cien años de la Venta Benifato (Alicante)


Hace cien años se tenía que hacer un largo recorrido para que las mercancías de la montaña alicantina llegaran a la costa, para buscar remedios médicos, para el intercambio cultural. Era necesario, imprescindible, la ayuda del animal para desplazarse. En lomos de burro, asno ó caballo. En carreta, en tartana, calesas, diligencias, carros arrastrados por caballos. Por caminos de tierra, con fuertes desniveles, por pronunciadas curvas, por el borde de precipicios. Soportando las inclemencias del tiempo, ya fuese el calor ó el frío, bajo la lluvia ó las nevadas del invierno. Una verdadera aventura.


Es en 1910 cuando Miguel Frasés Bardisa y su esposa, Josefa Frasés Mora, se deciden poner en marcha un sueño. Construir una Venta a las afueras de Benifato, junto al camino que baja al mar ó sube a los pueblos más altos de las montañas, según se mire, para dar descanso y comida a aquellos viajeros, y sus caballerías,  que recorrían en varios días lo que hoy hacemos en una horas en coche. Mujeres y hombres descansaban, se alimentaban y se hacían el ánimo de seguir camino, mientras los animales hacían lo propio en los establos de la parte trasera de la Venta. Por estos muros han pasado las sensaciones de varias generaciones, sus proyectos, sus desvelos, sus alegrías, sus penas, sus necesidades de superación. Forjándose un carácter y una personalidad emprendedora propia de estos pueblos de la montaña.



Pero los tiempos cambian. Estos caminos dejaron de serlo. Asfaltaron su lienzo de tierra y ya no lo recorrían animales de monta ó arrastrando carros, sino vehículos a motor.  En 1974 lo que fue Venta se convirtió en Restaurante, aunque conservó el mismo nombre. Cambió su denominación, pero no su cocina, ni la manera de mimar sus recetas con productos del campo elaborados por ellos mismos, ni el trato familiar que, desde siempre, caracterizan a los miembros de esta casa.


Han mantenido la Venta como lo estaba entonces, conservando también la tradición centenaria de sus antepasados y sus platos más típicos, como la olleta de blat, probablemente la mejor olleta del Valle Guadalest. Hoy son los bisnietos de Miguel y de Josefa, la cuarta generación de esta familia, los que continúan con lo que fue un sueño de sus mayores que aún perdura gracias a su buen hacer. Tanto que mi familia y yo nos sentimos como en casa cuando nos acogen estos muros, nos dejamos guiar por Oscar, su dueño, para alimentarnos, para dejar correr nuestra imaginación entre estas recetas, por tanto vivido bajo estas vigas de madera. Y hay más, mucho más, que tendrás que disfruta por ti mismo, amig@ lector.
 
Si te interesa, este es su teléfono y localización: Restaurante La Venta de Benifato, teléfono 965885226

Comentarios

Entradas populares de este blog

40 años de democracia española

Alicante, la millor terra del món

Imperator Hispaniae