sábado, 14 de abril de 2018

El espíritu de Don Juan de Borbón




Hace unos días hemos conmemorado el recuerdo de Don Juan de Borbón, abuelo del actual rey de España, fallecido hace 25 años. Jefe de la Casa Real española en el exilio, tuvo que morir para ser reconocido como rey de España por amplios sectores de la sociedad con el nombre de Juan III. Opino como el periodista Carlos Herrera al afirmar este que la figura de Don Juan de Borbón tiene que estudiarse bien en la escuela y reivindicarse como un modelo a seguir por su amor a España. Son un ejemplo las palabras elocuentes, firmes y contundentes de Don Juan de Borbón al renunciar a sus derechos dinásticos a favor de su hijo el entonces rey D. Juan Carlos I y manifestar: “Majestad, por España, todo por España. Viva España, Viva el Rey” en un acto solemne pero discreto en el Palacio de la Zarzuela en Madrid (14 de mayo de 1977).

La Monarquía española rige hoy por diversos valores que ha heredado de su propia historia y se han ido adaptando de acuerdo con los nuevos tiempos y con las nuevas circunstancias. El fundamental, su servicio a España por encima de cualquier otra consideración. Don Juan de Borbón es un claro ejemplo de este valor, que puso en alza con su generosidad y sentido de Estado.

Juan Carlos I, desde su proclamación como rey, pronunció un deseo: ser Rey de todos los españoles sin distinción de partidos políticos, credos, ni clases sociales, premisa que Don Juan inculcó en su hijo desde niño. Y condición que confirmó Don Juan años después para renunciar a sus derechos dinásticos.

Felipe VI manifestó desde el primer día que su reinado iba a ser y es una "Monarquía renovada para un tiempo nuevo". El cambio generacional hacía necesario esta nueva trayectoria. Una nueva manera de liderar a la sociedad española, de entender y enfocar las cosas para tomar las decisiones adecuadas. 

Con el discurso de Felipe VI después del referéndum ilegal en Cataluña, el rey se reivindicó a sí mismo. No sólo es un mero Jefe de Estado, como en las Repúblicas, sino mucho más, es la persona que encarna la Nación entera, es el símbolo de la Unidad de la Patria que ha de proteger y mantener. Así lo regula la Constitución española de 1978.El rey no es un lujo superfluo y prescindible típico de un viejo país; es la clave de bóveda del sistema”, en palabras del socialista Juan José Laborda, ex Presidente del Senado y Director de la Cátedra Monarquía Constitucional de la Universidad Rey Juan Carlos I.

La Monarquía ofrece continuidad al sistema dotando al rey de una información y de unos conocimientos que trascienden al Gobierno de turno. Esta preparación favorece estabilidad política porque el rey no participa del juego político.

La Monarquía ofrece una garantía de futuro. Distinta de la acción coyuntural y temporal de los políticos, el rey orienta la acción pública a largo plazo.

La Monarquía, como máxima representación del Estado, tiene un gran valor moral. Maquiavelo decía que el hombre desea que quien lo represente sea más virtuoso que él y quiere que sus actividades cotidianas estén inspiradas por quien encarna a la Nación. Por esto, se solicita la ejemplaridad del rey y de la reina en sus actos y en sus acciones públicas.

Un valor muy importante de la Monarquía española es la discreción con que el rey realiza sus funciones. La Corona es una institución más de influencia que de poder. El rey reina, pero no gobierna.

Y otro valor destacado de la actual Monarquía es la importante representación que el rey ejerce en nombre del Estado español en las relaciones y viajes internacionales. El rey es el mejor embajador de España en el mundo. Hay muchos ejemplos de relieve que corroboran esto. Mientras España vivía la pasada Semana Santa, el rey Juan Carlos viajó a Arabia Saudí para una misión encomendada por su hijo el rey Felipe VI: preparar la visita que Bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudí, va a hacer a España el próximo 12 de abril para firmar un convenio con Navantia para construir cinco corbetas por 2.000 millones de euros y con la Armada española para formar a 600 marinos del reino saudí.

Toda la Familia Real española se rige por el espíritu de D. Juan de Borbón, por ese empeño de estar al servicio de España y de todos los españoles. 

La Monarquía en España existirá siempre que sea útil, en palabras del propio Rey Juan Carlos. Lo que importa es cómo realizan su función, sin importarnos cómo desarrollan su vida privada que – como todos – deben tenerla, disfrutar de sus aficiones y convivir con su familia.

