domingo, 3 de marzo de 2019

Por fin, Elecciones Generales



Por fin, Elecciones Generales. Es lo que mayoritariamente quiere el pueblo español, aunque desde el Gobierno no querían verlo ó no les convenía ó querían alargar la legislatura para no ser el Gobierno más efímero de la democracia española. Ya ven, que no hay más ciego que aquel que no quiere ver. Pedro Sánchez prometió las Elecciones Generales incluso antes de ser Presidente pero no cumplió su palabra una vez le nombraron Presidente del Gobierno. Parece un juego de palabras, pero saben que no lo es.

Que Pedro Sánchez fuera Presidente del Gobierno a través de una moción de censura es legal y constitucional, aunque no gustara a quien perdió el Gobierno. Pero gobernar con una representación parlamentaria tan pequeña, ha supuesto una tensión permanente por falta de apoyos parlamentarios. Me dirán ustedes que pongo al “carnero por delante” ”según el argot popular, sin ánimo de ofender por supuesto, pero lo cierto y verdad es que ha sido una Presidencia muy personalista aunque su gobierno lo forman 11 mujeres y 6 hombres, muy profesionales en lo suyo pero no tan políticos en lo de todos, con alguna excepción.

Ahora Pedro Sánchez convoca unas elecciones generales a todos los españoles. En la fecha que parece que beneficia al PSOE. El efecto Moncloa suma y las encuestas le dan un resultado mejor del que tenía el PSOE cuando era el primer partido de la oposición. Este si que es un mérito de Pedro Sánchez y de su equipo: de estar en intención de voto el tercero o el cuarto en litigio con Podemos a estar ahora en primera posición con una escasa diferencia con el segundo que en este caso es el PP.  Les favorece la crisis de Podemos y la falta de credibilidad de Pablo Iglesias, que suma al PSOE. Podemos se queda sólo, no puede evitar la huida de algunos de sus líderes como tampoco la de alguna de sus confluencias. Sánchez aún no ha ganado ninguna de las Elecciones Generales a las que se ha presentado como Secretario General del PSOE y candidato a la Presidencia del Gobierno de España, ahora tiene una oportunidad de conseguirlo. Pronto veremos en qué queda el resultado de la izquierda en las próximas elecciones.

La intención de voto por el centro y las derechas también tiene sorpresas con la irrupción de Vox, parece que de forma contundente. Según algunas encuestas, Vox le quitará unos 20 escaños al PP. Por su parte Ciudadanos sube unos 30 escaños al quitarle a PP y al PSOE al estar más centrado en su mensaje y sus maneras. Y aunque el PP parece que es el que más pierde, este resultado favorece a ese partido y a Pablo Casado en sus aspiraciones a la Presidencia del Gobierno de España. El Gobierno autónomo en Andalucía es un ejemplo.

Pero ¿cómo hemos llegado hasta aquí?, ¿por qué Sánchez no ha tenido más remedio que convocar elecciones generales anticipadas?. Le han fallado algunos de sus socios de la moción de censura. Pedro Sánchez y su Gobierno han bajado la tensión con el Gobierno Autonómico de la Generalitat catalana buscando un entendimiento político. Sin embargo, la opinión pública veía lo que no percibía el Gobierno: que Torra y su gobierno son insaciables y que tienen un solo objetivo: la independencia de Cataluña. No atienden a razones constitucionales. Al votar los independentistas en contra del proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado han forzado a unas Elecciones Generales.  Ya dijo el prófugo Puigdemont que para sus pretensiones independentistas “cuanto peor, mejor”, aunque su irresponsabilidad no les sume intención de votos ni  mejore su resultado en las urnas a nivel nacional.

En el aire queda la pregunta de si Pedro Sánchez volverá a pactar con quien haga falta después de las elecciones, incluso otra vez con los independentistas, para volver a la Moncloa como Presidente del Gobierno. Los partidos nacionalistas catalanes han engañado a Sánchez como han querido, le han dejado gobernar para comprometerle en decisiones importantes, dejando entrever posibles acuerdos “secretos” entre Torra y Sanchez como la polémica del relator.

En la vida como en política no vale todo a cualquier precio. Las alianzas tienen que ser coherentes, es peligroso pactar con el diablo entendiendo a este como aquél que quiere la ruptura de España.

A los que nos gusta navegar a vela, cuando el mar está revuelto y el viento aprieta, recordamos aquello que mencionó Wagner en su ópera “El holandés errante”, “el que confía en el viento, confía en la misericordia del diablo”. Pues eso.



Este artículo ha sido publicado con anterioridad en mi columna de opinión del periódico Alicante Press

No hay comentarios:

Espadero y Crespo premiados en FITUR

  stand Castilla La Mancha FITUR 2022 En el sector del turismo FITUR despierta pasiones porque abre muchas oportunidades y porque consolida ...

entradas populares