domingo, 7 de abril de 2019

La despeinada




Diminuto y sensual, “la despeinada” (“la Scapigliata”, en italiano) es un retrato precioso pintado por Leonardo Da Vinci en 1508. Retratada en tierra oscura, ámbar verdoso y albayalde sobre tabla, mide 24,7 cm de alto y 21 cm de ancho.

Leonardo Da Vinci dejó escrito que a “las mujeres las hemos de representar en actitud cohibida, piernas muy juntas, brazos recogidos y cabeza baja y ladeada”.

Como en otras de sus obras, “la despeinada” tiene la cabeza ladeada. También una mirada traviesa y misteriosa, además de una media sonrisa cautivadora. Es una mujer joven que transmite serenidad. Es un verso dulce de la belleza. Ya lo decía Leonardo Da Vinci cuando manifestó que “la pintura es poesía muda; la poesía, pintura ciega”.

“La despeinada” es una obra inacabada, ó quizá el boceto para un dibujo ó una pintura posterior. Sea para lo que la pintara, es un retrato maravilloso. Da Vinci despierta la curiosidad de todos los que observamos a ese rostro, cuyo dibujo es característico de las mujeres a las que pintó, aquellas que acarició con su lápiz, después con sus pinceles, esa sonrisa templada, ese cara que mira tímida al espectador provocando la atención de quienes se dejan cautivar por su mirada. Su cabello desordenado no confunde ni distrae a quienes nos dejamos enamorar por la calidez y la expectación que nos produce su observación. Nos mira casi sin mirarnos, con los ojos medio abiertos, de abajo a arriba, quizá sentada, con la humildad de la que se siente observada y admirada.

Su casa es la pinacoteca nacional de Parma, en el Palacio de la Pilota. La guardan, casi la esconden, como si se tratara de un tesoro. Llegamos a ella al final de un largo pasillo. Este retrato se observa casi a oscuras. Así, destaca más el trazo de los detalles, nada hay que distraiga la contemplación de este cuadrito que llama la atención a todos los que nos acercamos a mirarlo.

Rodeado de tantas maravillas que hay en este museo, ahí lo ven, este cuadro es pequeño pero imprescindible en esa colección de pinturas y de esculturas.

Este museo fue ideado e impulsado por Felipe I de Borbón, Duque de Parma, en 1757, por medio de la Academia Ducal de Pintura, Escultura y Arquitectura. En este museo destacan también obras de Beato Angélico, Canaletto, Corregio, Sebastián del Piombo, Parmigianno, Tintoreto, …

La bella ciudad de Parma bien merece una visita para admirar su catedral, su baptisferio y su entorno medieval, sus palacios de colores pastel, su gastronomía con su queso y jamón parmesano, … Y, por supuesto, “la despeinada”, su mirada no te dejará indiferente y te llevarás un grato recuerdo.

No hay comentarios:

Espadero y Crespo premiados en FITUR

  stand Castilla La Mancha FITUR 2022 En el sector del turismo FITUR despierta pasiones porque abre muchas oportunidades y porque consolida ...

entradas populares