domingo, 14 de octubre de 2018

Un astronauta en la catedral de Salamanca



Callejeando por la monumental Salamanca, admiramos sus edificios de noble fábrica, Patrimonio de la Humanidad con el resto de su casco antiguo. No es para menos. Sus muros enseñan maravillas y guardan mucha historia. La piedra esculpida de sus fachadas, de sus claustros, tienen voz propia en imágenes que llaman nuestra atención.

Los salmantinos que nos acompañan nos animan a buscar al astronauta de la catedral. Sin embargo, ese día la calle bullía de rumores y se comentaba por todos lados una inminente dimisión de otro astronauta, el ministro del Gobierno, que aún no se había producido.

En política no sólo hay que ser honrado sino también hay que parecerlo. Parece obvio. El astronauta del Gobierno montó una sociedad instrumental con el que compró un chalet de lujo en Jávea y con ella presuntamente se libró de la aplicación de varios impuestos. Esto es lo que parece, aún más después de sus declaraciones y de la posterior rectificación de estas. La ingenuidad del astronauta llena de dudas sus manifestaciones y hacen pensar que sigue en la luna. Y su jefe también pone en duda su propia palabra. Vean. Tirando de hemeroteca sabemos que Sánchez dijo que “si yo tengo en la ejecutiva federal de mi partido a un responsable político que crea una sociedad interpuesta para pagar la mitad de los impuestos que le toca pagar, al día siguiente estaría fuera de mi ejecutiva”. Opinen ustedes mismos. Cuando el PSOE puso el listón de la ética tan alto, es para cumplirlo. Cuando una medida es ejemplar en su inicio, luego se viene en contra si no se cumple. En este caso, no se puede dar la callada por respuesta porque el efecto es tan negativo que se pierde toda credibilidad. Los políticos suelen decir medias verdades para adornar sus manifestaciones con ilusiones. Pero no se puede afirmar con rotundidad una cosa y después hacer lo contrario.

Si los sillares hablaran … Las piedras de las iglesias y catedrales de España y del mundo hablan por sí solas, narran la obra de Dios, cuentan los hechos de los apóstoles, las enseñanzas de Jesús, muestran consejos, avisan de peligros, .... Y todas están llenas de sorpresas y de misterios.

Frente a la puerta de la entrada norte de la catedral nueva de Salamanca nos invitan a buscar al astronauta. Imaginamos que es un truco para observar con detalle la piedra esculpida, este bello conjunto de imágenes. Y si lo fuera aciertan, porque buscando al astronauta que está cerca de un dragón que está comiendo un helado, casi nada, nos fijamos con detalle de la maravilla que tenemos delante.

Al ver al astronauta mirándonos de frente imaginamos que lo de los extraterrestres no sólo es fruto de las películas de Hollywood. Y nos preguntamos qué debieron pensar aquellos ciudadanos de hace más de cinco siglos al ver a semejante ser con esa indumentaria tan rara, vestido con ese sombrero tan especial que envolvía toda la cabeza y se veía la cara del desconocido a través de un cristal. Debió de producirse una gran impresión. ¿Se imaginan?.

La catedral nueva de Salamanca es del siglo XV. Esculpiendo la piedra los canteros de antaño solían dejar su firma con las letras iniciales de su nombre y apellido ó una figura que los definiera y los situara en el tiempo de cuando se había hecho esa figura. En 1992 esta puerta, que estaba muy deteriorada, recibió una gran restauración, recuperando la grandeza de sus pliegues, el detalle de sus figuras. Y algunas cosas más que no se entienden en la mentalidad de ahora. En pleno siglo XXI a nadie se le ocurriría añadir una escultura, un relieve, una nueva imagen en la puerta de un monumento antiguo tan venerado por su excelencia. Y es lo que pasó. El cantero de entonces dejó su huella y esculpió una figura para tapar un hueco que había quedado huérfano sin saber lo que había con anterioridad. Y puso un astronauta y, cerca, a un dragón que se está comiendo un helado.

Ya ven cómo las gastan unos y cómo las callan otros.




