domingo, 26 de septiembre de 2010

7ª Feria de San Miquel 2010, en Benifato

 

P1340397

Es la dulzaina y el tambor quienes quiebran las tranquilas calles de la tarde de este bello pueblo. Son sus alpargatas las que caminan sobre este suelo empedrado. Es su indumentaria la que cambia el paisaje urbano de esta población que se ha vestido de fiesta para celebrar la 7ª Feria de San Miquel (San Miguel Arcángel), patrón de esta localidad, para la promoción de la artesanía y la gastronomía de Benifato. Pueblo del Valle de Guadalest, en la provincia de Alicante.

P1340444

P1340482

Otro año, Benifato recibe a sus visitantes engalanando sus calles. Telas de colores cuelgan de fachada a fachada, dando sombra y colorido. Como brazos que acogen a sus invitados, que abrazan a los testigos que queremos disfrutar de su hospitalidad, que nos dan la bienvenida.

P1340483

P1340414

Nunca me cansaré de caminar por estas calles tan cargadas de historias cotidianas, de esas anónimas y quedas que se lleva el viento. De esas anécdotas sin protagonismo que marcan la personalidad de sus pobladores. Calles cargadas de ilusiones. Calles donde el sosiego encuentra su morada. Calles limpias donde el tiempo se detiene, donde no existen las prisas, donde se vive de manera diferente, donde lejos quedan los ecos urbanos de las ciudades.

P1340412

P1340403

Aunque hoy han visto alterados sus rincones por puestos donde los vecinos de Benifato enseñan sus especialidades. Alfarero, Tornero, Carnicero, Anticuario, ... Sillones de nea, embutidos, cerámica, velas de múltiples olores, juguetes de madera, miel de romero, hierbas aromáticas, pasteles, ... Payasos, especialistas en animación, que hacen reír a niños y a mayores. Un rocódrocomo donde pequeños y adolescentes escalan buscando alcanzar sus metas, dejándose caer por la tirolina que les lanza hacia la realidad de sus vidas.

P1340503

P1340509

P1340411

 P1340402

 P1340498

 P1340488

P1340513

  P1340479

P1340522 

P1340456 P1340459 P1340461 P1340469

Mi familia y yo nos dejamos arrastrar por esta marea de sensaciones que, lejos del mar, nos trae su brisa marina. Por esta manera de ver las cosas que nos refresca el aire de la montaña. Y son los efluvios del humo de una chimenea lo que nos hace dirigirnos a nuestra casa de la montaña que no es otro que el restaurante de la Venta Benifato. La amabilidad de Oscar, su propietario, el don de su cocina, la degustación de sus manjares y su olleta de blat (trigo), dirigen nuestros pasos a estos techos de vigas de madera que este año cumplen cien años. Las cosas bien hechas, perduran.

P1340433

P1340440

Olleta de blat (trigo)

web de Benifato: http://www.benifato.es/

también puedes ver el programa de las actividades de esta Feria durante los días 25 y 26 de septiembre de 2010:

http://www.destinoguadalest.com/noticias/ficha.asp?id=226&n=7ª

sábado, 25 de septiembre de 2010

primera visita del poeta Miguel Hernández al Ateneo de Alicante (1933)

 

Cuando lees las peripecias de la vida del poeta Miguel Hernández y te involucras con su realidad, vives intensamente sus acontecimientos. Sabiendo como sabemos lo qué ocurrió en España a partir de 1936 con el golpe de Estado del General Franco, la Guerra Civil, su dictadura de casi cuarenta años, la historia de Miguel Hernández recorre veloz por mi memoria. Porque nació el 30 de octubre de 1910, durante su intensa y corta vida (murió el 28 de marzo de 1942) su prosa, sus versos, viajaron por muchos pueblos y ciudades de España encontrando un rincón en el seno del hogar de muchos españoles.

images[4]

Miguel Hernández

Porque Miguel Hernández nació de la tierra, creció entre los peñascos por donde pastaban los rebaños de cabras de su padre, vivió refrescándose en la vega del caudaloso río Segura de entonces, se empapó de la educación que recibió de los Jesuitas mientras pudo y empezó a escribir. De la nada nacieron sus versos, del aire tomó su inspiración. Y poco a poco, con el apoyo de algunos amigos incondicionales, se fue abriendo camino en los difíciles comienzos del escritor que empieza a narrar sus sensaciones.

