sábado, 23 de marzo de 2019

¡ A volar !.



Desde antiguo el hombre se ha obsesionado con volar. Desde aquella “paloma de Arquitas de Tarento”, amigo de Platón, en el año 400 a.C, a los “inventos” de Leonardo Da Vinci, el británico George Cayley - inventor del planeador -, al diseño del francés Clement Ader a quien se le considera el inventor del avión ó el autogiro del español Juan De la Cierva. Todos tenían la finalidad de elevarse del suelo, volar alto, recorrer largas distancias y disfrutar del paisaje y del horizonte a vista de pájaro.

Hace unos días, después de una comida y reunión de trabajo, mientras digerimos un extraordinario arroz de rape y gambas frente al castillo Santa Bárbara y muy cerca del paseo marítimo de Alicante, uno de los comensales nos contó una de sus aficiones. Volar, con un paramotor. Nos pareció apasionante.


Entonces me acordé de Leonardo da Vinci y sus dibujos, tan parecidos a los modernos parapente ó paramotor de la actualidad, precursores de lo que hoy conocemos como un avión. Da Vinci fue un gran observador de la naturaleza. En uno de sus cuadernos cuenta una anécdota que le ocurrió de niño. Recostado a la sombra de un árbol se le acercó un pajarillo y le rozó la cara con su cola. Desde entonces soñó con volar. Y en su observación llegó a la conclusión que las alas de una máquina voladora no podían ser de plumas porque no soportan el peso del cuerpo humano y que tenían que tener una base más consistente. Se fijó, para imitar, en las alas de los murciélagos .En su “Códice sobre el vuelo de las aves” consideró al viento como un aliado para tomar el vuelo y para mantener el equilibrio, teniendo en cuenta que tenía que aprovechar las corrientes de aire para planear. Da Vinci dibujó varias máquinas voladores ó “naves de aire” como la de batir las alas con la fuerza humana, la máquina con pedales, el paracaídas constituido con bolsas de aire y el planeador ó “ave gigantesca” desde la que lanzarse desde el monte Cesari en Florencia.


Da Vinci nunca probó sus máquinas voladoras. Sí lo hicieron en 2003 los ingleses Steve Roberts y Martín Kimn. Construyeron un planeador con el modelo de las alas de murciélago y le añadieron una cola y un arnés para darle más estabilidad. Lo probó Judy Leden, piloto experimentada. Consiguió elevarlo del suelo y voló en diversas ocasiones, el momento más extenso fue durante 21 segundos a 15 metros del suelo y recorriendo más de 90 metros. Demostraron que ¡ los “inventos” de Da Vinci, funcionan ! y les generó una enorme ilusión.

Una ilusión parecida percibió nuestro amigo la primera vez que consiguió elevar el paramotor del suelo, después de unos días de hacer un curso de formación sobre su uso y  seguridad. Corriendo sobre la arena de la playa con el motor y la vela a su espalda se fue elevando poco a poco hasta conseguir volar. Subía cada vez más conforme más velocidad le daba a su motor de hélice. Nos mostró imágenes de sus vuelos. Sobre el mar, desde la playa. Sobre extensos campos de cultivo donde el trigo, el maíz, la colza, se ven coloridos y diminutos allí abajo. Por encima de las montañas. Nos contó cómo ha volado cerca de pájaros, incluso con aves migratorias que en uve se abrían paso entre las nubes. Incluso un día sobrevoló a varios flamencos rosáceos que volaban muy cerca de él. Como uno de ellos. Su emoción fue indescriptible. Me recordó aquél reportaje de National Geographic en el que Christian Moulec volaba entre gansos con su ultraligero motorizado biplaza. En una de las imágenes se ve como Moulec toca el vientre de uno de los gansos mientras volaban. Increíble. Son preciosas las vistas de los gansos y el ultraligero sobre el Monte Saint-Michel y otros paisajes. Dieron la vuelta al mundo con más de siete millones de reproducciones en tres días. Claro que tiene truco, pero también mucho mérito. Moulec llevaba varios años entrenando estos vuelos con gansos, como hizo Felix Rodríguez de la Fuente en sus impresionantes reportajes con lobos, para conseguir este resultado tan extraordinario.

Nuestro amigo del paramotor nos contó sus emociones, su sensación de libertad. Nos relató la serenidad que genera volar planeando, sin motor, como un pájaro, con el sólo ruido del viento que roza su aparato y a él mismo. Y cómo con esas sensaciones consigue evadirse de todo lo que le preocupa, todo lo que le ha generado incertidumbre o desasosiego.