Este artículo ha sido escrito con anterioridad en mi columna de opinión del periódico Alicante Press

viernes, 12 de octubre de 2018

Rotary Internacional se solidariza con Sant Llorenç en Mallorca

Foto de EL PAÍS


Nadie podía imaginar hace unos días que aquellas nubes tan negras que amenazaban lluvia y que finalmente llovió, y cómo llovió, pudieran producir tanto daño. La lluvia fue torrencial produciendo inundaciones y cauces inesperados de agua que buscaban el mar a gran velocidad a través de ríos, canales, y por todos los rincones y caminos que podía, anegando pueblos enteros y arrastrando todo lo que se encontraba a su paso.

Miedo, desolación y una enorme tristeza es lo que se lee en la mirada perdida de muchos ciudadanos que lo han perdido todo y han visto cómo las aguas se han llevado también para siempre a familiares y amigos. 12 son las víctimas que el agua desbocada arrastró con ella a un viaje sin retorno.

Las redes sociales, los medios de comunicación, han divulgado unas imágenes escalofriantes. Montones de coches, unos encima de otros, arrastrados por las aguas, hacen imaginar su fuerza y su cantidad que ha hecho factible este desastre, arrancando un puente, incomunicado poblaciones enteras por carretera e inundando y embarrando calles y viviendas de planta baja.

Ante tanta desolación, se ha producido una visión muy positiva: la solidaridad de la gente. Voluntarios que han llenado las calles sin que nadie se lo haya pedido, con palas y escobas en mano. Personas anónimas que, aunque no les conozcan de nada, lo han dejado todo por ayudar a esa gente que tanto han sufrido. Por encima de todo está la Solidaridad.

El tenista Rafa Nadal apareció el pasado miércoles 10 de octubre escoba en mano para ayudar a quien le hiciera falta. Pedro Sánchez, Presidente del Gobierno de España, acudió a Sant Llorenç para evaluar las necesidades de los damnificados y comentar que el Gobierno ha decidido que será declarada zona catastrófica. El mismo día acudió también Pablo Casado, Presidente del PP, para solidarizarse con los damnificados. El 12 de octubre, Día de la Fiesta Nacional, son los Reyes de España quienes asistirán por la tarde a Sant Llorenç para apoyar personalmente a los que han sufrido tanto. Y Albert Rivera lo hará cuando vuelva de su viaje a Uruguay. El Jefe del Estado y los políticos nos representan a todos y hacen bien que muestren estas acciones solidarias porque la situación lo merece y porque esas personas damnificadas necesitan de consuelo.

Muchas son las acciones que se promueven para paliar esta desgracia. Asociaciones e Instituciones solidarias están viendo cómo solidarizarse con los que lo han perdido todo. Rotary Internacional da su apoyo. A través de Jesús Martínez, Gobernador del Distrito 2203, ha manifestado que su organización se moviliza en toda España “para poner en marcha medidas especiales para facilitar en la medida de lo posible la recuperación de la normalidad en la zona de Sant Llorenç des Cardassar en Mallorca”. Para ello, se ha habilitado una cuenta corriente para recoger donaciones con este fin: ES60 2038 3429 2160 0000 8944. Todas ellas serán ingresadas en la Fundación Humanitaria de los Rotarios Españoles. Y, en comunicación con el Ayuntamiento, se atenderá las necesidades más imperiosas.

Rotary Internacional es la mayor organización de voluntarios del mundo siendo sus valores más representativos la amistad, la tolerancia, la solidaridad y la paz, emprendiendo acciones solidarias a través de su Fundación Rotaria. Hace unos meses Rotary Internacional ha recibido el Premio a la mejor organización sin fines de lucro en los Hero Awards de la Campaña One Billion Acts of Peace (Mil millones de actos por la paz) por su implicación en la erradicación de la polio en el mundo que están a punto de conseguir después de muchos años de empeño y dedicación.


miércoles, 10 de octubre de 2018

Subida a la Cruz de la Muela y bajada por el Barranco de las Minas




Convocados por la International Hiking Fellowship of Rotarians (IHFR) y organizado por Rotaract Alicante, rotarios y rotaractianos de la provincia de Alicante y de la Región de Murcia salimos a andar por montañas, riscos, vagudas y senderos para disfrutar de un día de compañerismo y amistad. Para esta ocasión elegimos una ruta de senderismo emblemática cercana a la ciudad alicantina de Orihuela: la subida a la Cruz de la Muela y bajada por el Barranco de las Minas.

