por el Barranco del Infierno: Fleix-Presa de Isbert-Fleix

 

Una vez más la Asociación de Caminantes de Aigues nos ha organizado (por el 22 de noviembre) una interesante ruta senderista por el Barranco del Infierno. Por el PR-CV 147. Muchas veces he oído en el camino que cualquier senderista que se precie tiene que ir al menos una vez en la vida al Barranco del Infierno. En la Comarca de la Marina Alta, en el norte de la provincia de Alicante (España). A este barranco y a sus siete mil escalones se le denomina la “Catedral del Senderismo”.

mapa ruta presa Isbert y Cova Santa 2

Escalones, de subida y de bajada, en zigzag. Fueron construidos por los moriscos. Peinaron la ladera del barranco en terrazas para cultivarlas con olivos, con algarrobos. Y para trabajarlas construyeron miles de escalones de roca por donde subían y bajaban, andando ó con asnos, cargados con aperos de labranza, con los frutos del arbolado. Hoy esos escalones son pulidos por multitud de botas que los pisan, por miradas de admiración a esta gran obra. Estos escalones forman parte de una de las rutas senderistas más visitadas de España.

100_8233

Llegamos a Fleix en autobús desde Aigues. En las afueras del pueblo caminamos, primero por asfalto impacientes de iniciar la ruta, luego por tierra, después por escalones. Dejamos atrás el lavadero de Fleix, junto a la fuente grossa donde unos grandes chorros dejan correr su agua fresca y dulce. Lavadero de aquellos donde antes se lavaba la ropa, en donde bocas que no callan contaban sus problemas, sonreían a sus sueños.

100_8235

100_8239

Los primeros escalones, muy deteriorados, nos anuncian que ya hemos empezado a recorrerlos. Bajamos en zigzag. Cruzamos unos cantos rodados por donde a veces corre el río. Un puente de madera bajo el forat de la Juvea, un agujero en la roca que atraviesa la montaña. Un arco de piedra, antesala del Barranco del Salt. Por este, la huella del agua y el musgo han dibujado en la roca su presencia cuando el río se desliza en caída libre, durante varios metros, camino del cauce del río Girona. Vemos como los escalones serpentean el borde de la montaña. Una serpiente multicolor de senderistas los recorremos.

100_8244

100_8247

100_8251 

100_8252

100_8253

100_8256

100_8257

100_8254

Llegamos al lecho del cauce del río Girona. Seco y triste porque no corre el agua. Doblamos a la derecha. Caminamos por el fondo del río. Este, tan violento a veces en las gotas frías de principios de otoño. Tan orgulloso cuando se abre camino por donde pasa, hoy está mudo. Testigo de sus ambiciones, las paredes rocosas que lo acogen. En ellas, la naturaleza se ha inspirado en ella misma. Con sus vientos, erosionando la roca. Con el agua de la lluvia, ha moldeado sus curvas, sus ondulaciones. Y entre tanta roca y algunos arbustos, los colores de otoño, que se aferran en sus laderas, aportan su efímero protagonismo. Pequeñas, medianas ó grandes, unas cuevas, algunas acondicionadas como refugio, con un muro de piedras en la entrada para proteger a sus moradores. En la orilla del lecho del río, tierra removida y huellas de unos jabalíes que han pasado por aquí antes que nosotros.

100_8260

100_8263

100_8266

100_8268

100_8269

100_8270 

Un cañón donde las paredes de ambos extremos casi se juntan a la vista de nuestros ojos. Atravesándolo, somos diminutos junto estas paredes de unos cien metros de altura. Atravesándolo, entramos en un espacio misterioso donde debía de embalsarse el agua. Paredes rocosas con marcas hasta donde ha llegado el agua embalsada, a unos veinte metros del suelo.

