jueves, 22 de mayo de 2008

Berlín





Lo que queda del muro de Berlín se ha convertido con el tiempo en un símbolo a la libertad. Piedra a Piedra. El muro forma parte del recuerdo de unos acontecimientos que no debieron ser y fueron. Que debieron evitarse y no se evitaron. Y hoy ese muro, que fue infranqueable para muchos, es un mural de arte espontáneo y callejero. Y un símbolo para Berlin también es su Puerta de Brandemburgo que hace años dividía a Alemania en dos y ahora es una puerta abierta al futuro para todos.

No hay comentarios:

entrevista a Pascual Rosser Limiñana sobre sus novelas

En su libro, Más allá del horizonte, habla del exilio forzoso al que, como vemos en televisión, se ven obligados millones ...

entradas populares