Tenemos por delante unos 10 kms de distancia de dificultad media, bien señalizado, por sendas, senderos y rocas, con un desnivel de unos 680 metros subiendo y bajando, para una altura máxima de 513 metros (según datos de wikiloc).


Salimos de la Urbanización Montepinar en Orihuela por las faldas de la Sierra de Orihuela. Previamente, es momento para reagruparnos y hacernos la foto de familia, ahora que estamos frescos y con ganas de caminar todo lo que nos depare el día. Mi eslogan para retos como este es que todo lo que se empieza hay que acabarlo. Me acordaría de estas palabras más adelante camino arriba…


Como en un día festivo entre amigos, iniciamos la marcha bajo los pinos. Una senda ancha se va cerrando para convertirse en sendero. Del llamo vamos subiendo casi sin darnos cuenta mientras caminamos entre comentario y comentario. Poco a poco, la subida se hace cada vez más acusada y lo que parecía que era fácil empieza a tener cierta dificultad con una subida pronunciada detrás de otra. Requiere de cierto entrenamiento previamente a esta ruta para superarlas con soltura, no es un paseo sin más.




En un collado paramos a beber y tomar el primer avituallamiento que traemos de casa. Vemos próxima la Cruz ó eso parece. Iniciamos la marcha con la ilusión de estar más cerca de nuestra meta. La Cruz, las vistas y la reunión arriba de todos los compañeros, merecen el esfuerzo.



A los pies de la Cruz paramos a almorzar. Las vistas son espectaculares y eso que está nublado. En un día claro se ve el mar con claridad, los verdes campos de la huerta oriolana y poblaciones cercanas de la Vega Baja del río Segura, caminos y carreteras y los diminutos vehículos que las recorren, …



Los vecinos de esta Sierra manifiestan que esta Cruz está aquí por el santo valenciano Vicente Ferrer (1350-1419) quien en un sermón en Orihuela en 1411 dijo que “devotos oriolanos, hijos míos, estoy cierto que en aquella elevada montaña habitan muchos demonios, los que con sus infernales astucias causarán entre vosotros innumerables ruinas espirituales y temporales. Si queréis estar libres de ellos, colocad allí el soberano estandarte de la Santísima Cruz”.  









Allí fueron los feligreses y construyeron una Cruz de madera que sacaron de las ramas de un gran olivo. Está documentado por el historiador Montesinos que en el siglo XIX gentes del lugar tenían la costumbre de subir a esta Cruz el día de Pascua de Resurrección con el Sacristán Mayor de la Catedral de Orihuela y, una vez arriba, bendecir desde allí a todas las poblaciones que viera la vista y a los asistentes a este acto religioso. 

El tiempo pasa y la cruz de madera se deteriora por lo que el beato oriolano Inocencio Carretero propuso en 1910 la construcción de una Cruz de hierro. Una vez instalada duró poco porque desapareció durante los convulsos años de la Guerra Civil española. En 1942 se instaló de nuevo la Cruz por los falangistas del lugar. En 1985 volvió a sufrir actos vandálicos, y fue troceada y arrojada montaña abajo. Sin embargo, el pueblo de Orihuela se sintió ofendido y promovieron e instalaron una nueva Cruz metálica donde estuvo la anterior. Los testigos de su instalación recuerdan que fue un helicóptero de transporte del Ejército del Aire español quien la transportó colgada de un gancho de acero hasta dejarla en la cima (según se ve en la foto en blanco y negro).

Ajenos a tantas vicisitudes de esta Cruz hasta que estamos a sus pies y un parroquiano nos lo cuenta, la miramos desde entonces con más admiración y respeto. Cuando un pueblo se empeña en una cosa ya puede pasar de todo que la Cruz - en este caso - volverá a estar donde decidieron desde antaño que esté. Allí arriba presidiendo el valle.


Hacernos la foto de rigor al coronar nuestra principal meta del día. En vez de volver sobre nuestros pasos, continuamos por la cresta de esta Sierra camino del Barranco de las Minas por sendas, escalando rocas que interrumpen la ruta, y de nuevo por senderos bajo los pinos y en zigzag.




