la presa de Isbert

 

Cada vez que el cielo se torna negro, cada vez que el hombre del tiempo del Telediario anuncia lluvias torrenciales, las poblaciones de todo el valle tiemblan de miedo. Temen que cuando duerman, un fuerte crujido inunde sus campos y su futuro. Porque hay una presa que aguanta al río Girona cuando se encabrita Y es que el río Girona ha demostrado en muchas ocasiones el daño que puede hacer con sus dañinas crecidas. Pero la presa necesita, también, unos arreglos que sellen sus grietas, que asienten su estructura. La presa de Isbert, en el Vall de Laguart.

85px-Escudo_de_La_Vall_de_Laguar.svg

escudo de Vall de Laguart

Campell  Campell, perteneciente al Vall de Laguart

Desde finales del s. XVIII se barajaba la posibilidad de almacenar las aguas del río Girona. Cavanilles, en sus “Observaciones sobre la historia natural, geografía, agricultura, poblaciones y frutos del Reyno de Valencia” menciona la posible construcción de un pantano en esta ubicación: Uno de los mayores barrancos del Reyno es el llamado del Infern, al qual acuden por varios rumbos los de las montañas de Alcalá, Evo, y Lahuár. Sería largo describir su curso con los precipicios, quebradas y abismos que presenta. Me contentare con indicar un proyecto que creo ventajoso al Marquesado de Dénia, si se aprovecha la disposición natural del portillo ó boca por donde desagua el expresado barranco. …/… Llámase el estrecho de Isbert, y por ella sale en tiempo de lluvias un río caudaloso; pero cuando no llueve muy escaso, qual corresponde a las fuentes perennes que en gran parte aprovechan los pueblos del citado valle. No he visto en el reino sitio más oportuno para hacer un pantano igual al de Alicante. …/…Como los gastos de la obra serán considerables á pesar de las ventajas que presenta el terreno, convendrá examinar ántes los ribazos del barranco que deberán servir para el estanque, y ver si se hallan en estado de contener las aguas”.

Cavanilles Cavanilles

Fue a principios de 1875 cuando empieza el interés en construir un pantano en la cuenca del río Girona. El 25 de junio de ese año, la Diputación Provincial de Alicante, encargó a Toribio Iscar Sáez y Juan Moreno la construcción de un pantano en el vaso que forma el Girona en la parte baja del Vall de Laguar (publicado en el B.O.P. nº 180). Pero la falta de interés por los agricultores de la zona que dedicaban sus tierras al cultivo de la vid, hizo que se quedase en un mero proyecto. Las circunstancias cambiaron a partir de 1890 cuando la filoxera arrasó los campos de viñedos. Los agricultores tuvieron que buscar otros cultivos, sobre todo el de la naranja, dependiente de aguas para regadío. En 1908 el geólogo Leandro Calvo realiza un anteproyecto para almacenar la suficiente agua para regar 10.000 Ha., pero nuevamente el proyecto se paralizó. El 12 de agosto de 1915 el financiero J. Henrich propuso al Marquesado de Denia la construcción de la Presa de Isbert. Para esto, se hizo una Comunidad de Regantes. Pero este proyecto también se paralizó. Se retoma a partir de 1928 por iniciativa de unos promotores catalanes, llamado uno, Brutau y el otro, Cruells. En 1931, utilizando un proyecto de Alfonso Peña Boeuf, Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, iniciaron las obras de la presa pero, por la dificultad de la inyección del cemento en aquella época, desbordaba sus posibilidades económicas y se paralizó nuevamente el proyecto.