Era el año 1933 cuando el Ateneo de Alicante invitó a Ramón Sijé y a Miguel Hernández para que cada uno diese una conferencia en sus instalaciones, situadas en aquellos años en el Paseo de la Explanada. Poco antes, Miguel Hernández había publicado su primer libro “Perito en lunas”, el 20 de enero de 1933, promovido por el periodista Raimundo de los Reyes, en la Colección Sudeste, a través de la editora del periódico de La Verdad de Murcia.

02[1] balcón del Ateneo de Alicante en su sede de la Explanada, pintado por Emilio Varela

Las conferencias tuvieron lugar en el Ateneo el sábado 29 de abril de 1933. Sijé dio una conferencia titulada “ El sentido bíblico de la danza”, Hernández recita su “Elegía-media del toro”.  La participación de los dos  tuvo una repercusión escrita en el diario El Luchador el 2 de mayo de 1933: “El sábado último ocuparon la tribuna de nuestro Ateneo dos jóvenes e interesantes escritores oriolanos: Ramón Sijé y Miguel Hernández Giner. Sijé afirmó: “La danza como actitud cósmica, lo barroco como método de actuación vital, un poco a la manera Keynesiana”. Hernández definió la metáfora siguiendo una línea Góngora-Guillén, como centro mismo de la poesía, leyendo - al finalizar su brillante conferencia - unos versos de “Perito en lunas”, concebidos con arreglo a las teorías expuestas”. 

Sobre el patrón de vuestra risa media,

reales alcancías de collares, (1)

se recorta, velada, una tragedia

de aglomerados rojos, rojos zares (2).

Recomendable sangre, enciclopedia

del rubor, corazones, si mollares,

con un tic-tac en plenilunio, abiertos,

como revoluciones de los huertos

poema La Granada. (1) con reales alcancías de collares se refiere a la corona de la granada; (2) Con rojos zares hace referencia a la revolución rusa de 1917 y el golpe de estado bolchevique.

Hay un constante estío de ceniza

para curtir la luna de la era,

más que aquélla caliente que aquél ira,

y más, si menos, oro, duradera.

Una imposible y otra alcanzadiza,

¿hacia cuál de las dos haré carrera?.

Oh tú, Perito en lunas, que yo sepa

qué luna es de mejor sabor y cepa”. (3)

(3) En este poema – Horno y Luna - surge el sintagma Perito en lunas, que da título al libro. Es el deseo de Miguel Hernández de llegar a ser poeta, transcendiendo sus propias raíces sociales y culturales. En algunos momentos se autodenomina “lunicultor”, expresión repetida por la crítica para calificar a Miguel que, entonces, manifestaba su vocación de poeta)

Miguel aprovecha la visita a Alicante para conocer a Juan Guerrero Ruiz, Secretario del Ayuntamiento de Alicante, tan bien relacionado en los ambientes cultos de Madrid y quien resultaría ser un apoyo imprescindible en su carrera como poeta. Hay tanta química entre ambos que Miguel le propuso y le regalará la “Elegía a la luna lunada” en señal de su aprecio y consideración.

RAMÓN SIJÉ PINTADO POR RAMON FERNANDEZ PALMERAL Ramón Sijé, gran amigo de Miguel Hernández, pintado por Ramón Fernández Palmera

A Miguel Hernández le vino bien acercarse a Alicante, pasear por la Explanada, cerca del mar, entre los muelles del puerto, observando las faenas de los pescadores descargando la pesca de sus barcas, dejándose acariciar por la brisa marina para refrescar sus ideas. La escasa repercusión de su primer libro “Perito en lunas” le tenía disgustado. Él esperaba una mejor acogida de las recibidas, mayores aplausos, más felicitaciones, mayores lectores de su obra. En una carta dirigida a Federico García Lorca, a quien conoció en el domicilio murciano de Raimundo de los Reyes y hablaron de los versos de este libro, Miguel le manifestó que en “Perito en lunas” existía “más personalidad, más valentía, más cojones, que en todos los de casi todos los poetas consagrados a los que si se les quitara la firma se les confundiría la voz”. Lorca le contestó esta carta. Después de bajarle un poco los humos, le dijo que su libro “merecía la atención y el estímulo y el amor de los buenos porque tenía sangre de poeta”.

4418670[1] Miguel Hernández

Bibliografía consultada:
Miguel Hernández. Antología Poética, de Antonio A. Gómez Yedra
Miguel Hernández, de José Luís Ferris

jueves, 23 de septiembre de 2010

llenarán el camino de pinceladas de colores

 

colores de otoño

Son los campos los que están cambiado. Son sus colores los que están mudado de piel. Es la tierra húmeda la que pisamos, la que deja huella en esta hora vespertina. Son las ramas de los árboles las que irán quedando desnudas. Son sus hojas las que llenarán el camino de pinceladas de colores. Porque ya es Otoño, esa estación tránsito entre el rigor de los calores del verano al rigor de los fríos del invierno.