Hoy es ejemplar el trabajo de los reyes de España al servicio de todos los españoles y así tiene que seguir siendo para seguir sumando logros que hagan de España una gran Nación para vivir y emprender grandes acciones entre todos. Que así sea.



Este artículo ha sido publicado con anterioridad en mi columna de opinión del periódico Alicante Press

Saeta popular




Unas voces populares claman a los cuatro vientos: “¿Quién me presta una escalera/para subir al madero/ para quitarle los clavos/a Jesús el Nazareno?”

Esta Saeta popular la popularizó Joan Manuel Serrat en su disco “Dedicado a Antonio Machado” (1969) al ponerle música y voz, junto con aquellos versos de Machado incluidos en “Campos de Castilla” (1912) titulados “La Saeta”, que manifiestan con dolor  “¡Oh, la saeta, el cantar/al Cristo de los Gitanos, siempre con sangre en las manos/siempre por desenclavar!/ ….”.

Desde algunos balcones españoles canta una saeta con una voz sentida y quebrada que llama al silencio de la calle y de sus gentes, que reflexiona sobre la pasión de Jesús, que fluye hacia el cielo a su encuentro.

Estos días de Semana Santa las calles de España se llenan de gente celebrando muchas cosas además de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Son fiestas de Tradición y de Devoción, no existirían tan populares como hoy la conocemos si no hubiera más Tradición que Devoción, todo hay que decirlo.

Aunque la Saeta Popular del disco de Serrat no está pensada para cantarse en Semana Santa, si ha habido varias adaptaciones posteriores como marcha procesional. El protagonismo de la primera adaptación la tiene la Agrupación del Santísimo Cristo de la Buena Muerte en Ayamonte (Huelva) en 1983 poniéndole por título “”La Saeta del Madero”. La segunda versión la realizó la Banda sevillana Virgen de las Angustias, de cornetas y tambores, en 1986 titulada “La Saeta”. En 1988, con ocasión del 50 aniversario de la Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús Despojado de sus vestiduras, se estrena una nueva versión en la procesión de la Hermandad del Cristo de los Gitanos en Sevilla. Desde entonces tiene gran popularidad como marcha procesional en España. Cuando la escuché el pasado lunes santo en Alicante acompañando al Cristo el Morenet, patrón de los hombres y mujeres de la mar, durante su procesión de penitencia con la Cofradía del mismo nombre, me vino todo esto a la cabeza y me propuse contarlo aquí. Y es lo que hago con gusto, compartirlo con ustedes.

Los versos de “La Saeta” de Antonio Machado terminan diciendo “ … No puedo cantar, ni quiero/ a ese Jesús del madero,/sino al que anduvo en el mar ¡”. Yo tampoco quiero, dirán aquellos. Desde el lado humano, ¿quién puede desear ese ensañamiento contra una persona?, salvo un malvado. Desde la religión Católica este sacrificio de Jesús de Nazaret fue para salvar al mundo del pecado, del mal, de la violencia, del egoísmo, de tantas cosas malas que aún perviven en la sociedad después de hace más de dos mil años. Es el hombre quien tiene que utilizar todas las herramientas que Dios pone a su alcance para conseguir el bien. Es fácil decirlo, pero es el camino. Y en esto hay mucha gente involucrada, no sólo religiosos, que son más que los que hacen el mal pero estos hacen más ruido que los que hacen el bien. “La libertad, la moral y la dignidad humana del individuo – decía Bakunin – consisten precisamente en esto; que hace el bien no porque se le obligue a hacerlo, sino porque lo concibe libremente, lo quiere, lo ama”.  Que así sea.


Este artículo fue publicado con anterioridad en mi columna de opinión del periódico Alicante Press, previo a la Semana Santa.

viernes, 30 de marzo de 2018

Depende de para quien





Con un andar tranquilo y pausado, ahí viene Ambrosio contento y risueño. Ya nos contará de qué. Nadie diría al verlo que acaba de caerle encima una lluvia torrencial durante casi media hora de la que no se recuerda otra igual desde hace muchos años. Ambrosio, ahí va con su caña y su cesto de mimbre en la mano derecha. Y la mano izquierda, bailando al son de su andar firme, casi marcando el paso.

Ambrosio se ha pasado la tarde pescando en la escollera cerca del faro con su amigo Eufrasio. Le gusta pasar las tardes del domingo frente al mar. Lanza el sedal de la caña, se sienta en una silla playera de tijera, incómoda como ella sola, y espera que pique el pez. Si es que pica.