Nos asomamos a los túneles de las minas, una boca oscura que poco deja presagiar que estas cuevas fueron antaño fuente de riqueza en esta tierra. Cuando se agotaron el hierro y la plata que de aquí se extraían, ahí quedan como arqueología industrial para el recuerdo.



Pasamos campo a través por senderos horadados por la lluvia y el viento durante años. Es un verdadero espectáculo Al fondo una balsa de agua para regadío avisa que el final de la ruta está cerca. Regresamos donde dejamos los coches en la Urbanización citada y nos dirigimos al restaurante Casa Corro en Orihuela donde disfrutamos de un espectacular arroz con costra entre otras viandas. Estas rutas de senderismo suelen terminar en un almuerzo con el que recuperar fuerzas y comentar la “jugada”. Y eso hacemos comentando, entre muchas cosas, cuál será la próxima ruta de senderismo.



Las fotos están hechas por Eva, experta senderista que - además de hacer la ruta - también hizo las fotos.

martes, 9 de octubre de 2018

Museo de la Huerta en Dolores




Una historia de lealtad es el origen de la huerta de Dolores. Con el amparo del rey Felipe V, el Cardenal Belluga - quien le apoyó durante la Guerra de Sucesión - consiguió la implicación real para la colonización de esta zona. 

Para esto, en 1715 la Villa de Orihuela cedió 25.000 tahullas pantanosas al Cardenal Belluga, entonces Obispo de Cartagena, con la condición que las canalizara para su desecación y desarrollar en ellas su cultivo, con la construcción de casas de labranza como respaldo a su explotación. Con esta iniciativa esta zona se pobló de gente valiente y muy trabajadora venidos principalmente de Murcia y de poblaciones de la cuenca del río Segura, que prosperó - no sin dificultades - consiguiendo hacer de una tierra baldía un vergel de explotaciones agrícolas. El 12 de octubre de 1734 Dolores recibe el título de Villa concedido por el rey Felipe V por medio de una Real Cédula.

De su huerta es el origen de la prosperidad de estas tierras que dieron bienestar a sus colonos originarios y a sus descendientes dejando un legado que deja huella para siempre: con esfuerzo y dedicación todo es posible, prueba de esto es la fertilidad de estos campos de cultivo antes yermos.


De la tierra se cosechó el esparto para confeccionar alpargatas, aceitunas para elaborar el aceite, el trigo para hacer el pan, … Y un producto propio de las poblaciones de la Vega Baja del Segura: la alcachofa. Dolores es la población de la Vega Baja que dedica el porcentaje más alto de su campo al cultivo de la alcachofa. Para sus vecinos, Dolores ha sido y es el centro de cultivo de la alcachofa en calidad y sabor y hacen gala de esto como signo de identidad que se ha de cuidar. Desde 2017 el Ayuntamiento de Dolores, junto con la Asociación Alcachofa Vega Baja, organizan en mayo la Fiesta de Fin de Campaña para destacar todo lo que tiene que ver con la alcachofa.


Orgullosos de este legado agrícola, el Ayuntamiento de Dolores ha querido homenajear a sus agricultores y recordar las labores agrarias de antaño por medio del Museo de la Huerta instalado en una casa huertana de 350 metros cuadrados, ubicada en el Parque Municipal de la avenida Alcalde José María Navarro. La vivienda es de una sola planta con recibidor, cocina, comedor, y un espacio abierto con aperos de labranza, las herramientas para trabajar el esparto, el molino de la almazara para hacer aceite, los carros de trabajo y los de paseo, fotografías que inmortalizan faenas pasadas, …




Una exposición de objetos de madera – hechos y donados por José Martínez Vázquez “el gafas” - complementa este museo con reproducciones de carros de tiro con sus mulas, las gentes y las labores del campo, los principales edificios de Dolores, …











Desde el patio interior, sube una escalera de obra a una planta superior, donde se almacenaban productos de la tierra, en el que hoy vemos dormitorios, ropa de cama y vestuario de aquellos campesinos.

