jueves, 16 de abril de 2009

Aigues-Camí Morrets dels Moros-Barranco-Aigues


El pasado 5 de abril salimos a caminar. Organizado por la Asociación de Caminantes de Aigues. Desde las Escuelas, por la calle Mayor, por la Venteta, camino del Barranco de Aigues. Dejamos la fuente del Castellet en un sendero a la derecha. Hasta poco antes de llegar al Morrets dels Moros la niebla nos acompaña. Las siluetas de los que van por delante se difuminan. Pero la niebla se levanta pronto. Se disipa el horizonte. Se aclara el camino. Nos deja ver que el campo se está vistiendo de gala. Florecillas de romero, cantueso, tomillo, jara, … pinceladas de colores entre las matas de esparto y de barrilla.




Paco nos comenta que no consigue que su licor de cantueso le salga lo suficiente dulce como el que se comercializa. ¿Quizá sea por que no hace la mezcla adecuada?. No sabemos responderle. Navegando por Internet encuentro la siguiente receta: el licor de cantueso se obtiene por la destilación de la flor y el pedúnculo de la planta de cantueso y alcohol neutro. Este tendrá entre un 25 y un 35 % de la mezcla, con 100 gramos de azúcar por cada litro, consiguiendo un sabor dulzón y un color entre transparente y parduzco. Al menos tiene que estar unos dos meses en reposo. Se puede envejecer en barricas de madera durante dos años como mínimo. La elaboración de esta bebida está incluida en la denominación de origen bebidas espirituosas de Alicante. Por lo que ya nos dirás, Paco, si con esta receta te sale más dulce.


Subimos. Bajamos. Poco antes de caminar bajo un bosquecillo de pinos nos encontramos frente a Aigues, al otro lado del Barranco del mismo nombre. Vemos tentaderos de petirrojas. En lo alto del Camí del Maset nos reagrupamos y aprovechamos para hacernos la foto de grupo.




Empezamos a recorrer un pequeño sendero, en fila de a uno. En zigzag. Bajamos por un sendero seco hasta llegar a la bajada al Barranco de Aigues. Por un sendero, este pedregoso. Con cierta peligrosidad, aunque con la lluvia del día anterior las piedrecitas sueltas están pegadas al suelo. Por este sendero el grupo se estira, tanto que me encuentro solo después de hacer unas fotos. No se hacia donde ir. Casi he llegado al fondo del barranco. El rumor del río Aigues me acompaña. ¡El río Aigues!. Un riachuelo, más bien. Un bosque de cañas inunda el sendero. Miro a mi alrededor. Desde más arriba me llama Fernando. Le espero. Por unas voces que oímos hacia delante, decidimos torcer a la izquierda. Caminamos entre un muro de piedra y de cañas. En muchos tramos tenemos que agacharnos. En otros, nos abrirnos paso con los brazos, con los codos. Vemos huellas en el suelo que antes han pasado algunos caminantes, por la hierba pisada. Estas señas nos confirman que vamos bien. Este paraje es el escenario ideal para una emboscada.















Me viene a la memoria, y se lo comento a Fernando, la expedición por la jungla de los soldados de la película de Objetivo Birmania, protagonizada por Errol Flynn como actor principal. Aquí no hay otro enemigo que nuestra imaginación. En esta película la acción se desarrolla en la II Guerra Mundial, en la guerra del Pacífico, poco después de la invasión de Birmania por los japoneses en 1944. En esta película se intercambian imágenes reales en formato documental, con las imágenes de la película. Dos pelotones de paracaidistas americanos al mando del Capitán Nelson (Errol Flynn) son lanzados tras las líneas enemigas para destruir una estación de radar. Cumplida su misión tienen dificultades para ser evacuados, perseguidos por el ejército nipón. Se atrincheran en una colina frente a un ejército mucho más numeroso. Después de diversos ataques con diversas bajas, al amanecer ven como huyen los japoneses. El runruneo de unos aviones y multitud de paracaidistas americanos en el cielo son el motivo de este final de la película. Fue rodada en blanco y negro en 1945, después de terminada la guerra.


Salimos del cañaveral y nos encontramos con nuestros compañeros, que han empezado el almuerzo. Cambiamos impresiones. Subimos por una cuesta pronunciada hasta llegar a un camino. A la izquierda, la Partida de Xixi, que recorrimos en la anterior ruta senderista. A la derecha, hacia Aigues. Tomamos esta dirección mientras notamos como el sol cae a plomo. Nos imaginamos como la espuma de la cervecita del Bar Alejandro burbujea en nuestros oídos. Buen premio a este pequeño esfuerzo de unos diez kilómetros, que habrá que repetir algún otro día.

la línea que baja del fondo, en la montaña, es el sendero por el que hemos bajado

3 comentarios:

Paskki dijo...

webs relacionadas:
elaboración del cantueso en http://es.wikipedia.org/wiki/Cantueso_(licor) y
que hablan sobre la película de Objetivo Birmania: http://cinebelico.wordpress.com/2007/11/01/objetivo-birmania

http://www.filmaffinity.com/es/reviews/1/110765.html

Arturo Moreno dijo...

Como no pude ir y Javier comentó que se volverá a hacer, para la próxima me llevaré un machete.

No se te resiste ningún recorrido.

paskki dijo...

Hola Arturo. Ahora que con Caminantes de Aigues se ha termiando la temporada tenemos que organizar las rutas se senderismo de las fuentes de la Aita, las cumbres de la Aitana, el nacimiento del río Vinalopó, etc. Madrugando, para no achichararnos de calor. Veremos quien se apunta.

Un abrazo.

Guadalest

En un lugar estratégico en medio del Valle, esta población fue ambicionada por todos los pobladores de estas tierras. Guadalest, un pueblo ...

entradas populares