domingo, 21 de enero de 2018

¿Presos políticos en España?



La política es un arte, forma parte de la vida cotidiana, levanta pasiones, implica compromiso. En política a veces se exagera en el mensaje, incluso se dicen medias verdades, lo que es inadmisible es que se mienta por sistema.

Los independentistas catalanes hacen manifestaciones falsas sobre la existencia de presos políticos en el Estado español. Quien afirma esto lo hace con el solo propósito de hacer daño a la imagen de España y no se dan cuenta que con esas manifestaciones la imagen que mancillan es la de Cataluña.

Entendemos por presos políticos aquellos que son encarcelados por sus convicciones y por sus ideas políticas. Los ex consejeros catalanes no han sido encarcelados por sus ideas sino por sus hechos: presuntamente por rebelión, sedición y malversación de fondos públicos en relación con el proceso independentista. En España NO hay presos políticos.

Amnistía Internacional tampoco considera como presos políticos ni presos de conciencia a los dirigentes del proceso independentista en prisión preventiva: ni a los exdirigentes de la Generalitat catalana, ni a los responsables de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y de Ómnium.

Quienes sí fueron presos políticos durante el franquismo han manifestado su indignación porque algunos políticos nacionalistas los comparen a ellos con los encarcelados por el proceso independentista. Basta leer sus manifestaciones para ver la magnitud de su enfado, así Víctor Díaz-Cardiel, histórico dirigente del PCE manifiesta que “tal banalización de la realidad es una falta de respeto”; Antonio Gallifa, ex dirigente del PCE, comenta que “decir que en España hay presos políticos es un falseamiento de la Historia y una hipocresía” añadiendo que “los promotores del proceso independentista son unos delincuentes que han ido de ilegalidad en ilegalidad”. Ahondando más en este asunto, Justiniano Martínez, ex Secretario General del PCE en Madrid, es rotundo al afirmar que “No ha habido ni un preso político en España desde 1976”.

Los siete últimos presos políticos del franquismo - Eduardo “Teo” Uriarte, Jose María Zubiaga, Iñaki Viar, Rafael Simón, Luís María Igartua, Javier Elorrieta y Luís Emaldi – afirman, en contra de la campaña de desprestigio que los independentistas están haciendo contra la democracia española, que “nuestra Constitución define a nuestra Nación como un Estado de Derecho y garantiza que nadie pueda ser perseguido por motivos ideológicos, políticos y religiosos. Por todo ello, afirmamos que en España no hay presos políticos, ni nadie se ve obligado a expatriarse como consecuencia de una supuesta persecución política ejercida por el Estado ó los jueces, tal como lo sanciona el artículo 19 de la Constitución. Queremos también reconocer – continúan diciendo - que en nuestra patria se cumplen todas las condiciones para la expresión plena de cualquier ideología moralmente legítima, y están garantizadas las vías democráticas para la consecución de cualquier objetivo, político, económico y social compatible con la libertad y la justicia”.

Está claro que en España NO hay presos políticos, hay políticos presos que no es lo mismo. Jugar con las palabras en un tema tan serio como este es una irresponsabilidad manifiesta, lo haga quien lo haga desde la ambición política rupturista ó desde las ideas independentistas. Lo único que consiguen es su propio descrédito.


Este artículo lo he publicado con anterioridad en mi columna de opinión del periódico Alicante Press.

No hay comentarios:

El rey Juan Carlos I de España, protagonista

El rey Juan Carlos I de España, protagonista de la historia de España. Un protagonismo que los españoles estaremos siempre profun...

entradas populares