domingo, 25 de febrero de 2024

Descubra las sorpresas de Agost

 


Agost, pueblo alfarero en la provincia de Alicante, tiene muchas sorpresas que contar a sus visitantes. Incluso a sus propios vecinos. Son verdaderos tesoros, desconocidos por muchos.


Le invito a visitar esta población a través de estas palabras y fotografías, descubra conmigo lo mucho que tienen que contar los agostenses de su tierra, sus costumbres y tradiciones. Visité esta población invitado por la Asociación Alicantina de Periodistas y Escritores de Turismo (AAPET), acompañados por dos guías de excepción: Juan José Castelló Molina, alcalde de Agost, y Jesús Peidro director del museo de Alfarería de la localidad.




Tienen de todo, hasta los restos de un meteorito que chocó en Centroamérica hace millones de años. En las arcillas de Agost hay indicios de este episodio. Se trata del Límite K/Pg o Capa Negra, que ha sido declarado Monumento Natural. No se privan de nada, tanto que tienen una excelente gastronomía donde destacan las cocas, el gazpacho o los dulces y pastas, además de la uva de mesa con denominación de origen del Valle del Vinalopó.




En la situación geográfica de esta población se fijaron antaño grandes civilizaciones. Tienen vestigios arqueológicos de gran importancia que ya quisieran muchos que se hubiera encontrado en su término municipal. Aquí se descubrieron en 1893 unas esfinges íberas de un posible monumento funerario que una está en el Museo del Louvre en París, la otra en el Museo del Prado en Madrid, nada menos. Dos joyas para admirar de las que hay unas copias en el Centro de Interpretación en la Ermita de San Pedro en Agost, reproducciones exactas realizadas con las últimas tecnologías. Esta ermita está en el punto más alto del pueblo junto a las almenas del antiguo castillo y desde donde se ven unas vistas extraordinarias con el mar al fondo. Dicen los agostenses - con mucha ironía - que son la segunda línea de la playa. El buen humor les caracteriza, no hay que perderlo nunca.




Caminando por algunos de los muchos rincones emblemáticos de Agost escuchamos el rumor del agua de una de sus fuentes que corre del caño al cántaro. Sus aguas recorren el lavadero donde antaño limpiaban la ropa. Imaginen a un grupo de mujeres que, mientras quitaban las manchas de las prendas de vestir de su familia, se desahogaban manifestando sus penurias cotidianas, sus necesidades, los acontecimientos sociales, … Si presta atención aún se pueden escuchar sus voces de entonces que se confunden con el ruido del agua. La imaginación es curiosa, haga la prueba.




Del lavadero y desde su fuente vamos a otra en la plaza del España datada en el siglo XVIII. Está en el centro neurálgico de esta localidad, lugar de reunión donde se realizan les Dances del Rei Moro, sus fiestas más singulares, que se celebran entre el 26 de diciembre y el 1 de enero, declaradas Bien Inmaterial de Relevancia Local.





No puedo terminar este artículo sin hacer un homenaje a las mujeres quienes tuvieron un papel fundamental en lo que fue la primera industria de Agost: la alfarería. Ayudaban al alfarero en todas sus funciones salvo la del torno donde nace la pieza de alfarería y el horno donde se cuece. Y así se destaca en la plaza de les peones con una gran escultura, desde donde se accede al Museo de Alfarería de esta localidad. En la actualidad, las tareas alfareras se han simplificado mucho y el papel de la mujer es menor.






En este museo hay piezas muy curiosas donde destaca el botijo desde el modelo más sencillo al más complejo con adornos singulares. Destacan muchos utensilios que se usaban en las cocinas de nuestras abuelas y que actualmente se han sustituido por recipientes de plástico. Bien podría volver a aquella moda en un mundo más sostenible y ecológico, y ser cambiados por objetos de barro como el mortero.




En un taller dentro del museo pudimos tocar el barro y hacer con nuestras propias manos piezas de alfarería. Fue emocionante ver cómo a través del torno un trozo de barro se convirtió en una bella jarra que ya preside mi cocina en casa.


Representantes de la alfarería actual son Emilio Boix, Roque Martínez, Severino Boix y La Navá. Cada uno le da su toque, sin perder la tradición y las maneras aprendidas de padres a hijos.




Conoce Agost es su lema. Sólo le queda ir a probar la hospitalidad de los agostenses y a disfrutar de su amplia oferta turística. Hasta encontrará un dinosaurio que aguarda al paso del tiempo junto a un parque infantil. Si para los más pequeños es una sorpresa admirar su tamaño, para nosotros también, y todo lo que tuvo que ver con ellos.

 

Escrito escrito con anterioridad en mi atril de El Consistorio Digital con el título de "Agost, un viaje a través del tiempo en el corazón de la cerámica", el 27 de enero de 2027

“Savia, la veu dels arbres”, una Hoguera discutida

  Todos los años las Hogueras se plantan con mucha ilusión por agradar con la representación del tema elegido de ese año, miles de personas ...

entradas populares