Eufrasio ha dicho muchas veces en el bar del club náutico que no entiende lo que hace Ambrosio toda la tarde mirando al horizonte sin pescar nada.  Ambrosio le contesta con cierta ironía: " ¿Y qué haces tú toda la tarde callado mirando como yo miro al infinito del mar?". Eufrasio siempre sonríe a este reproche y aprovecha para contar sus batallitas allá en la era cuando vivía en el pueblo tierra adentro mientras miraba su mar de surcos de la huerta. Al verlo andar detrás de Ambrosio con su bastón señorial y su cuerpo estirado, nadie diría que se levantaba al amanecer de cada día para arar sus campos y recolectar sus frutos. 

Ya ven, tal para cual. Son amigos inseparables pero cuando discuten entre ellos parece que van a llegar a las manos. Y luego no pasa nada, no hay rencores. Termina cada uno brindando con un chato de vino y riendo las gracias del otro. Igualito que ahora en la sociedad de hoy. A la mínima disputa, enemigos para siempre. Y cuando se lo comentan para ver qué opinan, Ambrosio se pregunta si es problema de educación, si las gentes de ahora serían mejor personas si convivieran más  en vez de estar pegados a una máquina que escupe por doquier whas upp, sms o correos electrónicos. Y quizá tenga razón Ambrosio o quizá sea la vida que vivimos donde las prisas y la falta de tiempo, porque queremos hacer muchas cosas, nos tenga tan estresados a unos y a otros que saltemos por la mínima. 

Y dice Eufrasio, sorprendiendo a todos porque es el que siempre calla y deja que sea Ambrosio quien exponga los hechos, si no será que no son tolerantes y no escuchan porque escuchar al otro es fundamental. Si solo es uno el que argumenta y sentencia sin esperar la réplica del otro, el resultado termina siendo un enfrentamiento. "Vaya con Eufrasio, nos ha salido filósofo", dice un marinero sentado al final de la barra del bar anclado a una jarra de cerveza. 

Pasa un ángel mientras todos callan. De repente todas las miradas se fijan en el cesto de Ambrosio. "¿Que has pescado hoy?", le pregunta un parroquiano. Antes de contestar, quien llaman el Capitán, un marino de piel tostada y muchas millas narradas en su libro de bitácora, dice que hoy habrán pescado un resfriado después de tanta lluvia y esa brisa fría que les habrá recorrido el cuerpo durante tanto rato al aire libre. Y Ambrosio levanta la mano izquierda, aún tiesa y amoratada del frío, y sentencia. "Quietos todos, que si hemos pescado". Y cuando todos esperan ver un pez diminuto, como otras tardes, Ambrosio y Eufrasio muestran orgullosos una lubina de casi medio metro de largo, de la que aún no le han quitado el anzuelo de la boca, que perdió la batalla esa tarde frente a estos dos ancianos risueños.  Ya lo dice el refrán popular, las apariencias engañan. Vaya tarde, que diría aquel. Depende para quien, diría el otro.


Este artículo ha sido escrito con anterioridad en mi columna de opinión de Alicante Press.

martes, 27 de marzo de 2018

Juventud, divino tesoro





Juventud, divino tesoro. Así es si quien la disfruta la sabe aprovechar. Ya no se es niño, no se es adulto, es una fase intermedia en la vida de una persona. Una etapa de transición en que los jóvenes se van conformando así mismos con su propia personalidad y en la que empiezan a tomar sus propias decisiones - sin el amparo de los padres - en relación con los amigos, con el ocio, con los estudios, incluso con el mercado laboral.

Su espíritu libre lo aplican allí donde van y, a veces, lo encauzan a través de organizaciones que ensalzan sus inquietudes y hacen fuerte su poder reivindicativo. Sea la causa que sea y de lo que sea. Y han de acertar en la asociación correcta. Ya saben ustedes a que me refiero, juntarse con personas con buena catadura moral. Intercambiar ideas, emprender acciones, compartir ese liderazgo sano e inmaculado de la primera vez. Dios les cría y ellos se juntan.