Es en la ciudad donde mudan también los ruidos,  las calles vuelven a poblarse de estudiantes menudos que se han incorporado a clase en un nuevo curso, las paradas de autobús se pueblan de funcionarios que usan el transporte público para ir a trabajar, las fábricas recuperan sus turnos, los bancos sus ofertas de hipotecas, ... Todos recuperamos el aliento de horas pasadas, dejadas atrás, como un recuerdo, con un adiós. Todos volvemos a la rutina, al trabajo, a la vida.

En el campo y en la ciudad la luz parece que se extingue antes, antes se marcha el sol, antes llega la noche. Y en cada amanecer el manto de las hojas caídas es mayor, como mayor es la esperanza de que cada día es diferente.  Cada día tiene una sorpresa. Cada día podemos encontrar una sonrisa destinada a nuestra mirada. Cada día es un regalo. Mientras las hojas de los colores de Otoño nos visten de nostalgia, a veces, también de alegría, siempre.

sábado, 11 de septiembre de 2010

Paraguas por la Paz

 

La Paz. ¡Qué palabra tan pequeña, pero tan grande de contenido!. Tan corta, pero de ámbito y significado internacional en este mundo imperfecto. Nunca será dicha demasiadas veces. Nunca olvidada de nuestro vocabulario. Nunca dejada de lado. Nunca, porque nos recuerda que somos muchos los que la llenamos de contenido. Pero muchos otros los que le dan sentido, porque son muchos los que atentan, los que violentan, los que hacen daño, los que asesinan, los que odian. Y somos muchos más los que queremos vivir en paz.

Después de los atentados en EEUU un 11 de septiembre de hace 9 años muchos niños quedaron huérfanos. En mayo del 2002, 38 de esos niños y niñas se reunieron durante tres días con el pintor irlandés-americano Matt Lamb en un taller de arte en Washington DC. Les pidió que pintaran en paraguas sus sentimientos y sueños en coloridas y diferentes maneras. Posteriormente, presentaron sus trabajos en un desfile en la Colina del Capitolio y visitaron la Casa Blanca. Desde entonces, más de 900.000 niños y adultos en 26 países han participado en los proyectos "Los Paraguas de Lamb por la Paz".

IMAG0023 

IMAG0008 IMAG0007 IMAG0011

Para Matt Lamb " el paraguas no discrimina, acepta todas las personas menores para su protección ,  no importa la raza , religión, edad , sexo o color. El paraguas requiere una acción por parte del individuo. La parte inferior de la sombrilla representa los temores y el dolor, la parte superior de la sombrilla representa las esperanzas y sueños. El eje del paraguas representa la energía universal que conduce a los rayos que representan los puntos fuertes del individuo. Las secciones del paraguas puede representar algo diferente para cada participante , familia , amigos , religión, educación, y más. La pintura del paraguas es una experiencia enriquecedora que permite al individuo a expresar el dolor y los miedos y el trabajo a través de ellos. La pintura de los paraguas es una manifestación tangible de los conceptos de paz , amor  y esperanza en la  vida del individuo".

IMAG0019

Esta tarde, los balcones del Centro Comercial Panoramis se han llenado de esta expresión artística, paraguas pintados por niños, por adultos, en una exposición al aire libre. Una forma de reivindicar la paz de esta manera tan peculiar, tan sencilla, que saca lo mejor de cada uno y lo plasma artísticamente en un paraguas. En Alicante se van a realizar diversas actividades artísticas y solidarias desde hoy al 21 de septiembre dentro del Proyecto Paraguas por la Paz. Estos actos están presididos con un eslogan: “¿El arte puede cambiar el mundo?. Absolutamente”.

IMAG0012

IMAG0017

Para más información visita:

http://www.the-lamb-umbrellas-for-peace.org/spanish/index.htm
http://www.europapress.es/comunitat-valenciana/noticia-ciudad-albergara-proyecto-paraguas-paz-11-21-septiembre-20100910145057.html

http://lambparaguasporlapaz.blogspot.com/2010/09/alicante-espejo-de-paz.html

 

viernes, 10 de septiembre de 2010

Ares del Bosque

 

Mi amigo Juan me contaba que su abuelo era amigo de contar historias a la luz de la lumbre en invierno, de las estrellas en verano. Mientras los leños se retorcían, brincaban, crujían. Mientras estrellas fugaces iluminaban el cielo de la noche, su abuelo meditaba lo que iba a contar. Se acariciaba la barba, carraspeaba y comenzaba a narrar. A su alrededor, sus nietos. Embobados, escuchaban sus relatos con atención. En muchas de estas ocasiones era protagonista el caserío que le vio nacer, los bancales por donde jugaba, el riachuelo donde se bañaba en verano. Ares del Bosque es como se llamaba y se llama ese grupo de casas unifamiliares que se apiñaban y se apiñan alrededor de la Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles y junto a un gran caserón, del s. XVI, casa palacio del Marqués del Bosch, título nobiliario que fue y sigue siendo propietario de grandes extensiones de terreno en la provincia de Alicante.

