Palacio Rural Universitas






Hace algunos años, volviendo de Alarcón camino de Mota del Cuervo, pasamos por un pequeño pueblo. En el arcén, al llegar, un enorme cartel anuncia que se trata de un conjunto histórico-artístico, nada más. La curiosidad hizo que desviáramos nuestra ruta. Entramos en Villaescusa de Haro, que así se llama. Pueblo pequeño de la provincia de Cuenca, a unos 6 kms de Belmonte. Nos esperaba una sorpresa inesperada. El caserón más grande, la iglesia, rodeada de casas blasonadas con fábrica de piedra. Entramos en la iglesia. De estilo gótico tardío y portada renacentista, con una sóla planta. Hay una capilla, de la Asunción. En la capilla, un retablo. Un magnífico retablo de principios del s. XVI, madera policromada que cuenta los misterios de la Virgen María. Independientemente de tus creencias religiosas, es una maravilla, una obra de arte, que se le da poco relieve. En cualquier pueblecito de la costa a mucho menos se le da mucha más importancia, quizá porque están más acostumbrados a llamar la atención del visitante.

Unos años después hemos vuelto. Villaescusa de Haro tiene otra sorpresa que entonces no nos dimos cuenta. Muy cerca del Ayuntamiento, muy cerca de la iglesia, está la Palacio rural Universitas.

Es un lugar idóneo para el sosiego, para olvidarse de las prisas y de las tensiones de cada día. Un lugar para desconectar, un lugar para disfrutar en familia. Un lugar para dormir a pierna suelta. Sus muros están cargados de historia y, hoy, muchos de sus muros están forrados de libros, libros de literatura, de viajes, de historia, libros que están a la disposición del huésped, libros que se dejan acariciar por manos desconocidas. Algunas de sus narraciones podrían haber ocurrido aquí. Algunos de sus cuentos salen de sus páginas para soñar con los visitantes. Las paredes también tienen libros y esculturas de Adolfo, uno de los propietarios, que nos atiende con cuidadosa amabilidad.

Si vas con niños, en la parte trasera hay unos columpios, un foso con tierra, césped, piscina y jardín donde pueden correr y jugar mientras descansas en la casa. Como la casa, el jardín, el aparcamiento, están cerrados, no hay coches, no hay intrusos. Adolfo nos da un plano de cómo llegar a una cuadra en Pedroñeras. Hay una empresa que alquila burros para excursiones. Es divertido ver a tus hijos montados en un burro pero también lo es montarte tú, emulando a Sancho Panza. Y estos son unos burros, nacidos en Marruecos, más fáciles de domesticar que los tercos de la península, nos dice Marcelino, su dueño.

La noche enfría las mejillas de mis hijos. Hace un frío que pela. Los gruesos muros de la casa rural nos acoge, nos dan cobijo, nos regala con el sosiego que se respira bajo su techo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alicante, la millor terra del món

Españoles en Argelia, historia de una emigración

Barcos de vapor en “El amor en los tiempos del cólera”.