Está claro, necesitamos salidas de escape para dejar atrás el estrés, olvidarnos de la mala educación, de las prisas cotidianas porque a veces queremos hacer más cosas de las horas que dispone el día, incluso para ignorar la falta de respeto de un amigo cuando ha tomado dos copas de más y se lo consientes porque la amistad está por encima de todo, … Ya saben, a volar, aunque sea sólo con la imaginación. Bien sea navegando, caminando, viajando, ó incluso volando. Su mente y su corazón se lo agradecerán.


Este artículo se ha publicado con anterioridad en mi columna de opinión del periódico Alicante Press.
Las fotos son de José Parraga, protagonista del paramotor que menciono en este escrito. Gracias por tu colaboración.

viernes, 15 de marzo de 2019

U-Boot nazi en Alicante



Una de las mejores películas de submarinos de la II Guerra Mundial es la titulada “Das Boot. El Submarino” del Director Wolfgang Petersen, adaptación del libro “Das Boot” del escritor Lothar-Gunther Buchheim, en el que narra su experiencia como corresponsal de guerra en un submarino alemán. La película se estrenó con notable éxito en 1981 en Alemania y un año después en EEUU. Fue nominada a 6 Oscars, entre ellos el de mejor guión adaptado y el de mejor Director. Cuenta el periplo de la tripulación del submarino alemán U-96 al final de esa guerra ante el incierto devenir de la contienda, con un reportero y corresponsal de guerra a bordo que ve el acontecer cotidiano de este singular buque de guerra y de cómo funciona la camaradería entre la tripulación. La misión de este submarino es el bloqueo y hundimiento de buques aliados de guerra y mercantes que surcan el Atlántico para llevar suministros al Reino Unido, posteriormente han de cruzar el canal de Gibraltar para hacer misiones en el Mediterráneo. Recientemente se ha adaptado esa película a una serie de televisión, dirigido por Andress Prochaska, que se esta emitiendo a través del canal AMC. En esta ocasión la historia se desarrolla en tierra y en el mar con el submarino U-612, en ambientes totalmente distintos en donde la vida está siempre en juego y en manos de terceros. En ambos filmes el puerto base es el de La Rochelle.

Mirando esta serie de televisión me pregunto qué papel jugaron estos  buques de guerra en las costas mediterráneas, en nuestro entorno y en el puerto de Alicante, teniendo en cuenta que España era neutral en esa guerra y que los submarinos de la Alemania nazi surcaron y dejaron huella en nuestras costas. Y hay historias, vaya si las hay, algunas aún bajo un secretismo sospechoso de lo que pudo haber o sigue habiendo a bordo porque algunos de ellos están sumergidos en nuestras aguas.

Incluso antes de iniciarse la II Guerra Mundial la Marina alemana recorría las costas y puertos españoles. Así, el 3 de septiembre de 1936 llegó un buque de guerra alemán que atracó en el puerto de Alicante en plena Guerra Civil española. Necesitaban hacer unas “reparaciones”. Curiosos e indignados se acercaron al puerto y recibieron puño en alto a la tripulación que bajó a tierra. Hay fotos en blanco y negro que dan fe de este acontecimiento. En ellas se ve una bandera nazi a popa del chinchorro del buque recortándose sobre la multitud republicana que los recibió desde el embarcadero de la Reina. Desfilaron en formación hasta el Consulado alemán en Alicante. Muchas fueron las especulaciones del por qué de este desembarco. Para algunos fue una provocación que no llegó a mayores porque las autoridades locales lo impidieron. Los alemanes se aprovecharon del Pacto de no agresión aprobado por 27 Estados europeos en agosto de 1936. Se especuló que este buque iba acompañado de un submarino alemán que lo esperaba sumergido aguas adentro hasta que zarparán de nuevo a rumbo desconocido, como ese que dio amparo y cobertura al después frustrado rescate de José Antonio Primo de Rivera, preso en la prisión de Alicante, por falangistas venidos con ese fin principalmente de la Vega Baja del Segura. Este submarino se ocultó tras la isla de Tabarca en sus salidas nocturnas a la superficie para no ser visto desde la costa. Este episodio lo menciona el escritor Arturo Pérez Reverte en su novela “Falcó” relatando de forma novelada este capítulo de la memoria histórica de Alicante.

