Vía Verde: Bullas-Cehegín

Llegamos a las 8,30 h. Hoy es domingo, 6 de abril. Veintisiete madrugadores aceptamos la llamada de la Asociación de Caminantes de Aigues para asistir a la marcha de senderismo, por lo que fue la antigua vía de ferrocarril, que convoca la Asociación Deportiva Comarca del Noroeste (de Murcia) y Río Mula. Con una temperatura de 7º hace un poco de fresco. Estamos en Cehegín. Con un café caliente y un cantueso entramos en calor. Vamos a Bullas en autobús. Senderistas. Ciclistas. Corredores. En una zona de acampada la organización nos entrega los dorsales. El mío es el número 1053. Por la megafonía nos informan que la marcha va a empezar. Bullas-Cehegín: 15 km.




Por las calles de Bullas. Empezamos la marcha. Con las últimas casas del pueblo, campos de cultivo de secano. Vides. Almendros. Olivos. Detrás de nosotros las casitas del pueblo, apiñadas alrededor de las dos iglesias que presiden el cielo de la localidad. Primer avituallamiento. Agua. Bebida isotónica. Barritas energéticas. Por un camino de asfalto. Empiezan los pinos. Un huerto solar. Pasamos por debajo de la autovía. Campos verdes de trigo. Campos marrones de tierra. Vides. Arboles frutales. En este punto el grupo ya está roto. Unos van tan deprisa que parecen que pierden el tren. La ruta no es competitiva. No hay trofeo para el que llegue primero. Es una marcha colectiva. Una marcha deportiva, de buen rollo. Una marcha por un paraje natural especial. Por una vía verde.

Bullas





Por la vía verde, con una sorpresa. Dos tercios de su ancho está asfaltada. El resto, de zahorra. Nos sorprende. Para correr, para andar, es mejor la tierra.


Hemos iniciado la ruta a un ritmo muy alto. Los cinco primeros kilómetros los hago en cincuenta minutos. Voy muy deprisa. Aminoro mi marcha. Mientras hago unas fotos y camino despacio, espero al grupo de Javier. Amigos de Aigues. Otro avituallamiento. Botellines de agua. Vamos deprisa, pero no tanto. Por un túnel natural de pinos. Entre árboles ornamentales de malva flor. Cruzando vaguadas a través de puentes de hierro. Cruzando desniveles por puentes de madera. La vía verde escavada en la roca. La vía verde abriéndose camino en la montaña. La vía verde por el llano.

Senderismo con toda la familia.

Amigos de Aigues







Vemos a lo lejos Cehegín. Faltan cuatro kilómetros. Pasamos por encima de un riachuelo. Un puente sobre el río Quípar, afluente del río Segura. Ya no hay árboles al borde del camino. Ya no hay sombra. El sol cae a plomo. Un calor de justicia. Unos 20º. Nuevos campos con árboles frutales. Nuevos campos con árboles de secano. El último avituallamiento con botellines de agua.

A lo lejos, Cehegín

Puente sobre el río Quípar

Entramos al pueblo por un polígono industrial. Las primeras calles nos buscan la Gran Vía. Aceleramos. Ya queda poco. Un kilómetro. Entre calles. Casas bajas. No dan sombra. El calor, agobiante. Al pasar la meta, la Organización ha dispuesto un refrigerio. Jamón serrano, queso y bebida. Hemos tardado poco más de tres horas. La megafonía aplaude la participación de los que hemos venido de Aigues, de Campello, de Alicante. La Organización aplaude la participación de los miembros de la Asociación de Caminantes de Aigues. Nos vamos reponiendo poco a poco. Comentamos las primeras impresiones del camino. Nuestras sensaciones. Nuestras ganas de volver el año próximo.

Javier

Paskki

Recogemos unos obsequios que nos entrega la Organización. Productos de la tierra. Vino de Bullas. Naranjas de Mula. Arroz de Calasparra. Aceite. Miel. Fruta envasada. Dulces. Una camiseta de la Asociación Deportiva del Noroeste y río Mula. Un trofeo por la asistencia.

La Organización, casi un diez. Han tenido un pequeño fallo. Cuando han dado la salida algunos aún estaban recogiendo los dorsales en la oficina y muchos nos los estábamos poniendo. Este fallo nos ha hurtado salir todos juntos, con todo el grupo y disfrutar de este momento. Javier se lo dice en meta a uno de los miembros de la Asociación del Noroeste quien agradece la crítica para mejorar el año que viene. Para consolarnos nos da las señas de un bar donde ir a comer. Casa Matías. Allí comemos antes de partir hacia casa con el propósito de volver el año próximo.

Comentarios

paskki ha dicho que…
Bullas y Cehegín están en la Comarca del Noroeste. Bullas, a 651metros s.n.m. y a 52 km de Murcia; Cehegín, a 570 metros s.n.m. y a 66km de Murcia. Cehegín está de Alicante a unos 150 km. Son pueblos cuyo atractivo merecen una visita. Ya os contaré en otra ocasión.

Entradas populares de este blog

Alicante, la millor terra del món

Españoles en Argelia, historia de una emigración

Barcos de vapor en “El amor en los tiempos del cólera”.