Son muchas las organizaciones que han canalizado ese ímpetu, esa frescura, esa necesidad de querer abarcarlo todo aunque luego se centren en acciones concretas. Permitan comentar algunos ejemplos que nacieron no hace mucho. En España, las Juventudes de Acción Católica, las Juventudes Obreras Cristianas (1924) tomaron auge en los años 60 del siglo XX. Esta última organización divulgaba las bonanzas del Concilio Vaticano II (1962) en pura contradicción con el régimen franquista con no pocos problemas: hablar entonces de los derechos humanos era muy audaz. En el Reino Unido, los Boy Scouts británicos (1908), nacieron como una organización juvenil con espíritu aventurero y se extendieron rápido por todo el continente europeo.

En plena Guerra Fría y durante la lucha por el desarrollo y dominio Espacial entre los dos bloques de Estados Unidos y la Unión Soviética,  surgió en EEUU una organización juvenil que inspira a jóvenes líderes a emprender acciones y mejorar las condiciones de vida en sus comunidades. “Rotaract” es su nombre, “Rotary en acción” su significado, 1968 es el año de su creación, Charlotte (Carolina del Norte) es el nombre del primer Club Rotaract en el mundo. Sus principales valores son el compañerismo, la integridad, la tolerancia y el liderazgo a través del servicio a los demás. Rotaract es el club de jóvenes de Rotary cuyos miembros tienen la edad comprendida entre los 18 a los 30 años. Rotary se creó en Chicago en 1905 y se expandió por el mundo convirtiéndose hoy en la mayor organización mundial de voluntarios al servicio de los demás. En Madrid se constituyó en 1920 y nuevamente en 1976 después de haber sido prohibida durante el franquismo junto con las demás asociaciones aconfesionales que había en España. El primer Rotaract Club español se constituyó en Madrid (1982), el segundo en Valencia (1984), el tercero en Barcelona (1984) y así sucesivamente por todo el territorio nacional.

Se sorprenderían ustedes si conocieran de lo que son capaces de emprender estos rotaractianos, hacen “chicos” a los rotarios adultos y eso que estos no se quedan cortos en sus acciones solidarias. A nivel internacional, nada menos que contribuir a erradicar la polio en el mundo a través de la Fundación Rotaria. A nivel local, son sus metas la solidaridad hacia el más desfavorecido de la sociedad y acciones en el medio ambiente. La primera acción de Rotaract fue plantar un árbol, sembrando ya las raíces de esta gran organización juvenil.

El fin de semana del 9 al 11 de marzo de 2018 se celebró la X Asamblea de Rotaract (Distrito 2203) en instalaciones de la Universidad de Alicante (UA) y es impresionante ver y escuchar su liderazgo y su compromiso con la sociedad con proyectos solidarios de envergadura no por el tamaño de sus acciones sino por el resultado de su empeño en hacer de este un mundo mejor. Estaban de celebración, por el 50 aniversario de Rotaract en el mundo.

Y para terminar, dejar dicho la procedencia de las frases hechas que he empleado en este artículo para acompañar a mi argumento. Así, la frase “Juventud, divino tesoro” está acuñada por el poeta nicaragüense Rubén Darío quien compuso en 1905 un poema así titulado en su obra “Cantos de Vida y Esperanza”. La de “Dios los cría y ellos se juntan” es el título de una obra de teatro de Manuel Bretón de los Herreros. Ambas frases se usan también fuera de sus contextos originales como así ocurre en este artículo. 



Este artículo se ha publicado con anterioridad en mi columna de opinión del periódico Alicante Press


Pasión por resolver conflictos



Es emocionante saludar con una apretón de manos a una persona que ha participado como mediador en más de 200 conflictos internacionales para buscar vías de entendimiento entre partes enfrentadas y, a veces, irreconciliables. Antaño un apretón de manos era un signo de entendimiento, de acuerdo, de conformidad; hoy se ha convertido en un gesto, en un saludo y poco más.


Hace unos días escuché a una leyenda urbana viva con toda su lucidez. A sus 87 años Johan Galtung dio una conferencia convencido en su discurso lleno de teorías y experiencias sobre la mediación en conflictos Internacionales de lo que es un experto, habiendo resuelto muchos de ellos. Estés de acuerdo ó no en todo lo que dice, da igual si lo que se admira es el empeño en dedicar una vida para encontrar puentes de entendimiento entre partes en conflicto.

Galtung, Premio Nobel de la Paz Alternativo en 1987, es el padre de la investigación académica de la paz, fundador de prestigiosas organizaciones como la International Peace Research Oslo ó el Journal of Peace Research, sigue trabajando en Transcend, red global por la paz, el desarrollo y el medio ambiente fundado junto con su mujer Fumiko Nishimura en 1993. Es autor de casi 200 libros y tiene publicados cerca de 2.000 artículos académicos.

