con pañales fui la primera. Moros y Cristianos en Mutxamel

 

Con pañales fui la primera vez. En brazos de mi abuelo Alarico. Muchas veces me ha contado que ese día fuimos objeto de todas las miradas. Tan orgulloso estaba de su primer nieto. Ataviados con bellos ropajes, parecíamos reyes ó príncipes. Mejor dicho, Jeques. Largas túnicas y enrevesados turbantes. Coloridas telas. Cintas y adornos brillantes. Largas lanzas con puntas afiladas. Por la calle principal, con redobles de tambores y melodías de instrumentos de viento. Llevando el paso marcialmente, según cada compás.

P1230632

P1230639  P1230643 

P1230656 

P1230657

P1230667

P1230670

P1230671 

Recesvinto me pusieron de nombre, aunque mis amigos me llaman Vinto. Suena un poco raro y yo digo que raro no, diferente. No es de extrañar que sea este mi nombre porque a mi bisabuelo se le ocurrió llamar a su hijo, Alarico. El llamó a mi padre, Leovigildo. Y mi padre siguió la tradición de poner a sus hijos los nombres de los reyes godos.

Con el tiempo mi abuelo, mis padres y yo participamos de estas fiestas en comparsas diferentes, según nuestro entorno de amistades. Y no por esto vamos a estar disgustados. Porque comparsas son muchas las que son. Maseros, Piratas, Contrabandistas, Templarios, Zegríes, Xodios, Abencerrajes, Cordó, Els Pacos.

P1230686

P1230687

P1230696

P1230706

P1230707

P1230759

P1230764

P1230785 Capitán Moro

Continúo la tradición de participar activamente en las fiestas de moros y cristianos de mi pueblo, Mutxamel, que es lo importante. Al caer la tarde, después del desfile, nos juntamos toda la familia vestidos con las ropas que representan las tres culturas monoteístas: judíos, árabes, cristianos. En un ambiente de tolerancia y respeto mutuo, como ocurría en el Toledo de la Reconquista. Como sería deseable que ocurriese para siempre en la actual Jerusalén.

P1230790

P1230795

P1230801 Capitán Cristiano

P1230807

P1230812

P1230814

P1230815

P1230825

P1230831

P1230833

P1230838

P1230846

P1230852

P1230853

Alrededor de una mesa, con productos de la tierra y del cercano mar Mediterráneo. No pueden faltar los tomates de este pueblo, Mutxamel, reconocidos por su sabor y la textura de su piel. Con la repostería de uno de los mejores hornos, unas copas de vino Fondillón, de dulce paladar. Famoso desde antiguo, bebido por reyes, nobles y el pueblo llano. Entre bocado y bocado, las impresiones del día y de lo que será la noche. Tertulia antesala del desenfreno, del baile y de la juerga, con responsabilidad y sin excesos. Pero diversión en cualquier caso. Fiesta y alegría a raudales. Y la famosa melodía de Paquito el chocolatero, al amanecer.

Páginas relacionadas:

http://club.telepolis.com/darnil/Historia/godos.htm

http://www.mutxamel.org/

http://www.mutxamel.net/festesmutxamel/

http://www.mutxamel.org/pagina.asp?tipo=submenu&submenu=176&menu=1

Comentarios

Paskki ha dicho que…
Mi familia y yo estuvimos invitados por un concejal del actual gobierno municipal. Gracias a él disfrutamos en primera línea de tanta explosión de colores, imaginación, música, ..., en estas fiestas de moros y cristianos de Mutxamel. Gracias, Antonio.

Entradas populares de este blog

Alicante, la millor terra del món

Españoles en Argelia, historia de una emigración

Barcos de vapor en “El amor en los tiempos del cólera”.