miércoles, 3 de enero de 2018

Mayas, el enigma de las ciudades perdidas


Los Mayas, ese pueblo enigmático, avanzado, aún guarda muchos misterios por descubrir. Una civilización tan avanzada en muchas cosas ¿cómo fueron capaces de construir las pirámides de sus templos y de sus palacios? si no conocían la rueda ni animales de carga como los caballos ó las mulas para el transporte. La carga de materiales era manual ó en canoas por los ríos.


Una extraordinaria exposición en el Marq Museo Arqueológico de Alicante nos acerca a los Mayas y nos narra a través de tres salas temáticas diversos aspectos de su vida cotidiana: la construcción de las ciudades, sus reyes, el calendario maya, el juego de la pelota, …


Los Mayas existen hace más de 4.000 años. En la actualidad, aún viven mayas en 5 países de América Central: Guatemala, México, Honduras, Belice y El Salvador.


El rey ó ajau era la persona más poderosa de la sociedad maya. Lo consideraban casi como un Dios. Vestía y se adornaba con mucho lujo. Durante las ceremonias se hacía heridas para ofrecer su sangre a los dioses.


Muchos eran los Dioses de los Mayas, destacando el Dios del Sol, el Dios de la lluvia ó el Dios del Maíz. Para tener contentos a sus Dioses, hacían rituales constantemente.

La escritura jerolífica de los mayas tiene más de 800 signos. Se escribía en altares y estelas de piedra, en recipientes de cerámica y en los códices (libros pintados). Cada signo suele tener una forma cuadrada con las esquinas redondeadas formando diseños abstractos y complejos. Los textos jerolíficos suelen aparecer en columnas y se leen de izquierda a derecha y de arriba abajo. Los números mayas se escribían con puntos y rayas: un punto era un 1; una raya era un 5; para números grandes usaban una cifra de 20 en 20.


El calendario, el modo de medir el tiempo entre los mayas, es uno de lo más complejos y exactos del mundo antiguo. Utilizaron varios calendarios que acoplaron entre sí y que usaron para registrar los ciclos de la naturaleza y para documentar su propia historia. El calendario solar ó Haab es un calendario de 365 días, dividido en 18 meses de 20 días, más 5 adicionales añadidos a final de año, que se consideran días nefastos.  El calendario ritual ó Tzolkin, de 260 días que consistía en la combinación de 13 números de 20 días, es decir, cada nombre de día se numeraba del 1 al 13, por lo tanto 20x13=260 días diferentes. La Rueda Calendárica es la combinación del calendario Tzolkin y el calendario Haab. Cada uno de estos calendarios se repiten cuando se termina la ecuación. Los mayas integraron estos dos calendarios en uno sólo, haciéndolo correr en paralelo. Este calendario combinado contiene ciclos de 52 años. La Cuenta Larga: a diferencia de los anteriores, este calendario no es cíclico, sino que cuenta el tiempo ininterrumpidamente desde un punto de partida, un “año cero “ ´ó “año base”, que para los mayas era el 13 de agosto del año 3114 a C. La Cuenta Larga registraba el tiempo transcurrido desde la creación del mundo ó “año base”, y era utilizado para documentar los acontecimientos históricos.


Las ciudades mayas eran muy extensas con espacios de bosques y zonas cultivadas entre las casas. Una gran plaza era el centro de la ciudad, como punto de encuentro para ceremonias, fiestas, acontecimientos sociales. Estaba rodeada de pirámides con escalones que eran los templos y los palacios del rey y sus nobles. Construían los edificios más importantes sobre plataformas elevadas y los decoraban con vivos colores. También utilizaron la piedra, el barro, la madera y el estuco.  Los mayas pintaban escenas de colores en las paredes de los templos y en recipientes de cerámica.


Las mejores esculturas las encontramos en las estelas, enormes bloques de piedra con imágenes del rey y con textos sobre hechos de su reinado. Fueron grandes artistas e hicieron pequeñas obras de arte con piedras preciosas como el jade ó la obsidiana.


Los alimentos esenciales de los Mayas eran el maíz, el frijol ó alubia y la calabaza. Según sus creencias, los dioses habían creado al hombre a través del maíz. También era muy importante el cacao por medio del cual hacían el chocolate. Esta era una bebida excitante sólo para la clase dirigente de las ciudades.


Como moneda usaban granos de cacao, conchas ó piedras preciosas como el jade.

Jugaban a la pelota en campos estrechos y alargados. La pelota no podían tocarla con las manos, sólo con las rodillas, caderas ó muslos. Tras la partida se hacían sacrificios humanos. Más que un deporte era un espectáculo de gran simbolismo religioso.


No hay comentarios:

Un astronauta en la catedral de Salamanca

Callejeando por la monumental Salamanca, admiramos sus edificios de noble fábrica, Patrimonio de la Humanidad con el resto de su casco a...

entradas populares