Galtung se define así mismo como un visionario. Pronóstico con mucha antelación la caída del muro de Berlín y la desaparición de la URSS. Ahora manifiesta que está cerca el final del Imperio de EEUU y que esta debilidad puede llevarnos a una guerra a nivel mundial. Existió el Imperio español, después el inglés, le sustituyó el de EEUU y ahora visualiza ya un nuevo imperio, esta vez asiático: China.

Para España visualiza un futuro incierto y un distinto modelo territorial de Estado. Al referirse a Cataluña manifiesta que hay una negociación en ciernes donde habrá que ceder un alto porcentaje, no puede ganar siempre el mismo al referirse al Gobierno. Vaticina que España lleva camino de convertirse en un Estado Federal con 6 Estados: Cataluña, País Vasco, Galicia, Castilla, Andalucía, Baleares y Canarias. Modelo complejo, tanto que el PSOE – dice - no sabe cómo hacerlo.  A su vez afirma que ve a una Andalucía muy musulmana donde la mayor parte de sus habitantes hablará el árabe. Ya ocurre esto - manifiesta - en pueblos andaluces pequeños en los que la mayor parte de la población son jornaleros marroquíes que trabajan en el campo. Estas situaciones traerán conflictos que habrá que resolver, otra vez, mediante la mediación.

Galtung manifiesta que tiene una fórmula para conseguir la paz. “hacen falta cuatro cosas: Paz es igual a Equidad multiplicada por Armonía ó Empatía y dividida por trauma por conflicto. Equidad como cooperación en beneficio propio e igual; Armonía ó Empatía es sentir la alegría y también el duelo y sufrimiento del otro. Hay que entender cómo los otros ven la situación; Hay que tener en cuenta los traumas derivados de la violencia; por último conflicto, que no equivale a violencia. Un conflicto es una incompatibilidad de objetivos. Yo quiero algo y tú quieres algo y no vemos cómo podemos obtenerlo ambos. Con los traumas y con los conflictos hay que hacer algo. En el caso de los traumas se llama conciliación. En los conflictos se llama solución. Entonces debemos construir equidad, empatía, conciliación y solución. El problema es entender cómo hacerlo, y esto se consigue en un fin de semana”.

Galtung afirma que “si quieres evitar la violencia hay que identificar el conflicto y tratar de resolverlo. Para mediar, lo primero hay que hablar con todos y hay que entender lo que dicen”.

Galtung dio esta conferencia en un acto organizado por el Rotary Club de Alfaz del Pi Internacional del Distrito 2203 de Rotary ante un concurrido público atento y admirador a toda una vida entregada a una causa: mediar, proponer soluciones y poner las bases para resolver conflictos.

Rotary Internacional apuesta por la paz desde su organización a través de la Fundación Rotaria financiando 100 becas pro paz anuales para profesionales a los que se les forma en diversas Universidades del mundo para ser líderes del mañana en la resolución y prevención de conflictos locales, nacionales e internacionales.


Este artículo ha sido publicado con anterioridad en mi columna de opinión del periódico Alicante Press. 

lunes, 19 de marzo de 2018

San José y el día del Padre





Hoy ha sido un día especial. Lo primero acordándome de mi padre. Marchó a su eterna travesía pero lo tengo presente cada día que pasa. Recuerdo sus enseñanzas que, junto con mi madre, nos inculcaron desde niños con una premisa: la tolerancia del prójimo por encima de todo y sobre todo y con esto crecimos y así vivimos. 













Y me acuerdo de Pepe, mi suegro, que también marchó. Un bonachón de la cabeza a los pies, amante de su jardín aunque cayeran chuzos del cielo o ardientes rayos de sol, no había escusa para dejar de cuidar con cariño sus limoneros ó sus rosas, con el mismo ahínco que hizo con su familia. 

También ha sido un día especial para mí. Mi mujer, siempre tan atenta, y mi hijo (mi hija está estudiando en Bruselas) me han dado una sorpresa y me han hecho un regalo por el día del Padre que no esperaba. Aunque el mejor regalo de todos es estar juntos.









