jueves, 4 de enero de 2018

La Cabalgata de Reyes Magos de Alcoy, una tradición contra toda polémica.



Nadie nunca podrá usurpar una tradición tan arraigada en una noche mágica: la venida de los Reyes Magos de Oriente cargados de regalos para niños y adultos. Se interprete como se interprete, ya que la imaginación es libre. Incluso nadie nunca hasta ahora ha cuestionado como racista la Cabalgata de los Reyes Magos de Alcoy porque sus pajes vayan todos de negro. Sólo el oportunismo y/ó la falta de información pueden haber motivado una afirmación tan desafortunada como falsa. Pero permitan que empiece este argumento desde el principio.

La noche de la venida de los Reyes Magos es mágica desde la adoración del niño Jesús hasta nuestros días. En la actualidad alegran a otros niños, y no tan niños, con sus regalos ya sean un mensaje de paz ó de regalos propiamente dichos. Esta venida se anuncia por los pajes reales y se representa por la Cabalgata de los Reyes Magos.

La más antigua de España, y del mundo, es la que se hace en Alcoy (Alicante) desde 1885.


Los alcoyanos, y muchos visitantes de fuera que quieren disfrutar de esta Cabalgata, se multiplican por las calles para gozar de sus tres actos:

·        el domingo previo al 5 de enero se realiza el primero de estos actos llamado “Les Pastoretes” ó Las Pastorcillas: los niños y niñas de la ciudad asisten vestidos de pastores a adorar al niño Jesús que está en un nacimiento en la plaza de España de Alcoy;
·        el 4 de enero, víspera de la cabalgata, es “La Burreta” ó Bando Real: consiste en recibir al Embajador Real que anuncia la llegada de Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente;
·        y el acto principal es la Cabalgata de los Reyes Magos de Alcoy. Se realiza a partir de media tarde, generalmente desde las 18 h, del 5 de enero. Con una duración de unas cuatro horas la ciudad bulle de emoción, de alegría, con esperanza de cumplir algunos de sus sueños con los regalos que los Reyes Magos traen de Oriente.

Participan en la Cabalgata unas mil quinientas personas. Tiene su propia personalidad, así el rey Baltasar sale en segundo lugar y los 400 pajes de los Reyes Magos, todos vestidos y pintados de negro con los labios, una faja y el gorro de color rojo, disfraz que protege su anonimato, suben a los balcones de las casas con unas escaleras para entregar los regalos a sus habitantes.


Esta Cabalgata está declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio en el 2001, Bien de Interés Cultural por la Generalitat Valencia en 2011, y se ha solicitado su reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad.

Todo esto avala la originalidad y espectacularidad de esta Cabalgata en la que destaca, también, la espléndida coordinación de todos sus participantes.


Pues bien, esta popularidad y buen hacer ha sido puesta en duda por Rita Bosaho (Santa Isabel, Fernando Poo, Guinea Ecuatorial, 1965), diputada por Alicante en el Congreso de los Diputados de la coalición Compromís-Podemos-Es el Moment, que ha manifestado a través de un mensaje en su cuenta de twitter que es racista que todos los pajes sean negros y que el Ayuntamiento de Alcoy ejerce el racismo institucional. Si lo que pretendía es buscar protagonismo, lo ha conseguido. Pero nada más, salvo mucha indignación. Todo el pueblo de Alcoy ha levantado su voz en señal de protesta. Y no solo de Alcoy, defendiendo esta tradición de más de 150 años que sólo busca “disfrazar” la emoción de una noche mágica para muchos niños de esta localidad.


No hay comentarios:

Navegar por el Wolfgansee. Entre Sankt Gilden y Sankt Wolfgang

Navegar por un lugar diferente al que estás habituado siempre es un aliciente, hacerlo en un lago cubierto de nubes y lloviendo sin para...

entradas populares