Montesa: Villa, Castillo y Orden Militar

Montesa, pueblo de la Comarca de la Costera, en la provincia de Valencia. Por la A35, de Valencia en dirección a Albacete. Desde la autovía se ve la silueta de la mole y las murallas del castillo. Con Montesa a sus pies. Rodeado de campos de cultivo, sobre todo cítricos. Castillo templario. Castillo Montesiano. En un lugar privilegiado. Dominando el valle. Cerca del río Cañoles.


Por estas tierras ya estuvieron los romanos. Pero cuando empezó a tener relevancia estratégica y militar fue en época de los árabes y la conquista cristina. Fue frontera de unos y de otros. Por aquí se hizo fuerte el caudillo musulmán Al-Azraq, el de los ojos azules, quien dio batalla a Jaime I. Fue el Infante Pedro quien lo sometió, aunque las luchas continuaron incluso después de la muerte de Jaime I en 1276.


El rey Alfonso III de Aragón le concedió carta puebla a Montesa en 1289. Toda esta zona fue poblada por personas venidas de otros lugares. Había estado muy deshabitado porque habían sido territorio peligroso al ser zona fronteriza. Montesa fue patrimonio real hasta el 1317 cuando Jaime II creó la Orden monástico-militar de Montesa para sustituir en el Reino de Valencia a la desaparecida Orden del Temple. Desde este momento esta villa y su castillo tuvieron gran relevancia.




Por Bula Papal, Juan XXII, aprobó y confirmó esta Orden el 10 de junio de 1317 a petición de Jaime II, invirtiendo en ella los bienes y las rentas de la Orden del Temple extinguida por el Papa Clemente V.

Su fundación se verificó en la capilla real del palacio de Barcelona el domingo 22 de julio de 1319 en presencia de Jaime II. Los que primero ingresaron en la Orden de Montesa fueron diez caballeros de Calatrava. En 1400 se incorporó a ella la Orden Militar de San Jorge de Alfama, cambiando su insignia por una cruz flordelisada de sable y ahuecada de gules. Los caballeros de Montesa la ostentan sobre el pecho del uniforme, y al costado izquierdo en el manto capitular, que es blanco. El primer Maestre fue Guillén de Enil.

Las relaciones entre la Orden de Montesa y los reyes de Aragón fueron muy estrechas. Con hombres y con dinero los Montesianos participaron con Jaime II en la conquista de Cerdeña en 1323-1324. Tuvo un premio real. El rey le concedió a la Orden un privilegio comercial de exención de lezda, peaje, portazgo, pesas y medidas, anclaje, pasaje y gabelas, para ella y sus vasallos, en todos los puertos de Cerdeña, Córcega e islas adyacentes. Fue el origen de una fructífera relación entre la Orden y el poder real.

El castillo corona la población. Sobre un montículo domina el valle. Protegidas de sus murallas, sus dependencias. Un convento. La iglesia de la Orden. El palacio del Maestre. Los cuarteles de oficiales y tropa. Cuadras. Una espaciosa plaza de armas en donde se podían congregar unos 2.000.- hombres.









Después de los terremotos de marzo y abril de 1748 y de noviembre de 1755 el castillo se abandonó. Sus restos fueron declarados monumento arquitectónico-artístico en 1926. Hoy está en restauración. Consolidando los lienzos de las murallas y reconstruyendo el palacio que hubo en su interior.



A sus pies, la villa que nació con el castillo. A sus pies, el pueblo. Hoy, a las 18,30 en una tarde soleada de un viernes de abril, las calles están desiertas, salvo un anciano y unos niños. El viejo, tomando el sol en una hamaca en una callecita del barrio colindante a la mole del castillo. Por estas calles escucho música disco, oigo como una mujer canturrea una canción flamenca. Un balón golpeando en una pared. Pero no veo a nadie. Quizá el calor les haga refugiarse en sus casas. Muy cerca de la Casa de la Villa, unos niños con cartera de escolares, correteando por la plaza de la iglesia. En esta plaza, una gran fuente. La iglesia tiene como patrona a Nuestra Señora de la Asunción. Es un edificio de piedra de sillería construida a principios del s. XVIII y restaurada en 1857. Alrededor de la iglesia, casas blasonadas con puertas de piedra con arco de medio punto. Me quedo sólo. Los niños se han ido corriendo calle a bajo. Camino por estas aceras que antes pisaron tantos hombres y mujeres de esta y otras épocas. Ilustres personajes y pueblo llano, en comunión de vidas y de destinos. Por estas calles, testigos de tanta historia y tantos acontecimientos. Alguno de los que volverán del baúl de los recuerdos cuando el castillo esté restaurado y hayan terminado las obras de rehabilitación de su palacio. Castillo y Montesa se vuelven a unir para caminar juntos en su historia particular.

la iglesia y el pueblo, a los pies del castillo




... puertas de piedra con arco de medio punto

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Extraordinario reportaje. He disfrutado leyéndolo. Saludos.
Anónimo ha dicho que…
También me ha gustado el artículo o reportaje, o ambas cosas, pero creo que no son montesianos sino montesinos/as.
Lo digo porque me estoy documentando un poco y creo que es así.
Me encanta la historia, nuestra historia, cercana pero desconocida.
Soy de cerca de Montesa y la gente de por aquí no sabemos apreciar lo que tenemos a nuestro alrededor.
Monica ha dicho que…
En unos dias voy a estar llegando a uno de los mejores hoteles en madrid. Pero para ir a este pueblo, que me debo tomar?? Existe algun bus, o tren?
LYS ha dicho que…
soy de Montesa:se dice montesinos.Chapeau por el reportage.Quiero decirlo que tenemos puesto para escalar a Montesa igualamente al alrededors.Restaurantes,un particular al pied del castillo:se dice EL Ramallar.A poco metros un appartamento nuevo,muy "chulo" a 3o euros la noche(puede cuisinar tambien).Normalamente esta previsto por 2 pers.1 expl:si es 4 pers jovens(escaladores)2 en la cama,y 2 en sacos de dormir)la noche es 10 euros cada 1.(sacos de dormir de vosotros):laracona@hotmail.com y telefono:962299078.Las photos de l appartamento se ve en el sitio loquo.

Entradas populares de este blog

Alicante, la millor terra del món

Españoles en Argelia, historia de una emigración

Barcos de vapor en “El amor en los tiempos del cólera”.