Terminada la Guerra Civil española se retoma este asunto. A partir de una ley de 30 de junio de 1939, con una ayuda estatal que subvencionaba el 80 % de importe de la obra, en abril de 1940 se reinicia los trabajos y la Comunidad de Regantes del Pantano de Isbert. Se prevé la construcción de una presa de 45 a 50 metros, la impermeabilización del vaso, con una capacidad de almacenamiento de 8 Hm3 de agua que inundarían unas 28 Ha que podrían regar 3.000 Ha. En 1944 se taponaron las fisuras e impermeabilizaron el vaso del pantano hasta los 16 m. En diciembre de 1945 se prueba un primer llenado del pantano hasta 27 metros que tenía la presa, acumulando alrededor de 4 millones de m3 de agua. Pero a los 20 días el pantano se vació totalmente por la filtración del agua embalsada por su lecho y paredes. Por esto, se paralizaron las obras.

abc 1944periódico ABC:  visita del Director General de Obras Hidráulicas, Francisco García de Solá, a la Presa de Isbert (entre otras) el viernes 21 de enero de 1944

La presa construida es del tipo de bóveda. Se construyen con hormigón armado y pretensado. Su curvatura presenta una convexidad dirigida hacia el embalse por lo que la carga se distribuye por toda la presa hacia los extremos. En su origen, su cúpula tenía una altura de 27 metros con una longitud en su coronación de 28 metros. Podía inundar unas 8 Ha, con una capacidad del vaso de alrededor de 0,5 hm3 a 1 hm3. Su aliviadero tenía una capacidad de evacuación de 150 m3 por segundo.

100_8273 presa 3

100_8293 presa 2

En 1954 se retomó el proyecto, estudiando un revestimiento con cemento, usando el nuevo sistema de gunitado. Volvió a desestimarse el proyecto el 1 de junio de 1957 por un informe desfavorable de los ingenieros.

Actualmente, el embalse está fuera de servicio pero cumple una importante función de recargar los acuíferos por la infiltración de los caudales de agua que recibe. También retiene las aguas del crecido río Girona por lluvias torrenciales. Como las últimas de octubre de 2007. Llovió tanto que el agua acumulada sobrepasaba la presa por encima cayendo en cascada sobre sus planchas de hormigón.

http://riuadagirona.blogspot.com/2007/11/xxxx.html

http://www.laverdad.es/alicante/20081010/provincia/gota-fria-provincia-embalse-20081010.html

Y buscando el camino natural del río, siempre seco, pero desbordado su cauce con agua en abundancia, inundando su vega y los campos de naranjos, amenazando a los pueblos de su entorno. Hoy la presa forma parte de uno de los senderos de corto recorrido del Barranco del Infierno cuando el cauce del río Girona está seco. Hoy, es motivo de polémica por la oportunidad de estudiar la posibilidad de aumentar su altura y reafirmar sus muros como prevención de fuertes crecidas del río. Una historia con altibajos que reactiva inquietudes y posiciones encontradas.

Fuentes ó webs relacionadas:

http://riuadagirona.blogspot.com/

http://www.laverdad.es/alicante/20081010/provincia/gota-fria-provincia-embalse-20081010.html

Comentarios

fer ha dicho que…
Desde mi gran desconocimiento en este tema, opino que el problema (o problemas) nos lo buscamos nosotros solitos.

Alicante es tierra de ramblas y lluvias torrenciales. Y los problemas vienen cuando olvidamos eso, y construimos invadiendo los caminos del agua hacia el mar. Ya sea en forma de autovías, carreteras, puentes, presas y otro tipo de obras.

¿Cuál es la idea, aumentar la altura de la presa de Ísber, de forma que el cauce seco del río Girona se extinga para siempre a partir de ese punto? ¿Y así poder construir más mega-urbanizaciones junto al antiguo curso del agua?

No creo que sea una buena solución al problema, sinceramente.

Un saludo
Pascual ha dicho que…
Supongo que subir la altura de la presa es más por los efectos dañinos de las crecidas del río Girona. Al menos, lo que tendrían que hacer es afianzarla. Si en una gota fría revienta por la presión y la fuerza del agua, arrasará lo que pille y lo primero, el pueblo más cercano. Saludos.

Entradas populares de este blog

Alicante, la millor terra del món

Españoles en Argelia, historia de una emigración

Barcos de vapor en “El amor en los tiempos del cólera”.