mitineros, la mayoría de las ocasiones sin contenido y sin novedades destacables. Me recuerdan los largos discursos de Fidel Castro, dictador comunista cubano. ¿Se acuerdan?.

 

Pedro Sánchez no transmite emoción en sus palabras, no despierta un sentimiento de unidad, de ir juntos donde haga falta para luchar con ese enemigo invisible y tan dañino como es el coromavirus. Pedro Sánchez no genera en los españoles ese sentimiento motivador y esperanzador que produjo De Gaulle en los franceses ó Churchill en los ingleses. Al contrario, provoca incertidumbre porque no genera confianza y mucho de lo que dice en esos discursos es corregido después por sus ministros, por la redacción de las Órdenes Ministeriales ó los Decreto Ley.

 

Sorprende porque es lo que a los españoles nos hubiera gustado escuchar, sean de la ideología que sean. Un mensaje de un líder que sume para ir todos unidos contra el covid-19. Y no, Pedro Sánchez no transmite ese sentimiento, que va.

 

Este artículo se publicó con anterioridad en mi columna de opinión en Tu Tribuna on line el 5 de mayo de 2020.  

domingo, 17 de mayo de 2020

Más de 150 actos de los Reyes de España durante el confinamiento por el covid-19.


Como todos los españoles, los Reyes de España han tenido que estar confinados desde que el Gobierno lo decidió por Real Decreto el pasado 14 de marzo del 2020 y lo firmó (sancionó) el rey Felipe VI. Para el Jefe del Estado estar confinado no es sinónimo de estar quieto ni ajeno a sus funciones constitucionales.

 

Es sorprendente el derroche de ingenio y de dedicación que se ha desplegado desde Casa del Rey para que la Familia Real española esté cerca del ciudadano desde la Zarzuela y en las salidas de Palacio a lugares sensibles en la lucha contra el Covid-19.

 

Al no tener audiencias - salvo en contadas ocasiones - y no participar en actos públicos porque el confinamiento lo ha impedido, desde Casa Real se publicitan las actuaciones en línea más destacables de los Reyes, además de las reuniones semanales presenciales con miembros del Gobierno e instituciones del Estado. 


Los Reyes han realizado más de 150 actuaciones dirigidas a todos los sectores de la sociedad española y especialmente a los más afectados por la pandemia, entre ellos reuniones presenciales y por videoconferencia con diversas personalidades sanitarias y hospitalarias; empresariales, agrarias y de alimentación; sociales; relacionadas con el transporte; solidarias y asistenciales; científicas y tecnológicas; turísticas; relacionadas con correos; colegios profesionales; culturales y parques naturales, así como con las fuerzas y cuerpos de la Seguridad del Estado. Y también han tenido conversaciones con líderes internacionales para cambiar impresiones sobre el coronavirus y para unir lazos de cooperación con diversos países del mundo. 

Así, en concreto, el rey Felipe VI ha visitado de forma presencial - guardando la distancia y medidas de seguridad -, el hospital de campaña de Ifema en Madrid, la sede del Mando de Operaciones Especiales desde donde se hace el seguimiento de la Operación Balmis, el Centro de Coordinación Operativo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, el Cuartel General “El Rey” de la Guardia Real que colabora con la Operación Balmis, con la Agencia de Seguridad y Emergencias del 112, con el Centro de Control del Sistema de la red eléctrica de España, con el Centro Nacional de Seguimiento y Coordinación de Emergencias, … Y ha recibido en audiencia a la Secretaria General Iberoamericana, así como con el Secretario General de la Organización Mundial del Turismo. 

Felipe VI se han reunido por videoconferencia con Jefes de Estado y de Gobierno de diversos países del mundo: con Enmanuel Macron (Presidente de Francia), Donald Trump (Presidente de EEUU), la reina Isabel II (Reino Unido), Marcelo Rebelo de Sousa ( Presidente de Portugal), el rey de Marruecos Mohamed VI, con el Secretario General de la ONU, con Nahurito Emperador de Japón, con el Director General de la Organización Mundial de la Salud, con Abddalá II rey de Jordania, con Frank-Walter Steinmeter (Presidente de Alemania), con Alexander Van der Beilen (Presidente de Austria),... También ha conversado con líderes empresariales como Amancio Ortega (Zara), Juan Roig (Mercadona), así con el Presidente de Huawei. Con Cáritas y Cruz Roja. También con los embajadores del mundo del deporte Rafa Nadal, Pau Gasol y Fernando Alonso. Con el Pleno de la Real Academia Española, con la Presidenta de la Real Academia de Historia, ….. 

La Reina Letizia ha compartido jornada de voluntarios con un centro de Cruz Roja y ha tenido contactos por vídeoconferencia - para conocer sus necesidades - con el observatorio contra la violencia de género, con asociaciones como la de autismo, de sordos y ciegos, celíacos, esclerosis múltiple, banco de alimentos, salud mental, gitanos, infancia, diabetes, cáncer, síndrome de down, geriátrica, juventud, plataforma de voluntariado de España, representantes del cine, deporte femenino de base, de personas con daño cerebral, ...

A su vez, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía participaron - on line - en la lectura del Quijote en el Círculo de Bellas Artes en homenaje a los que combaten en primera línea al covid-19, …

 

Hasta dicho confinamiento, Casa Real publicaba los viernes la agenda de actividad de los Reyes de la semana siguiente y compartía con los medios de comunicación. Posteriormente al confinamiento, Casa Real comparte con esos medios notas de prensa y fotografías de buena parte de los actos realizados de forma presencial ó desde el Palacio de la Zarzuela.

A partir del próximo lunes, los reyes inician la desescalada por lo que participarán de un acto público de Telefónica para la presentación del Informe Cotec, que promueve la innovación como motor de la economía, en la que no habrá público ni prensa pero se podrá seguir por internet.

Ya ven, los Reyes no paran. Desde su proclamación como Rey, Felipe VI manifestó que “la Corona debe buscar la cercanía y saber ganarse continuamente el aprecio de los ciudadanos y su confianza”, añadiendo que “nuestra historia nos enseña que los grandes avances de España se producen cuando nos hemos adaptado a la realidad de cada momento”, así como que “todo tiempo político tiene sus propios retos”, en una sociedad “basada en el civismo y en la tolerancia, en la honestidad y en el rigor y con una mentalidad abierta y con un espíritu solidario” porque “somos un gran país. Tenemos una gran Nación. Creamos y confiemos en ella”.

Casa rural el Molí, en Penáguila

  En Penáguila, un pueblecito de la montaña alicantina, de unos 325 habitantes censados (en verano son muchos más), fue construida durante l...

entradas populares