Hubo otros submarinos de la Marina alemana por la costa levantina durante la II Guerra Mundial con triste final por las toneladas torpedeadas y vidas humanas perdidas por ambos bandos. Algunos se quedaron para siempre en nuestras costas. El U-573 inició su travesía inaugural en 1941 hundiendo un buque de más de cinco mil toneladas. Patrullando el Mediterráneo entre la península Ibérica y Argel fue atacado el 29 de abril de 1942 con cargas de profundidad por un bombardero de la RAF, con base en Gibraltar, produciendo serios daños en el submarino por lo que puso rumbo a Cartagena para ser reparado. Pero lo que ocurrió es que fue retenido porque la Armada española estaba construyendo una flotilla de submarinos con sus mismas características y les venía muy bien tener uno en activo después de sus oportunas reparaciones. En agosto de 1942 la Armada española lo compró a la Reichmarks y le puso el nombre de G-7, posteriormente el de S-01 a partir de 1961. Por otro lado, el U-77 fue bombardeado por dos aviones ingleses de la RAF el 28 de marzo de 1943 y hundido a 9 millas de Calpe. Hubo 9 supervivientes rescatados por el barco pesquero de nombre Peñón de Ifach, de Calpe. Los demás supervivientes se ahogaron en las frías aguas de esta bahía. Se ha especulado mucho sobre lo que este submarino pudo llevar a bordo y quedar sumergido para siempre. Varias son las entidades que se han propuesto contar su historia. Buceadores de la Fundación Greenwich - dedicada a la investigación subacuática con fines científicos, históricos y culturales - encontraron a mediados de diciembre de 2011 este submarino sumergido después de varios intentos y fotografiaron su casco. Años después, Fernando Navarrete, realizador y consejero de RTVE, grabó en junio de 2018 imágenes de este pecio para un reportaje, esta vez con apoyo de un buque de la Armada española. Antes de hundirse el U-77 había atacado y hundido a 16 barcos con un total de casi cuarenta mil toneladas de registro bruto y había averiando gravemente a otros 4 barcos.. A su vez, también fue bombardeado por la aviación inglesa el U-755 el 28  de mayo de 1943 y hundido entre Valencia y las Columbretes, según miembros de la US Naval Institute. Su misión era evitar el suministro de armas y provisiones al ejército británico que combatía contra el Afrika Korps de Rommel en el Norte de África. Sobrevivieron 9 tripulantes rescatados por barcos pesqueros de Mallorca. Hay otros submarinos hundidos en el Cabo de Palos y en las cercanías de Cartagena.

El submarino es un arma de indudable persuasión, vigilancia y destrucción. En sus interesantes Memorias, Karl Donitz - Almirante y Comandante del Arma Submarina de la Marina Alemana de Guerra y sucesor de Hitler como Jefe del III Reich - narra unas cifras impresionantes: los submarinos alemanes hundieron con torpedo, artillería y minas durante la II Guerra Mundial a 2.779 barcos con un total de más de 14 millones de toneladas; entre ellos 148 buques de guerra aliados. En el Mar Mediterráneo hundieron a 133 barcos con un total de más de medio millón de toneladas. Escalofriantes son también los datos contrarios: de los 1.100 submarinos alemanes fueron hundidos 800 y 40.000 tripulantes de un total de 50.000 nunca volvieron a casa. Las locuras se pagan con un alto precio.

Películas y novelas narran estos hechos con detalle y anécdotas de todo tipo. Sin embargo, la realidad siempre supera a la ficción.


Este artículo ha sido publicado con anterioridad en mi columna de opinión del periódico Alicante Press.

El rey Felipe VI, un gran Señor



El rey ha demostrado, una vez más, ser un gran Señor y estar en su sitio como Jefe del Estado representando a todos los españoles ante la intolerancia, el desprecio, la indiferencia, incluso la mala educación de algunos.

Durante la inauguración del Mobile World Congress (MWC) en Barcelona el pasado domingo tanto Torra como Colau no quisieron recibir al rey en el protocolario besamanos, incumpliendo Torra su función de representante del Estado en Cataluña y Presidente de la Generalitat de todos los catalanes y Colau como alcaldesa de todos los ciudadanos de Barcelona.

