las Chorreras del río Cabriel

 

Cuando el agua es la protagonista. La que riega las altas arboledas a la vera del camino del río que serpentea, que corre y recorre por el valle. La que se abre paso entre gargantas y barrancos, entre veredas y laderas de las montañas. Cuando el agua es la que juega, la que brinca, la que acaricia. La que cubre con su manto limpio y transparente. La que moldea, la que esculpe formas caprichosas en las rocas, en la tierra.

P1200722

El Orón. Las Chorreras del río Cabriel. Un capricho de la naturaleza. Uno de los parajes más espectaculares de la ribera de este río que le da nombre. Desde el salto eléctrico de Villora (en la Serranía Baja de Cuenca), el cauce del río desciende por un terreno pedregoso que la fuerza del agua va labrando a su antojo. Con cascadas, donde el agua peina el aire en su curva caída. Con oquedades en la roca por donde se escurre la imaginación de cada uno con su formas escultóricas. Con balsas naturales de agua de poca profundidad en donde poderte dar un baño.

P1200740

En esta mañana soleada de junio, mientras el sol cae a plomo, oímos un fuerte rumor entre los árboles. Mientras nos acercamos, el rumor se convierte en murmullo. El murmullo en canción. Cuando el agua salta, baila y se deja llevar por la corriente. En la orilla, vemos como el río se aleja valle abajo. Antes, se ha abierto paso entre las rocas de toba. Y nosotros, curiosos, queremos saber cómo lo ha hecho. Mi mujer, mis hijos y yo ascendemos por un sendero de tierra para poder alcanzar después un sendero de roca. Y vemos admirados los roces, las caricias del agua. Vemos sorprendidos cómo brinca el río. Vemos encantados semejante paisaje. Las chorreras del río Cabriel.

P1200752

P1200754

P1200768

P1200773

P1200783

P1200786

P1200793

P1200796

P1200797

P1200803

Nos bañamos en sus aguas limpias, cristalinas y frías. El calor nos invita al chapuzón. Con permiso de la corriente, nos bañamos en lugares donde el agua se relaja, se amansa, antes de continuar su camino. Primero con respeto, después con confianza al comprobar que no está tan fría como parece. Y nos dejamos acariciar por el río, mientras grandes libélulas merodean junto a unos juncos.

P1200819

Unos niños vestidos con neopreno y cascos en sus cabezas, y no tan niños, suben por el sendero del río. Para luego bajarlo. No hacen barranquismo, por aquí no. Es senderismo de agua. Escalan pequeñas alturas, bajan escarpadas cascadas por sus bordes. Por la ribera del río. Un deporte apropiado a estos lugares.

P1200734 P1200776

P1200777

P1200807 P1200810

P1200812

Con tan buenas impresiones nos entra el apetito. Buscamos el cobijo de las cúpulas de altas arboledas que nos den sombra. Alamos, olmos, pinos, que caminan por el cielo queriendo alcanzar las estrellas. Del Hotel rural El Lagar del Cabriel, al que me refiero en el artículo anterior, nos han preparado el almuerzo. Con una mochila que nos han regalado con todo lo necesario para comer al aire libre. Platos, vasos, cubiertos, servilletas, mantel. Y exquisitos alimentos que nos hacen olvidar el calor, antesala de la siesta bajo los árboles, mientras la inquietud de mi hijo Carlos le distrae dando patadas a un balón, con su hermana. Relajados mi mujer y yo dejamos correr el tiempo con el rumor del río, que no se detiene, continúa. Con el roce de las hojas de estos chopos que buscan su protagonismo entre la arboleda. Una tarde que empieza adormeciéndonos, relajados y termina a remojo, esta vez en la piscina del hotel. Un día inolvidable que mi familia y yo recordaremos con agrado.

P1200854

P1200859

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Eres un poeta, Paskki. No hay duda. Gracias por cómo nos cuentas tus experiencias. Lo disfrutamos en familia. Un abrazo. Alvaro.
ipecan ha dicho que…
Me ha encantado tu relato y por su puesto las imágenes, que me han hecho recordar la charca verde, y las pequeñas cascadas que se forman junto al nacimiento del rio Manzanares, en Madrid.

un saludo.

Entradas populares de este blog

40 años de democracia española

Alicante, la millor terra del món

Imperator Hispaniae