lunes, 24 de diciembre de 2007

Navidad 2007-2008


Los ojos llorosos, haciendo pucheros. Un niño pequeño tira de la mano de su madre. Se les acerca un hombre alto, barbudo, larga melena, vistiendo con algo parecido a una túnica. La madre recela del intruso. "¿Cómo te llamas?". "Jesús", le dijo el niño. "Me llamo como tú. ¿Por qué lloras?", le pregunta el hombre. "Este año no han puesto luces en mi calle. Eran tan bonitas …" "No te preocupes. Hay otras luces. Lo importante de las Navidades no son las luces de las calles, ni los adornos, ni los escaparates. Lo importante es que quieras a tus padres y que ellos te quieran a ti. Lo importante es que juegues con tus hermanos y que perdones a tu hermanito pequeño cuando no te deja jugar. Lo importante es que seas feliz y hagas felices a los que te rodean. Lo importante de las Navidades, también, es que te acuerdes un poquito de mí. Mira, ese niño pequeñín que está en un pesebre, en el belén de allí, acércate, ¿lo ves?. Ese niño soy yo". Se encuentra con una sonrisa de complicidad. "Queremos serlo todos un poco", dice la madre. "Queremos serlo los que deseamos un mundo mejor, los que deseamos un mundo más solidario. Queremos serlo los que nos gustaría que el mundo fuese más igualitario y más justo".

¡¡¡ FELICES NAVIDADES !!!

1 comentario:

Juan José dijo...

Saludos, compañero:
Muchas gracias por la información del restaurante.
Y, por supuesto, FELICIDADES por el primer mes de vida del blog.
Ojalá cumplas muchos más

entrevista a Pascual Rosser Limiñana sobre sus novelas

En su libro, Más allá del horizonte, habla del exilio forzoso al que, como vemos en televisión, se ven obligados millones ...

entradas populares