domingo, 20 de septiembre de 2009

la isla de Benidorm desde Campello

 

Hace una tarde estupenda para salir a navegar. Desde el Club Náutico de Campello. El mar está en calma, aunque un poco rizado mar a dentro.  Por la hospitalidad de Paco, el Patrón del Cuscanelles (cosquillas, en valenciano). De tripulantes, nuestra familias y nuestros hijos. También nos acompaña el Capitán Antón.

P1220494

P1220496

Las olas no rompen, moldean el mar. Lo ondulan. Y el Cuscanelles las sortea, las sube, las baja. Navega sobre su lomo. Mientras el mar nos susurra aventuras de ayer y de hoy, los niños en la proa disfrutan de la travesía.

Desde cubierta vemos las montañas. Aitana, el Puig Campana, Bernia, … Dibujan el horizonte. El azul de su tierra contrasta con el azul del mar y del cielo.

P1220508

P1220509

P1220510

P1220511

Nos acercamos a la isla. Se perfila por la proa, frente a la Sierra Helada. Frente a las playas de Benidorm. En su arena, en sus orillas, bañistas disfrutan de sus aguas transparentes. Casi hormigas. Puntitos de colores, como de colores son sus bañadores.

Otros barcos. Yates. Veleros. Amarrados a las boyas varadas para las embarcaciones de recreo que se acercan a la isla. No hay embarcadero. En tierra firme, un restaurante. Es la única edificación de la isla, a excepción de un pequeño faro que con su luz señaliza la isla por la noche y con su haz luminoso avisa a los navegantes de su existencia. Refugio de aves, sobre todo gaviotas y cormoranes. Como lo fue de piratas que asolaron estas costas hace algunos siglos.

P1220514

P1220520

P1220535

P1220560

P1220569

P1220618

Estamos a unos cincuenta metros del fondo. El agua está oscura, pero transparente en los primeros metros. Cuando nos bañamos nuestras piernas parecen que flotan en la inmensidad del mar. Nadamos en los alrededores del Cuscanelles, en un agua fresca pero agradable.

P1220599

En cubierta cambiamos impresiones después del baño mientras oímos las risas de los niños. Para ellos, para nosotros, está siendo una tarde extraordinaria. Pero hay que volver. La tarde se apaga, la luz se enturbia, la luna está ya presente en el cielo. Volvemos como lo hacen otros barcos. Mientras regresamos, la puesta de sol va coloreando de dorado todos los contornos de la costa. ¡Desde el mar es impresionante!.

P1220546 P1220548

P1220538

P1220552

P1220747 

P1220748

No hay comentarios:

Guadalest

En un lugar estratégico en medio del Valle, esta población fue ambicionada por todos los pobladores de estas tierras. Guadalest, un pueblo ...

entradas populares