Realizamos la visita acompañados por Pascual Rodríguez Calvo, Técnico de Turismo del Ayuntamiento de Dolores, de quien recibimos explicaciones y detalles que nos manifiesta con entusiasmo demostrando su conocimiento del lugar y sus costumbres.


Dolores es un municipio español de la comarca de la Vega Baja del Segura en la provincia de Alicante.

domingo, 7 de octubre de 2018

plaza Mayor de Ocaña




Una tarde dominical. Unos niños con su ropa de domingo jugando en el escenario situado a los pies del Ayuntamiento. Una gran plaza, punto de encuentro, lugar de reunión y de exclamación. Las terrazas de las cafeterías llenas de parroquianos, las de un lado y las del otro. Una plaza provinciana y pueblerina con mucho encanto.


El origen de esta plaza fue la que había en el trazado urbano medieval de Ocaña, de  planta irregular. En 1777 se decide construir una nueva plaza Mayor siendo el proyecto del arquitecto Francisco Sánchez.

A finales del siglo XVIII se terminaron las obras de la fachada oeste sonde se ubicó la Casa Consistorial. Se hizo con fondos públicos de la Villa, dato importante porque no fue así en todos sus lados. Ya verán. La fachada norte se hizo gracias a un préstamo a censo que hizo la Villa de Yepes a la de Ocaña, redimido por el Gobierno cuando se verificó su venta como Bienes del Estado. La fachada sur, conocida como de la Virgen, fue costeada con Fondos de la Hermandad de Nuestra Señora de los Remedios, patrona de esta Villa, también vendida como la anterior.


La fachada este, donde se encontraba la cárcel, tardó más en construirse. Primero lo intentaron los padres dominicos pero no lograron su objetivo (1834). Posteriormente, el Ayuntamiento tomó la iniciativa con fondos de la Villa y aunque aprobado el proyecto del arquitecto Mariano Sánchez (1869) con la cantidad de 158.759 reales con 10 céntimos, fue rescindido el contrato y no se construyó. Finalmente, esta bella plaza Mayor se terminó en 1961 con motivo de la Coronación de la Virgen de los Remedios, patrona de la Villa.


De planta ligeramente rectangular aproximándose al cuadrado, tiene 55 por 52,5 metros, sus fachadas tienen una gran armónica simetría. Tienen cuatro alturas. La planta baja, con soportales, tiene arcos de medio punto de ladrillo: 18 arcos en los lados mayores y 17 en los menores. En los dos pisos hay balcones remarcados con una cornisa de origen toscano. En el tejado se ubican unas buhardillas, a eje de balcones y arcos.


En la plaza destaca la Casa Consistorial. En su fachada consta una inscripción que narra el inicio y la finalización de este edificio “reinando el rey Carlos III”. Tiene tres balcones volados en la primera planta, con barandilla única de hierro, y en la parte superior otros dos balcones que tienen en su centro un escudo labrado en piedra con las armas de la Villa con una corona ducal encima y sujetado con dos leones. En el tejado hay una torrecilla con el reloj.



En 1981 se inician los trámites para declarar la plaza como Monumento Histórico Artístico Nacional. El 18 de junio de 2002  se declara Bien de Interés Cultural con la categoría de conjunto histórico. el 31 de mayo de 2006 se celebró la terminación de las obras de restauración de esta plaza: fachadas, pilares y arcos, así tiene esta imagen tan espléndida. Así está catalogada como entre las cinco mejores de España en su puesto tercero después de Madrid y Salamanca.


Muchos son los acontecimientos sociales, culturales e históricos, además de torneos, corridas de toros y otros festejos populares, que se han desarrollado en esta plaza. Por citar uno, aquí tuvo lugar la proclamación de la Constitución de 1812 por Enrique José O´Donell, Conde de la Bisbal, en 1820 ante el regimiento Imperial Alejandro.


Es una plaza preciosa que merece la pena visitar y disfrutar de su hermosura sentado en una de las sillas de las terrazas de los pocas cafeterías que hay en la misma mientras te tomas un refresco. Y es que esta plaza es grande, en su sentido más amplio, pero es pequeña la localidad que la alberga. Buena suerte tienen sus parroquianos de disfrutar de esta maravilla.


Ocaña es un municipio español de la provincia de Toledo, en la Comunidad Autónoma de Castilla la Mancha.

