domingo, 15 de diciembre de 2019

Alicante es Belén




Alicante es Belén es el nombre de la exposición alicantina de belenistas en la Diputación de Alicante. Se ha elegido este nombre como reconocimiento a los 60 años de la Asociación de Belenistas de Alicante, así como al talento y al tesón de sus miembros que han echado horas de imaginación y de trabajo para dar color y brillo a la venida de Jesús de Nazareth al mundo. Esta asociación es fiel reflejo de la tradición belenista de buena parte del Mediterráneo cristiano. 

Hace algunos años, en mi infancia, tuve la suerte de ver cómo una belenista - Pernas es su apellido - hacía su belén poco a poco en el salón de sus casa. Era como estos, grande, del tamaño de una mesa de comedor, modelando ella con sus manos los muros de las casas y palacios, puentes y montañas, …. Cada año esperábamos con emoción ver cómo nacía ese belén casero. Como ella, cada artista a su manera, representan distintas escenas de la historia de Jesús, imágenes bíblicas que dan origen a la Navidad. La anunciación del ángel a los pastores, la llegada de los reyes magos, el de las calles y rincones urbanos, animalitos que picotean o recorren distraídos campos y muros de ladrillo, el agua que corre de una fuente, … Muchos de los ambientes representados en esta exposición están influidos también por rincones de Alicante como la Torre Rejas de la huerta alicantina, la Sangueta, la desaparecida puerta de San Francisco, …



El belén central es un belén de estilo bíblico con imágenes cotidianos del mismo pueblo de Belén. Las figuras representan las gentes del lugar como se supone que vistieron hace 2.000 años coincidiendo con el nacimiento de Jesús. Están hechas por el taller de Jose Luís Mayo. A lo largo de 12 metros se enseñan 8 escenas: el anuncio del Ángel a María; la posada que no dio cobijo a María y a José; el pueblo, el mercado y la fuente de Belén; el establo donde nació Jesús; los pastores embobados escuchando el anuncio de los Ángeles; la caravana de los reyes magos en las calles de Jerusalén; la casa de María y José en Nazareth haciendo labores de carpintería y textil; y las lejanas tierras de Egipto donde María y José tuvieron que huir. Un lujo a los sentidos con los que descubrir lo que se ve en estas representaciones, lo que se intuye de la maestría del artista, lo que sabemos de las páginas bíblicas y nos imaginamos de aquellos días.





Entre todas las representaciones, hay otro de gran formato entre los pequeños y el belén central, que representa un momento de Alicante cuando personas ataviadas con trajes populares cantan y ríen camino del nacimiento de Jesús y se acercan al pesebre con cánticos, panderetas y dulzainas. ¿Que pensarían si así los hubieran visto llegar María, José y el niño Dios en vez de vestir la indumentaria de la época?. Seguro que la sorpresa no hubiera sido mayor que la de los aldeanos alicantinos que iban a adorar a un niño tan buscado y deseado por todos: por el poder para destruido, por los magos y los pastores representando al pueblo para adorarlo. La torre y la cúpula de Santa Faz se dejan ver a lo lejos, vigilantes de semejante escena.


También hay belenes más pequeños que muestran con más humildad este acontecimiento social, religioso e histórico del nacimiento de ese niño envuelto en pañales y que duerme en un pesebre.

Esta exposición estará abierta al público del 3 de diciembre de 2019 al 6 de enero de 2020. Y se expone en la sala de exposiciones de la Diputación Provincial de Alicante gracias a la colaboración de la Asociación de Belenistas de Alicante actualmente presidido por Alejandro Cánovas Lillo. Es una buena manera de empezar la Navidad, o de continuarla, en familia, disfrutando de estos belenes. Que así sea.

No hay comentarios:

Espadero y Crespo premiados en FITUR

  stand Castilla La Mancha FITUR 2022 En el sector del turismo FITUR despierta pasiones porque abre muchas oportunidades y porque consolida ...

entradas populares