P1330413 P1330478P1330479 

Como su abuelo, muchos se marcharon a otros lugares en busca de un mejor porvenir. Y se llevaron consigo el alma de este pueblo. Con sus pasos arrastraron las risas de las callejuelas de las mañanas dominicales después de misa. Sus rincones se fueron quedando mudos. Pero el terruño tira mucho y los que se marcharon, volvieron años después.  Y lo que parecía ser un pueblo condenado a desaparecer, floreció como las amapolas en los trigales de primavera. Sus calles se volvieron a llenar de murmullos, de cantos, de risas. Sus casas se poblaron de familias que se trajeron consigo los ecos del progreso pero respetando la tranquilidad de este pueblo de montaña.

P1330534 

P1330540

P1330543

En este lugar, antaño ladera arriba, hubo un poblado morisco, del que quedan algunas ruinas. Posteriormente, se asentaron cristianos viejos que impusieron su religión, sus costumbres, sus tradiciones. En este lugar, hoy se refugian aquellos que huyen de las aglomeraciones de las ciudades, que buscan en el entorno rural el sosiego necesario donde calmar sus inquietudes.

P1330550

P1330545

P1330566

P1330552

P1330560

Ares del Bosque, un pueblecito coqueto y tranquilo entre el Puerto de Confrides y el Puerto Tudons de la sierra de Aitana, a 770 metros (snm) en la sierra de la Serrela. Frente a Alcolecha ó Benassau, depende de por donde se mire, hoy dependiente de este último municipio de la provincia de Alicante. Forma parte, a su vez, de la Comarca del Comtat, tiene unas 40 casas con 39 habitantes en invierno y cerca del centenar en verano. Un pueblecito por donde dejar correr el tiempo y la imaginación, recuperando las voces de nuestros mayores que recuerdan sus vivencias entre estas callejuelas.

P1330535

jueves, 2 de septiembre de 2010

la vida desnuda

 

Hablando con mi hija Myriam de las ultimas películas que hemos vistos juntos este verano me comenta que, cada vez mas, le gustan las películas reales. Las que cuentan la realidad de la vida. No la que muchas veces nos quieren inculcar los mas media o las empresas cinematográficas influenciadas por las modas, la ideología, la actualidad. Lo comparto totalmente. Ella lo llama La vida desnuda. Y, sin saberlo, ni proponérselo, me ha dado el titulo de este articulo.

Aunque a veces no lo quiera ver, mi hija ya no es una niña. Ha madurado más deprisa de lo que me parecía. Esto hace que su visión de las cosas sea más real,  como la vida misma. Y es lo que dice. Muchas películas nos enseñan la pobreza, el hambre, la violencia, la droga, la marginación, ... Son realidades que no nos son ajenas, que no podemos darles la espalda. Ni quiere, ni queremos ocultarlo.

Es la vida desnuda. La vida real. La que duele, la que amarga, la que desespera, la que hace llorar. Aunque a veces nos quieran ocultar su cara triste, dolida, sentida, es la vida y hay que vivirla. Es la vida y hay que soportarla. Es la vida y hay que buscarle remedio. Pero también hay otra vida, no seamos pesimistas. La que sonríe, la que disfruta, la que ríe, la que ama, la que canta, la que tiene esperanza, la que sueña. Ambas conviven y en ambas transcurre nuestra vida. Depende de nosotros afrontarla de una u otra forma, sin ocultarnos la realidad de las cosas. De nosotros depende plantarle cara. De nosotros depende afrontar los  problemas y no crear unos nuevos. De nosotros depende encontrar el camino de un mañana mejor.

DSC03823

niños pueblo Masai. Tanzania 2005

P1300587

niños y mayores Feria Romería de la Santa Faz. Alicante 2010

Guadalest

En un lugar estratégico en medio del Valle, esta población fue ambicionada por todos los pobladores de estas tierras. Guadalest, un pueblo ...

entradas populares