Hoy es el santo de mi madre por la festividad de San José. María José es su nombre. Es mi consejera para tantas cosas de la vida cotidiana. Y de la no cotidiana. Tan viajada, tan leída, tan vivida por ella misma que tanto sabe de los quehaceres de la vida, sus consejos valen por más de uno, por dos o por diez. En el día de su santo la mejor forma de celebrarlo es rodeado de sus hijos. Y así ha sido. 


En el restaurante e instalaciones del Club Náutico de Campello. Cerca del mar y de su brisa, hoy un poco rizado por el viento y picoteado por una lluvia escasa de medio día. Desde la terraza de este Club Náutico, como desde una atalaya, se disfruta de un paisaje de tierra y de mar. La torre vigía, símbolo de esta población, los baños de la Reina, el puerto deportivo, la playa, el pueblo, … Un horizonte donde en los días luminosos muchas veces se confunde el mar con el cielo.

Al final de la tarde, un extraordinario concierto del Cuarteto Casals en el Teatro Principal de Alicante organizado por la Sociedad de Conciertos de Alicante. Beethoven y Vivaldi han sido las partituras que han tocado con maestría. Está reconocido como uno de los Cuartetos de cuerda más importantes de su generación, invitado con regularidad a los festivales y ciclos de conciertos más prestigiosos del mundo. 


Y la lluvia ha hecho presencia esta noche. Y de que manera, torrencialmente. Para no privarnos de nada en un día perfecto.

comida solidaria de la Alcachofa en beneficio de la Fundación Rotaria










En Almoradí, en plena Vega Baja del Segura, en la provincia de Alicante. Para muchos, la capital de esta Comarca, rivalizando con Orihuela. Gente emprendedora, donde no hay bosques muchos de sus almacenes y comercios están especializados en el mueble; en cambio donde hay huerta, su especialidad es la alcachofa. Y de esta y de una Fundación versa este artículo porque el Club Rotario de esta localidad organizó la Comida Solidaria de la Alcachofa el 17 de marzo de 2018 a beneficio de la Fundación Rotaria (LFR).

LFR es la ONG de Rotary. Transforma las contribuciones que recibe en proyectos de servicio que cambia vidas en nuestra comunidad y en las de todo el mundo. Para muestra, un botón como se dice popularmente. Y vaya botón: LFR ha invertido tres millones de dólares por el mundo en proyectos humanitarios sostenibles.



Gracias a las donaciones que LFR recibe, Rotary ha eliminado el 99,9 % de los casos de polio en el mundo y está muy cerca de erradicar esta enfermedad.

Con las contribuciones que recibe LFR emprende diversas acciones en seis áreas de interés: forman a jóvenes para mediar en conflictos internacionales en favor de la paz; suministra agua potable en aquellas poblaciones que no la tienen ó la tienen que buscar a varios kilómetros de donde viven; contribuye a fortalecer las economías locales; protege la maternidad aportando la atención médica para madres y niños vulnerables; apoya programas de alfabetización y educación básica; promueve el acceso a la atención básica de salud como derecho universal.


Una contribución puede salvar una vida. Con tan sólo 0,60 dólares se puede proteger a un niño contra la polio. Y esto se puede multiplicar con las alianzas que tiene Rotary con otras Organizaciones, por ejemplo por cada dólar que Rotary destina a la erradicación de la polio, la Fundación Bill y Melinda Gates dona 2 dólares.

Otro dato que distingue LFR de otras organizaciones parecidas: el 91 % de las donaciones se usan directamente en proyectos de servicio en los cinco continentes. 

Queda mucho por hacer en España y en el mundo, por esto es necesario seguir dotando a esta Fundación de los medios necesarios para que pueda emprender sus acciones allí donde sea necesario.






Y este fue el fin del Rotary Club Almoradí con su Comida Solidaria de la Alcachofa, recaudar fondos para LFR a través de un encuentro entre rotarios y no rotarios, entre ellos su Alcaldesa. Con uno de los productos estrella de la localidad: la alcachofa. En un restaurante experto en deleitar la buena mesa con sus viandas: El Cruce. El menú: degustación de alcachofas cocinadas de diferentes maneras, acompañado del plato típico y estrella de este restaurante: el cocido de pava borracha. Y, además, alrededor de estos manjares se produce un momento perfecto para la tertulia y el compañerismo, pilar este de Rotary. Queriendo cambiar el mundo ó al menos mejorarlo.

El espíritu de Don Juan de Borbón

Hace unos días hemos conmemorado el recuerdo de Don Juan de Borbón, abuelo del actual rey de España, fallecido hace 25 años. Jefe de l...

entradas populares