¿Es posible indultar a los independentistas encarcelados?



El Gobierno del PSOE manifiesta que está haciendo todo lo que está en su mano para tener una comunicación directa y fluida con el Gobierno de la Comunidad Autónoma catalana. Es muy loable y es lo que tiene que hacer para tener unas relaciones institucionales cordiales como con cualquier otro Gobierno de una Comunidad Autónoma de España, pero no a costa de cualquier cosa, ni a cualquier precio, con tal de seguir teniendo el apoyo de los independentistas en el Parlamento español.

En las últimas semanas ha surgido la polémica sobre la posible petición de indulto de los independentistas que se plantean algunos políticos socialistas:. Sin haberse celebrado el juicio y, por tanto, sin sentencia firme, se están planteando su indulto. Curioso ¿verdad?. Están proponiendo que queden impunes unas personas que presuntamente han promovido y participado en un Golpe de Estado. Es sorprendente. Sólo se asumen esas afirmaciones - aunque no se esté conforme con ellas - por la debilidad del Gobierno y por su pequeña representación parlamentaria - aquí el tamaño sí que importa - que necesita de los independentistas para aprobar determinadas normas como los Presupuestos Generales del Estado para el 2019. 

Con este debate se ha montado un guirigay extraordinario. Todos opinando, unos a favor, otros en contra. Vean. Teresa Cunillera, Delegada del Gobierno en Cataluña, ha manifestado estar a favor de la solicitud de indulto al Gobierno para los líderes independentistas. En el mismo sentido se ha referido Miquel Iceta, político catalán del PSC, que lo ha dicho en reiteradas ocasiones haciendo un guiño a los nacionalistas catalanes. El ministro Borrell ha manifestado que preferiría que los independentistas políticos presos estuvieran en libertad condicional. Carmen Calvo, Vice Presidenta del Gobierno, ha manifestado que “no sería lógico alargar la prisión preventiva”. Etc. Se ha formado tal revuelo que Pedro Sánchez ha tenido que atajar la cuestión manifestando que “el Gobierno no se manifiesta sobre hipótesis, el Gobierno se pronuncia sobre realidades”. Toma ya, pues claro no lo ha dejado y el debate sigue en la calle, incluso entre los suyos. Carlos Solchaga, ministro socialista en la etapa de Felipe González, ha manifestado su rechace a la posibilidad que el Gobierno conceda el indulto a los líderes independentistas ante una futura condena por el procés. En este mismo sentido se manifiesta Inés Arrimadas, de Ciudadanos, al manifestar que los independentistas “han dado un golpe a la democracia, roto la convivencia entre catalanes, provocado la huida de empresas y se gastan cada día en el procés el dinero que podría ir a sanidad ó educación. ¿Indultarles es el siguiente pago de la hipoteca de Sánchez para seguir en la Moncloa?” y añade que “es una verguenza que su Gobierno esté allanando el camino para premiar con un indulto inmerecido a los que han roto la democracia y la convivencia en Cataluña”.

Todo este alboroto está motivado porque la prisión preventiva de los políticos presos independentistas está durando mucho en opinión de un sector de la sociedad, aunque aún tiene recorrido según otras causas comparadas. La prisión preventiva se aplica para evitar el riesgo de fuga y la reiteración de acciones delictivas. Si Puigdemont o Rovira, por citar sólo a dos de los huidos de la justicia, no se hubieran fugado, el riesgo de fuga se podría cuestionar, pero vemos que no es el caso. A su vez, desde la prisión o en la calle los independentistas siguen apostando por la declaración de independencia por lo que parece sensato pensar que volverían a cometer delitos en este sentido si estuvieran libres. Por lo tanto, la opinión mayoritaria entre la abogacía, la judicatura y la clase política es que la prisión preventiva está justificada en estos casos.

Entonces, ¿es posible indultar ahora a los independentistas encarcelados? según lo mucho que han manifestado miembros del Gobierno sobre esto. Sus Señorías parece que se olvidan que para que se proponga un indulto tiene que haber sentencia firme, que cualquier persona - no necesariamente sus familiares - puede solicitar el indulto y que el indultado tiene previamente que aceptar la sentencia condenatoria. Y de esto último los independentistas dicen que nada de nada, que ellos no asumen su culpabilidad y que se defenderán ante los tribunales. Pues no entiendo este debate si los independentistas no lo quieren, ¿quién lo ha creado?, y ¿para qué?. ¿Para acercar posturas con Torra que también reclama la libertad de los políticos independentistas encarcelados?.

