lunes, 19 de septiembre de 2022

Sorpresas en Polignano a Mare

 


Polignano a Mare tienen de todo. Tiene mar, ¿cómo no iba a tener si nació en su orilla?. Tiene historia, fue una importante plaza durante el Imperio Romano y, aunque pasó a menos después de su caída, volvió a tomar protagonismo a partir de la Edad Media. Tiene murallas que la defienden desde que fue un marquesado, aunque no le sirvieron de mucho, las grandes potencias pasaron de largo, no estaba en sus planes conquistar este lugar.


Polignano a Mare es un pueblecito italiano de la provincia de Bari (región de Puglia), conocido también por ser la cuna de Domenico Modugno, autor de la canción conocida popularmente como “Volaré”. Se acordará de su letra más tarareada: “voooolaré, oh, oh, cantaaaare oh oh oh, nel blu dipinto di blu”. En uno de los miradores de la ciudad, una estatua recuerda su figura, con los brazos abiertos, uno de sus gestos más habituales.


Esta población turística tiene su casco antiguo ubicado en los más bellos lugares de su fachada marítima, construido sobre acantilados bañados por un mar Adriático de color turquesa, de aguas claras y transparentes cuando estas están tranquilas.





Sus calles estrechas tienen recovecos y rincones de gran encanto, peatonales muchos de ellos donde el coche ha pasado a ser historia. Destaca el Arco Marchesale, monumental puerta de acceso al barrio antiguo. Tenía un puente elevadizo para acceder a esta parte de la ciudad, de la que sólo quedan unas cadenas que cuelgan de sus muros, y no hay foso que se rellenó para estar el acceso al mismo nivel que la calle.


En una gran y concurrida plaza, la de Vittorio Enmanuel II, está la Casa del Reloj. Este está parado. El guía nos dice que desde que falleció una anciana que se encargaba de él, nadie se ocupa de su funcionamiento. Aunque ahí está el edificio de origen medieval, testigo de tantas cosas.


Seguimos callejeando por este lugar. El mar puede ser observado desde diversos miradores donde disfrutar de paisajes extraordinarios. Desde uno de ellos, por unas escaleras se baja a la Grotta Palazzese, con un restaurante ubicado en su interior. Es el más caro de Italia. Y no es para menos. A las excelentes viandas que sirven a sus clientes, se le suma el balcón que da al mar desde el interior de esta cueva. Un lugar singular, sin duda. También se puede acceder a ella por mar. A esta, como a otras grutas deshabitadas.



Desde uno de sus miradores se observa la playa Lama Monachile. Este está en el puente del mismo nombre, también llamado puente borbónico por construirse durante esa dinastía.


La Lana Monachile es seña de identidad de esta población. Por su ubicación. Por su pequeño tamaño. Por estar protegida por sendos acantilados a cada lado que la protegen de los fuertes vientos. Su orilla es de cantos rodados, si quiere bañase en sus aguas necesitará escarpines.




De uno de sus acantilados, la llamada Terraza de Santo Stéfano, se realiza la famosa Red Bull Cliff Diving. Vemos los preparativos de esta prueba desde el mirador del restaurante Il Bastione donde nos dan de comer “cavatello con scampi, gamberi e datterino giallo; darna di ombrina marinata con pomodorini, crema de Patate di Polignano e chips di verdure; y semifreddo allá nocciola. Estas sugerentes y sabrosas viandas y las vistas desde su terraza son un regalo a los sentidos. De ellos, nos queda un singular y buen recuerdo de esta población italiana.

 





No hay comentarios:

Guitarras en la escuela aumenta la autoestima y el desarrollo escolar

  Solidaridad es la palabra mágica que da sentido a este artículo. Guitarras en la escuela es el nombre de un proyecto solidario que aumenta...

entradas populares