Una vez dentro del recinto de la MWC, el rey fue a su encuentro y saludó a Torra y a Colau como autoridades autonómica y local, respectivamente, ante responsables del GSMA, entidad organizadora de esta Feria, y diversas autoridades. Y ellos les correspondieron saludando al rey. Claro que esa vez no había reporteros gráficos para fotografiar este gesto. Torra, con una mirada distraída esperando no hubiera cerca una cámara de fotos que inmortalizara este momento. Colau, con una sonrisa gamberra y traviesa. Sin pretenderlo, protacolizaron el saludo. Una vez más Torra y Colau demostraron su presunta hipocresía.

Durante la cena el rey manifestó en su discurso que España “es reconocida mundialmente como una democracia plena”. Hasta las ideologías contrarias a la Monarquía Parlamentaria caben en la Constitución española siempre que defiendan sus intereses desde el cumplimiento estricto de la ley dentro del ordenamiento jurídico español.

A la mañana siguiente, el rey Felipe VI, acompañado de Pedro Sánchez, Presidente del Gobierno, visitaron la Feria y el pabellón de España, con la ausencia a este de Torra. Otro desplante sin sentido. Con actitudes como esta Torra anima a aquellos que proponen llevarse el MWC a una nueva  ubicación en ciudades españolas como Zaragoza, Madrid ó Valencia. El Estado español aporta 165 millones de euros en subvenciones para que el MWC se celebre en España, y hasta ahora en Barcelona, por lo que siempre tendrá algo que decir en su organización. El que juega con fuego se quema y Torra va camino de quemarse en su propio infierno.

El rey Felipe VI no perdió el tiempo en Barcelona con nimiedades. Invitó a un almuerzo privado en el Palacio Albéniz, también llamado Palacio Real de Montjuic, a directivos de GSMA y de diversas empresas que han participado en esta Feria como Telefónica, Microsoft, Grupo Orange, Bharti Enterprises, HTC, Daimler AG Mercedes Benz, … Entre los invitados también estaban el Presidente del Comité Olímpico Internacional y la Secretaria General Adjunta de Naciones Unidas. A estas reuniones siempre hay un representante del Gobierno español, en este caso la Ministra de Economía y Empresa. En esta reunión a puerta cerrada el rey preguntó por las preocupaciones y necesidades de sus invitados en un coloquio abierto. Posteriormente, se hace un acta del contenido de la reunión y se trabaja sobre sus conclusiones.

No es la primera vez que el rey Felipe VI ha reunido en el Palacio Albeniz a un nutrido grupo de empresarios para que le cuenten sus inquietudes. Por cierto, este Palacio lo construyeron los barceloneses para el uso de la Corona española. Lo estrenó el rey Alfonso XIII durante la Exposición Internacional de Barcelona de 1929. El rey recibió allí a las autoridades de los países participantes en dicha Exposición y estuvo hospedado en este palacio para estar dentro del recinto de la Exposición, no acudiendo al Palacio Real de Pedralbes que lo fue desde 1924, también donado por la ciudad de Barcelona para uso de la Familia Real española.

Por la noche, después del almuerzo, el rey Felipe VI participó en Barcelona en el homenaje a Mariano Puig, empresario catalán de solera y larga trayectoria empresarial, al que le entregó el Premio Reino de España ante un nutrido número de personas del mundo empresarial, de la cultura y de la política catalana.

El rey haciendo patria. Torra arruinando a Cataluña con su presunta actitud intolerante, ahuyentando a la inversión extranjera y provocando el constante goteo de fuga de empresas a otras ciudades españolas. Esta forma de actuar no es la mejor manera de servir a todos los catalanes que representa, sin distinguir ideología, clase, credo ó condición.


Este artículo ha sido publicado con anterioridad en mi columna de opinión del periódico Alicante Press.

domingo, 3 de marzo de 2019

Por fin, Elecciones Generales



Por fin, Elecciones Generales. Es lo que mayoritariamente quiere el pueblo español, aunque desde el Gobierno no querían verlo ó no les convenía ó querían alargar la legislatura para no ser el Gobierno más efímero de la democracia española. Ya ven, que no hay más ciego que aquel que no quiere ver. Pedro Sánchez prometió las Elecciones Generales incluso antes de ser Presidente pero no cumplió su palabra una vez le nombraron Presidente del Gobierno. Parece un juego de palabras, pero saben que no lo es.