En caso de que se solicite, la concesión del indulto la concede el Consejo de Ministros a petición del Ministro de Justicia.

Ahora desde el Gobierno se manifiesta que es “prematuro” hablar de indultos. En esto también coincide Carlos Solchaga para reivindicar, a su vez, elecciones anticipadas “más bien antes que después para afrontar con más solidez la crisis catalana”. Pedro Sánchez debe pensar aquella célebre frase de “¿por qué no te callas?”. Carlos Solchaga recoge el guante de buena parte de la opinión pública española que clama por unas elecciones generales anticipadas cuyos resultados definan mejor que ahora la representación parlamentaria de cada formación política y sus posibilidades de afrontar con éxito sus iniciativas. Hace unos días, la encuesta del CIS sobre intención de voto en España (hecha antes del supuesto plagio de la tesis del Presidente del Gobierno) da ganador al PSOE, con el PP como segunda fuerza política, seguido de Ciudadanos y con el descalabro de Podemos. Solchaga, junto con otros miembros del PSOE, quieren aprovechar este tirón y no esperar que se desinfle con el desgaste del Gobierno.

Pues eso, indultos no, al menos de momento. A su vez, todo esto suma en una sola dirección: elecciones generales anticipadas - reivindicadas por muchos - y que sea el pueblo español quien ponga orden con sus votos a tanto desaguisado con el actual Gobierno en los últimos tiempos. Que así sea.


Este artículo ha sido publicado con anterioridad en mi columna de opinión del periódico Alicante Press

miércoles, 3 de octubre de 2018

el muelle de la sal en la playa del Pînet



Una de las explotaciones mineras más antiguas son las salinas de superficie, las que “cosechan” la sal a través del agua de mar. En el sur de la provincia de Alicante encontramos las Salinas de Santapola, y las de la Mata ó Torrevieja. Unos canales traen el agua marina a unas balsas grandes para que el sol evapore el líquido y quede la sal.

Antaño la sal se transportaba en mulas. Una mula era capaz de transportar hasta 20 carretas. Otra forma de transportarla era por mar desde el “muelle de la sal” en la playa del pinet, cerca de Santapola. De este queda un muro de piedra que se mete en el mar, vestigio que describe la necesidad de esta construcción para embarcar la sal en los barcos que esperaban hacerlo fondeados en la bahía.


La salina más cercana es la llamada Bonmatí. Esta empezó a explotarse desde 1890, cosechando unas 35.000 toneladas anuales. Es una explotación pequeña si las comparamos con las 750.000 toneladas anuales de las salinas de Torrevieja.


Desde las montañas de sal, también llamadas “garberas”, se transportaba la sal al muelle. Desde este era cargado en barcazas de madera que lo llevaban a los barcos que estaban fondeados en la bahía y que no se podían acercar mucho a la costa. Abarloados, junto a la borda del buque, la sal se descargaba en su bodega. En la arena, junto al muelle de la sal, aún quedan las cuadernas de una de estas barcazas, restos que se defienden a desaparecer para ser testigos y mensajeros de aquella época de esplendor cuando eran necesarias para el transporte de la sal por mar.


Todo evoluciona y con el tiempo la recogida de la sal se mecaniza y el transporte se hace en camión por carretera y en grandes buques a motor por mar quedando en desuso hace muchos años el transporte por el Mediterráneo por medio de grandes veleros: pailebotes, goletas ó bergantines.



Muy cerca de este muelle de piedra se encuentra el Museo de la Sal en la cabecera del Parque Natural de las Salinas de Santapola donde se muestran utensilios, fotografías, planos y dibujos de cómo se elaboraba esta actividad económica fundamental en esta comarca.




Un astronauta en la catedral de Salamanca

Callejeando por la monumental Salamanca, admiramos sus edificios de noble fábrica, Patrimonio de la Humanidad con el resto de su casco a...

entradas populares