100_8271

100_8272

100_8274

100_8275

No había imaginado que algún día pisaría el fondo de un embalse tan seco como este. Vemos la presa de Isbert. Pared de hormigón que frena las crecidas de este río y que pretendía almacenar el agua de las lluvias, abundantes en estas tierras. La historia de esta presa es un tira y afloja de ambiciones, de intereses encontrados, hasta su construcción. No se hizo con la debida diligencia, con los estudios previos del terreno. No previeron que las paredes y el suelo pudieran ser tan porosos que se tragaban el agua embalsada. Veinte días después de haber llenado el embalse se vació solo. Ahora retiene las aguas de las riadas y es testigo de tantos senderistas que llegamos hasta el pie de su barrera de hormigón cuando el río está seco.

100_8285

 100_8295

Almorzamos. Mientras cambiamos impresiones nos mentalizamos de la gran subida que nos espera. ¡Cerca de dos mil escalones!, los mismos que hemos bajado esta mañana.

100_8289

100_8302

Regresamos. Empezamos el ascenso a buen ritmo. A los que nos gusta la fotografía vemos que cada rincón, cada curva, los escalones, las hojas doradas de unos chopos, la montaña, el barranco, ... , todo el paisaje, es una foto a cada instante, a cada paso. Aunque hoy la prioridad es caminar.

100_8307

100_8305   100_8313

100_8316

100_8318

100_8328

Llegamos de nuevo al forat. Con la vista atrás vemos lo que ya hemos subido. Miramos, escalones abajo, el barranco. Volvemos a emborracharnos con el paisaje, a formar parte de él. Integrados en el campo, en la montaña. A sentir en nuestras botas el roce de la tierra, el esfuerzo del ascenso, la ilusión de superar un reto.

100_8330

100_8333

100_8332

Casi arriba, Benimaurell se alza entre el verdor de unos arbustos, bienvenida del final de la subida. Y esta vez sí que es el rumor del agua lo que oímos, de la fuente grossa, del lavadero junto al que caminamos hace unas horas. Agradable sonido que echaba de menos y que el río Girona esta vez no nos ha dado. Al final hemos subido 1.751 escalones. Algunos han contado algunos más, pero ya está bien esta cifra. Con la bajada, 3.502 escalones en total.

100_8342 

100_8349

100_8350

Junto al autobús, comentamos la aventura de hoy y la celebramos todos juntos en el restaurante El Quijote, en Orba. Me quedan ganas e ilusión de volver al Barranco del Infierno a recorrer otros senderos. La Cova Santa. El sendero circular, que han recorrido esta mañana Fernando, Pepe, Raúl y Álvaro. Han venido más temprano en sus coches particulares para que les diera tiempo. Con su hazaña nos han alimentado la ilusión del volver y recorrer ese sendero.

100_8355

foto de grupo

direcciones relacionadas:

http://sosegaos.blogspot.com/2009/11/la-presa-de-isbert.html

http://www.linkalicante.com/ruta-barranc-infern-catedral-senderismo-fotos-fleix/#comment-9733

http://sosegaos.blogspot.com/2009/11/la-revuelta-de-lagar.html

http://nuestra-tierra.laverdad.es/tiempo-libre/rutas/1172-la-cascada-de-fleix-yel-barranco-del-infierno

http://femecv.blogspot.com/2009/11/caminantes-de-aigues-en-el-barranc-de.html

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
COMO SE NOTA QUE DISFRUTASTE CON ESTA RUTA SENDERISTA. ME ENCANTA LA NARRACION DE TUS AVENTURAS. SALUDOS. FRAN,
Pascual ha dicho que…
Es cierto. Disfruté y quedé con ganas de más. Volveré al Barranco del Infierno, de eso estoy seguro. Y recorreré sus escalones y sus senderos. Y volveré a integrarme en el paisaje y su historia. Un saludo.
jaime hernandez benissa ha dicho que…
que buen narrador sin ser yo un aventurero al leerlo me provoca dejar el ordenador y salir a disfrutar de todas las maravillas que nos ofrece la naturaleza. un saludo caminante, caminante no hay camino se hace camino al andar y lo que dices al llegar a la cima y volver la vista atrás te das cuenta que realmente no lo has visto todo y desearías volver no sobre tus huellas, descubrirías nuevos caminos, buena suerte

Entradas populares de este blog

40 años de democracia española

Alicante, la millor terra del món

Imperator Hispaniae