lunes, 25 de junio de 2018

Cuatro años reinando no sin sobresaltos


Tan sólo han sido cuatro años y parece que ha pasado una eternidad. Cuando Felipe de Borbón y Grecia fue proclamado rey de España con el nombre de Felipe VI (19 de junio de 2014) la Monarquía española estaba en momentos bajos en los que se cuestionaron algunos episodios de la vida privada del rey Juan Carlos. El propio D. Juan Carlos manifestó en reiteradas ocasiones que la Familia Real española tiene que tener un comportamiento ejemplar y estas palabras fueron su peor enemigo al cuestionar parte de la sociedad española algunos momentos de su biografía sin valorar cuestiones de Estado que ocurrían en esos mismos escenarios.

Al principio del reinado de Felipe VI retumbaba en la atmosfera social española otra frase lapidaria del rey Juan Carlos: “en España habrá Monarquía mientras esta sea útil”. Y vaya si lo ha sido en estos cuatro años, sentando las bases de un sólido reinado en los años venideros.

Felipe VI ha demostrado ser un factor de estabilidad política en unos momentos en que en España han pasado cosas que nunca antes se habían producido y no me refiero sólo al referéndum ilegal en Cataluña y la declaración efímera como República de esa Comunidad Autónoma española. En este periodo de tiempo en España ha habido dos elecciones generales con el fin del bipartidismo, hubo un largo periodo de 10 meses con el Gobierno en funciones después de las elecciones generales hasta nombrar al nuevo Presidente en las Cortes. En nuestra joven democracia no estamos acostumbrados a que el Gobierno de España gobierne en minoría con necesidad de pactos desde la misma Moción de Investidura. El rey tuvo que hacer un ejemplar discurso televisado el 3 de octubre de 2017 después de la declaración ilegal de independencia del Gobierno Catalán parando ese golpe de estado y frenando reacciones encontradas que la historia definirá en su justa medida. Por primera vez se ha intervenido una Comunidad Autónoma por el Gobierno de España y se ha aplicado el artículo 155 de la Constitución, medida apoyada por PP, PSOE y Ciudadanos. Recientemente ha habido un cambio de Gobierno después de una Moción de Censura, ganándola y llegando al poder un partido político, el PSOE, que no lo ha conseguido después de ganar las últimas elecciones generales, posibilidad que recoge el articulado de la Constitución española de 1978. Pedro Sánchez, nuevo Presidente del Gobierno de España, ha conseguido el Gobierno con el apoyo de su partido, de los populistas y de los independentistas para desalojar del poder al PP por reiterados casos de corrupción y después de la sentencia del Caso Gurtel.

España es “una gran nación en la que creo, a la que quiero y a la que admiro, y a cuyo destino me he sentido unido toda mi vida como Príncipe heredero y – hoy ya – como rey de España”. Este fue uno de los primeros párrafos del discurso de proclamación de Felipe VI. Dando, después, las bases de su reinado indicando ser un rey constitucional y símbolo de la unidad y permanencia del Estado, una Monarquía Parlamentaria, destacando que “la independencia de la Corona, su neutralidad política y su vocación integradora ante las diferentes opciones ideológicas, le permiten contribuir a la estabilidad de nuestro sistema político, facilitar el equilibrio con los demás órganos constitucionales y territoriales, favorecer el ordenado funcionamiento del Estado y ser cauce de cohesión entre los españoles. Todos ellos, valores políticos esenciales para la convivencia, para la organización y desarrollo de nuestra vida colectiva”, añadiendo que “la Corona debe buscar la cercanía con los ciudadanos” y así lo hace: cada vez que realiza una visita oficial donde el pueblo puede estar cerca, Felipe VI disfruta de un baño de multitudes.

Felipe VI también manifestó en su discurso mencionado que ha de “velar por la dignidad de la institución, preservar su prestigio y observar una conducta íntegra, honesta y transparente, como corresponde a su función institucional y a su responsabilidad social”.

La valoración que el pueblo español hoy hace de los reyes de España es extraordinariamente buena, cambiando de forma radical en positivo las bajas valoraciones de hace cuatro años. Según las últimas encuestas, el 76,2 % de los españoles opinan que Felipe VI es un buen rey, recibiendo una valoración del 7,4 (muy alta también entre jóvenes de edad entre 18 a 29 años con una valoración del 6,5), más del doble que los líderes políticos españoles. Valoración tan favorable que está extendida por todas las fuerzas políticas en España. Esta encuesta añade un dato de enorme relevancia y es que el porcentaje aún sube más, a un 78,8%, al destacar el papel que hacen los reyes de España en sus acciones y viajes internacionales.

Este artículo ha sido publicado con anterioridad en mi columna de opinión del periódico Alicante Press (el 17 de junio de 2018). 

No hay comentarios:

Un astronauta en la catedral de Salamanca

Callejeando por la monumental Salamanca, admiramos sus edificios de noble fábrica, Patrimonio de la Humanidad con el resto de su casco a...

entradas populares