Que Pedro Sánchez fuera Presidente del Gobierno a través de una moción de censura es legal y constitucional, aunque no gustara a quien perdió el Gobierno. Pero gobernar con una representación parlamentaria tan pequeña, ha supuesto una tensión permanente por falta de apoyos parlamentarios. Me dirán ustedes que pongo al “carnero por delante” ”según el argot popular, sin ánimo de ofender por supuesto, pero lo cierto y verdad es que ha sido una Presidencia muy personalista aunque su gobierno lo forman 11 mujeres y 6 hombres, muy profesionales en lo suyo pero no tan políticos en lo de todos, con alguna excepción.

Ahora Pedro Sánchez convoca unas elecciones generales a todos los españoles. En la fecha que parece que beneficia al PSOE. El efecto Moncloa suma y las encuestas le dan un resultado mejor del que tenía el PSOE cuando era el primer partido de la oposición. Este si que es un mérito de Pedro Sánchez y de su equipo: de estar en intención de voto el tercero o el cuarto en litigio con Podemos a estar ahora en primera posición con una escasa diferencia con el segundo que en este caso es el PP.  Les favorece la crisis de Podemos y la falta de credibilidad de Pablo Iglesias, que suma al PSOE. Podemos se queda sólo, no puede evitar la huida de algunos de sus líderes como tampoco la de alguna de sus confluencias. Sánchez aún no ha ganado ninguna de las Elecciones Generales a las que se ha presentado como Secretario General del PSOE y candidato a la Presidencia del Gobierno de España, ahora tiene una oportunidad de conseguirlo. Pronto veremos en qué queda el resultado de la izquierda en las próximas elecciones.

La intención de voto por el centro y las derechas también tiene sorpresas con la irrupción de Vox, parece que de forma contundente. Según algunas encuestas, Vox le quitará unos 20 escaños al PP. Por su parte Ciudadanos sube unos 30 escaños al quitarle a PP y al PSOE al estar más centrado en su mensaje y sus maneras. Y aunque el PP parece que es el que más pierde, este resultado favorece a ese partido y a Pablo Casado en sus aspiraciones a la Presidencia del Gobierno de España. El Gobierno autónomo en Andalucía es un ejemplo.

Pero ¿cómo hemos llegado hasta aquí?, ¿por qué Sánchez no ha tenido más remedio que convocar elecciones generales anticipadas?. Le han fallado algunos de sus socios de la moción de censura. Pedro Sánchez y su Gobierno han bajado la tensión con el Gobierno Autonómico de la Generalitat catalana buscando un entendimiento político. Sin embargo, la opinión pública veía lo que no percibía el Gobierno: que Torra y su gobierno son insaciables y que tienen un solo objetivo: la independencia de Cataluña. No atienden a razones constitucionales. Al votar los independentistas en contra del proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado han forzado a unas Elecciones Generales.  Ya dijo el prófugo Puigdemont que para sus pretensiones independentistas “cuanto peor, mejor”, aunque su irresponsabilidad no les sume intención de votos ni  mejore su resultado en las urnas a nivel nacional.

En el aire queda la pregunta de si Pedro Sánchez volverá a pactar con quien haga falta después de las elecciones, incluso otra vez con los independentistas, para volver a la Moncloa como Presidente del Gobierno. Los partidos nacionalistas catalanes han engañado a Sánchez como han querido, le han dejado gobernar para comprometerle en decisiones importantes, dejando entrever posibles acuerdos “secretos” entre Torra y Sanchez como la polémica del relator.

En la vida como en política no vale todo a cualquier precio. Las alianzas tienen que ser coherentes, es peligroso pactar con el diablo entendiendo a este como aquél que quiere la ruptura de España.

A los que nos gusta navegar a vela, cuando el mar está revuelto y el viento aprieta, recordamos aquello que mencionó Wagner en su ópera “El holandés errante”, “el que confía en el viento, confía en la misericordia del diablo”. Pues eso.



Este artículo ha sido publicado con anterioridad en mi columna de opinión del periódico Alicante Press

Almendros en flor por el valle de Guadalest



Les invito que me acompañen a una excursión por el valle de Guadalest para disfrutar del anuncio de la primavera. Los almendros en flor visten de blanco, de marfil y de rosa la ladera de las montañas, la ribera de los riachuelos, los campos de secano donde la almendra es un producto típico de estas tierras.

