sombreros en la isla de Tabarca

 

En el atardecer. Mientras el sol se acuesta y el cielo se torna de colores cálidos y grisáceos. Cuando aparecen las primeras luces de las farolas, de los porches de los chalets, de las terrazas de los pisos. Salimos del puerto de Alicante. Nuestro destino: la isla de Tabarca. La única isla habitada de la Comunidad Valenciana. Un pueblecito marinero en medio del Mediterráneo. Guardado por sus murallas. Con torreón y con faro. Y con muchas leyendas relacionadas con el mar y sus misterios.

P1060049

En Tabarca hay muchos rincones que descubrir. Muchos, en donde sus visitantes disfrutan, disfrutamos, de forma desenfadada, sin preocupaciones, sin apariencias. Donde la comodidad es importante en estos días calurosos del verano. Y en estos rincones, recortándose sobre el mar, jugando con la línea del horizonte y las ondulaciones de las olas, una popular prenda de vestir. Los sombreros.

P1100897

P1110153

Desde antiguo la cabeza se cubre por necesidad ó por capricho. Desde antiguo, los sombreros han ido evolucionando hasta nuestros días. En el trabajo, en la vida cotidiana, en celebraciones públicas ó privadas. Hay sombreros civiles y militares. Los hay que la moda va marcando sus líneas, sus formas, sus estilos. Los que el tiempo los ha moldeado en función de las necesidades para los que fueron creados. Los hay que identifican a sus poseedores por su lujo.

Charles Chaplin popularizó los bombín, junto con Stán Laurel y Oliver Hardy, el gordo y el flaco, además de los policías Hernández y Fernández en las aventuras de Tintín. Los humoristas españoles Tip y Coll, el sombrero de copa el primero y el hongo el segundo. Fred Astaire llevaba un sombrero de copa en muchos de sus bailes. En muchas películas, donde se ven las carreras de caballos de Ascot, hemos visto vestir grandes pamelas a elegantes mujeres. En Dallas destacaron los sombreros vaqueros. Una larga representación de estilos y maneras los vemos en Lo que el Viento se llevó. Y un largo etécera en que la industria del cine, de la ficción y de los escenarios han contribuido a formar parte de la historia de esta prenda de vestir.

P1110143

Hay sombreros extravagantes, vistosos, elegantes ó sencillos. Pero es en verano cuando los sombreros han de ser frescos, flexibles y cómodos. Como los denominados Panamá, junto con los canotier (también llamados Ricardito en la España de los años veinte). Y simples sombreros de paja, de caña, que dejan correr el aire.

P1110081

En la actualidad, los sombreros de paja, de caña, son protagonistas en la temporada estival. Para quien los usa porque muchos los han sido sustituidos por gorras. Pero los sombreros siguen teniendo su popularidad. Y en esta isla no podían ser una excepción.

P1110432

P1110229

P1110555

webs relacionadas de interés:

http://lasombrereria.wordpress.com/

http://lasombrereria.wordpress.com/2009/05/25/un-sombrero-panama-para-el-verano/

http://es.wikipedia.org/wiki/Pamela_(sombrero)

Comentarios

Hatter ha dicho que…
El sueño del vendedor de sombreros, un lugar maravilloso, calma absoluta y gente que usa sombrero.
Guardamos la referencia del sitio como opción para nuestras próximas vacaciones.
Anónimo ha dicho que…
Son importantisimos los sombreros, las cremas solares y botellas de agua a mano, es como estar en un desierto con la diferencia que está habitada. Nosotros al llegar fuimos desesperados en su busca, porque la estancia era del todo asfixiante e inmensamente incómoda. Lugar para ver por curiosidad pero sin ganas de volver. Familia Ruiz de Santos. Huesca.

Entradas populares de este blog

Alicante, la millor terra del món

Españoles en Argelia, historia de una emigración

Barcos de vapor en “El amor en los tiempos del cólera”.