Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2011

el navío Santísima Trinidad en el puerto de Alicante

Imagen
“Entre las impresiones que conservo de mi niñez está muy fija en mi memoria el placer entusiasta que me causaba la vista de los barcos de guerra cuando fondeaban frente a Cádiz ó San Fernando”, así se expresa Gabriel, con cierta nostalgia, el protagonista de la novela “Trafalgar”, primer volumen de los Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós (1). navío Santísima TrinidadDe la misma manera me impresionaría a mí siendo niño y sin serlo. Aquellos barcos de madera de altos mástiles, de larga eslora y alta borda, bien armados de cañones y con mucha valentía entre sus cuadernas, en sus puentes, en su cubierta, en sus cofas. El heroísmo era necesario en los mandos, pero también en la tripulación. La España del siglo XVIII era dueña de los mares. España dominaba grandes extensiones de tierra, casi toda América del Sur entre ellas. Necesitaba una flota bien pertrechada para el tránsito de personas, mercancías y el ansiado oro y plata de ultramar codiciadas por las naciones rivales. Y para…

Todos somos Lorca (Murcia)

Imagen
Parecía que iba ser una tarde como cualquier otra. Después del colegio correrían calle arriba para el ensayo en la Iglesia de Santiago. Un grupo de amigos formaban parte de su coro. El Aleluya, el Agnus Dei, el Te Deum, nacería de estas voces angelicales. Sus cánticos escalarían por las columnas de la nave de la iglesia, escaparían por las vidrieras y dibujarían el cielo con sus acordes musicales. Estos niños lorquinos dejarían correr el tiempo por sus gargantas mientras cantaban canciones religiosas. Hubiera ocurrido así, como en otras tardes, si no lo hubiese interrumpido la tierra. En un instante, en un suspiro, sin aviso previo, la tierra tembló. Hubo un terremoto durante la tarde del pasado 11 de mayo. Algunas feligresas que rezaban sentadas en sus bancos se levantaron alteradas. De la calle entraba un murmullo de la gente que se estaba agolpando en las aceras. D. Eduardo Sánchez, párroco de la Iglesia de Santiago, manifestó a sus alumnos que no se preocuparan y que siguiesen can…