En nuestro recorrido es protagonista el paisaje, ese que atrajo a escritores, músicos y pintores alicantinos cuando nadie que no trabajara estas tierras venía a disfrutar de su entorno. Gabriel Miro, Óscar Espla, Emilio Varela, con sus obras nos invitan a recorrer estos terruños, a comentar con sus aldeanos las fatigas cotidianas, a saborear las viandas de su huerto y de sus corrales cocinadas en fogones que han hecho historia. Un mundo bucólico tan cercano y tan desconocido que no deja de ser duro para quien labra la tierra y cría su ganado.

El valle de Guadalets es un recorrido por pueblecitos con su propia personalidad. El valle lo abren dos pueblos protagonistas por sí mismos aunque no forman parte de él en su descripción geográfica, pero merecen su mención.

La Nucía, tan cercana a Benidorm, ha visto cómo su desarrollo urbanístico ha cambiado el pueblo para siempre, pero también se ha dotado de servicios envidia de pueblos vecinos. Recorrer sus calles adoquinadas es un placer para el caminante urbano. Pólop de la Marina, con su castillo y su cementerio, aunque ya no no lo es ni uno ni el otro, el tiempo pasa inexorablemente y cambia hábitos y costumbres. La torre de su iglesia corona el pueblo y las casas crecen a sus pies. Y sus 221 caños de agua que musicalizan su plaza y calles cercanas con el susurro de sus chorros.

Guadalest, es uno de los pueblos más visitados de España por su singularidad. Excavado en la roca, su recinto amurallado intramuros nada tiene que ver con el caserío extramuros de casitas blancas que se cogen de la mano pared con pared y venden recuerdos de esta tierra bajo su techo ó guardan objetos de museo de curiosa elaboración. Un campanario en el pico de una roca. Sus murallas, desde ellas se divisa el pueblo, el valle, el embalse de Guadalest y su presa. Benimantell y la afición a la pelota valenciana que juegan en la calle siendo el frontón las fachadas de las casas. Beniardá, inicio de rutas senderistas hacia el embalse de Guadalest y la sierra de la Serrella, es un pueblo agricultor que se abre tímidamente al turismo de interior. Benifato o donde el tiempo se detiene sin darte cuenta. Caminando por sus calles limpias y silenciosas sin coches te das cuenta que allí se puede vivir de otra manera más sosegada. Su lavadero público, por donde corre el agua fría de manantial de las fuentes de la sierra Aitana, recuerda cómo se lavaba la ropa no hace mucho. Los recuerdos traen voces de antaño de algunas de sus vecinas que contaban, exclamaban y reían su devenir cotidiano. Abdet, pequeño, remoto y tímido a las faldas de la Serrella, es el mirador del valle. Confrides, con su pequeño castillo en un cerro, llamado de Alfofra, cierra y observa el valle desde arriba y ve el mar allá a lo lejos.

Los almendros en flor los han hecho populares. La floración de estos árboles son un espectáculo de la naturaleza y un reclamo gratuito para visitar el valle. Aunque les invito a que disfruten lo que puedan de ellos porque dentro de unos años quizá no quede ninguno. La plaga de la llamada Xilella Fastidiosa y el protocolo de la Unión Europea para su extinción ha provocado que se arranquen muchos árboles ante la indignación de sus propietarios porque en vez de estirpar la parte afectada del árbol, lo arrancan entero, así como todos los árboles y cultivos en un radio de cien metros. Los agricultores dicen que para que un almendro se desarrolle bien necesita muchos años y que este proceder es el fin de sus plantaciones. Reivindico desde estas líneas una mayor sensibilidad con estos hombres y mujeres que trabajan su tierra con tanto esmero. Son los primeros que quieren preservar sus almendros, no quieren ver en manos del leñador sus propios árboles. Esta plaga afecta a almendros, olivos, vid, cítricos, frutales y plantas ornamentales.

Y toda excursión necesita premiar el esfuerzo. Este premio es la comida para cambiar impresiones Y qué mejor que comer una olleta de blat (trigo) para alimentar el alma, el espíritu y el estómago en la Venta Benifato, en la población del mismo nombre, ó un arroz al horno en El Trestellador, en Benimantell.  Disfrutaran, se lo aseguro. Que aproveche.



Este artículo ha sido publicado con anterioridad en mi columna de opinión del periódico Alicante Press

La font vella, en Beniardá

En dirección de la font vella, por calles desiertas, limpias, silenciosas. En un pueblecito del valle de Guadalest: Beniardá es su no...

entradas populares