viernes, 12 de abril de 2019

Si no vas a por todo, ¿para qué vas?.



Hoy todo se mide en clave electoral. Los gestos, las maneras, la forma de hacer las cosas, las decisiones, están encaminadas a mantener la imagen que cada partido quiere mostrar a su electorado.

Tanto el Partido Popular como Ciudadanos afirman que la convocatoria de elecciones generales anticipadas se debe a su presión parlamentaria y política - y seguro que también es así - y no sólo a la falta de apoyos a los Presupuestos Generales del Estado por los partidos políticos que votaron a favor de la investidura de Pedro Sánchez como Presidente del Gobierno.

En todos hay mucha incertidumbre por el resultado de estas elecciones generales y prisas en captar la atención del electorado.

Sorprende ver lo mal que han emprendido los partidos políticos la precampaña electoral para el 28 de abril. Tanto presionar para tener elecciones generales anticipadas y luego todo es pura improvisación, o eso parece. Propuestas manifestadas por Casado, que luego matiza el PP a través de sus portavoces, para terminar diciendo que es una noticia falsa tergiversada por algunos medios de comunicación. Manifestaciones de Rivera proponiendo un Gobierno de Coalición con el PP cuando aún no se ha votado. Casado tomó enseguida el guante, divertido y risueño - Rivera se lo puso en bandeja - y le ofreció la cartera de Exteriores, claro que desde Ciudadanos le dijeron que el Presidente del Gobierno será Albert Rivera y este quien ofrecerá al PP algunos Ministerios. Abascal pidiendo legislar la posibilidad del uso de armas para que cualquiera pueda utilizarlas cuando crea conveniente para salvaguardar su seguridad en su casa. Iceta sugiriendo un referendum de independencia pactado en Cataluña, un despropósito que enseguida desmintió Ábalos. E Iglesias, desaparecido en combate, con todo el derecho del mundo por su permiso de paternidad, pero con un problema de liderazgo en su partido.

El centro derecha y la derecha española están muy nerviosos, derechizando ambos sus propuestas ante la irrupción de VOX. Se olvidan que en España las elecciones generales las ganan aquellos partidos políticos que están más cerca del centro electoral. Es cierto que con Podemos y con VOX, los extremos tiran a sus lados con mucha fuerza, aunque actualmente más el segundo que el primero.

Más nervios hay en Podemos. Las encuestas ya los sitúan en la quinta fuerza política después de VOX. Esto es debido a malas tácticas y nula estrategia. Y a la falta de credibilidad de su líder. Se echa de menos a ese Pablo Iglesias que preconizaba ser un líder que vive cerca de sus vecinos, en un piso de 90 m2, que compra el pan y el periódico en un comercio del barrio, que es uno de ellos,… Todo se derrumba con la compra de su mansión, con su exigencia de escolta permanente, con la reivindicación de sus nuevos privilegios como parlamentario, etc. Ya no es quien era, por algo será que se ha quedado solo, ya no le acompañan quienes lideraron con él la composición de Podemos después del 15M.

Por su parte, Sánchez se ve ganador, holgadamente. En cada encuesta, suma un poco más. Favorece al PSOE el efecto Moncloa, la caída en la estimación de votos de Podemos y que Ciudadanos parece que se desinfla por su derechización y por su expresa negativa a apoyar a un supuesto Gobierno de Pedro Sánchez después de las elecciones generales.

Unos y otros tienen que ir a ganar las elecciones generales. Han de tener un único objetivo: gobernar España con una base sólida, con una mayoría clara y contundente que nadie cuestione. Es la única manera de tener éxito y su mejor resultado. Porque si no vas a por todo, ¿para qué vas?.


Este artículo se ha publicado con anterioridad en mi columna de opinión del periódico Alicante Press.

No hay comentarios:

La Real Liga Naval Española en Alicante con Luís Barcala.

En un ambiente distendido y ameno propio de la camaradería de las gentes del mar, desde la Delegación de la Real Liga Naval Española (...

entradas populares