tarde taurina


Los aledaños a la plaza son un hervidero. Un continuo movimiento de personas. También algunos niños que les mueve la vocación. Corrillos de hombres y mujeres comentando las últimas novedades de la tarde. Algunos con el puro entre sus dedos. Algunos con el fino refrescando sus gargantas. Mujeres con claveles rojos entre sus cabellos. Los nervios se aferran a las gradas. Los alguaciles. El paseíllo. Primeros lances con el toro. ¡Suerte maestro!.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alicante, la millor terra del món

Españoles en Argelia, historia de una emigración

Barcos de vapor en “El amor en los tiempos del cólera”.