martes, 13 de marzo de 2018

Merece ser contado




Decía el colombiano Gabriel García Márquez en una entrevista, ya consagrado como escritor, que “ahora entiendo por qué los abuelos contaban cuentos”. Y añadió que “cuando quiero escribir algo es porque siento que merece ser contado. Más aún, cuando escribo un cuento es porque a mí me gustaría leerlo”.


Qué grande es contar historias, narrar experiencias reales o fruto de la imaginación, invitarte su autor – sin hacerlo expresamente – a trasladarse a otros mundos con su narración, a ser espectador o protagonista de historias ajenas, mutarte como héroe o como villano según te plazca y vivir de forma literaria otra dimensión de sucesos que otro cuenta cuando tienes su libro en tus manos.

Guillermo Roz, escritor argentino, estuvo en Alicante el pasado 15 de febrero acompañado del periodista Jordi Sánchez Navas. Invitados por el Rotary Club Alicante Costa Blanca en su reunión del medio día y por la Universidad de Alicante por la tarde. Cuando Guillermo pisó esta costa por primera vez hace unos años sintió que volvía a su tierra, “a España, la madre patria, mis abuelos emigraron desde Galicia. Soy contador de historias, vine al origen de la historia”. Unos amigos le llevaron a San Juan de Alicante. En la playa, un día soleado, el cielo azul, la luz inmaculada, el mar tranquilo y transparente, comparó esta orilla – sin proponérselo - con un Manhattan playero ó con el Miami de altas palmeras. Quedó impresionado. Prometió volver aunque Madrid era su destino.

En el Club Rotario Alicante Costa Blanca, cuyos socios reivindican la solidaridad de todos para todos para hacer de este un mundo mejor y que invita a su mesa a lo más granado de la sociedad para compartir experiencias y estar informado, Guillermo habló de “Malemort y otros viajes literarios”. Un recorrido por sus obras y su experiencia literaria.

Guillermo se definió a sí mismo como “emigrante, argentino, publicista, vegetariano y escritor”. Guillermo quiso cumplir un sueño: se propuso ser escritor en la capital de España. Lo dejó todo atrás porque sí, de forma voluntaria, sin dramas ni persecuciones, sólo con la convicción que quería vivir en España como escritor. No se imaginaba lo que le esperaba. Sin padrino, sin editor, lo pasó realmente mal. Los inicios son siempre duros, mucho más si estás lejos de casa, sin saber dónde ir si la adversidad se ceba sobre ti. Pero esto no le rindió sino que le hizo más fuerte para alcanzar su objetivo.

Estaba convencido. Comprobó cómo su imaginación llenaba de palabras las hojas en blanco, cómo sus ideas fluían unas detrás de otras sin premeditación, sin un orden establecido. “Cuando la narración de una aventura te lleva a otra, y ésta a otra, y así sucesivamente, es cuando te crees que eres escritor”.

Le descubrió una agencia literaria y desde entonces el éxito le ha acompañado. Su talento triunfa en Madrid y en otros lugares de la geografía española. Es un verdadero superviviente ante la adversidad.

Como Malemort, protagonista de su tercera novela, que “entregó su vida a construir un sueño”, teniendo en cuenta que “no sospechamos ni de lejos cuál es el espectáculo que el camino nos reserva”, Guillermo Roz está construyendo el suyo.

Su vocación, su empeño, su fuerza de voluntad, su esfuerzo para conseguir su meta tan anhelada, va teniendo su recompensa. Escritor de ficción con novelas tituladas “Les ruego que me odien”, “Tendríamos que haber venido solos” y “Malemort, el impotente”, ha ejercido el periodismo cultural, colabora en España con El País Semanal y el Universal de México, realiza Talleres para escritores y colaboraciones en Universidades. Y en mayo publica su cuarta novela.


Este artículo lo publiqué con anterioridad en mi columna de opinión del periódico Alicante Press.

No hay comentarios:

Navegar por el Wolfgansee. Entre Sankt Gilden y Sankt Wolfgang

Navegar por un lugar diferente al que estás habituado siempre es un aliciente, hacerlo en un lago cubierto de nubes y lloviendo sin para...

entradas populares