viernes, 15 de diciembre de 2017

plaza y fuente de los Luceros en Alicante


En un lugar singular de la ciudad de Alicante, que lo es y que fue así proyectado para que lo fuera, se encuentra la plaza y fuente de Los Luceros. Quien proyectó la ordenación urbanística de Alicante a principios del siglo XX ya dispuso que esta plaza iba a ser el nexo de unión de las avenidas que crecerían con ella después del ensanche y un lugar emblemático de la ciudad. 



Así el Ayuntamiento de Alicante de entonces convocó un concurso público para construir una fuente en medio de esta plaza. Lo ganó el ya conocido Daniel Bañuls (1905-1947), hijo de Vicente, ambos escultores de renombre y fama nacional.

Daniel Bañuls, gran observador de la naturaleza, se inspiró en sus representaciones naturales para sus obras. Le gustó recorrer caminos y veredas de la sierra Aitana, así como le relajaba mirar al mar y las palmeras, el baile de sus hojas al son del viento, desde una mesa de una cafetería de la Explanada con su alumno y amigo el pintor Emilio Varela con quien compartía tertulia y café.


Desde pequeño ya se familiarizó con dibujos y esculturas en el taller de su padre y desde los cinco años ya demostró sus dotes artísticas. Para Daniel el martillo y el cincel eran herramientas cotidianas de trabajo. Desde el primer boceto, el primer molde y la figura final, sentía cada detalle como la representación perfecta de la realidad que quería plasmar en su obra.


La fuente de los Luceros es su obra más emblemática, también se inspiró para ella en la naturaleza. Y en las estrellas errantes del cielo.


Sobre una gran tina se levanta la fuente. Cuatro caballos son protagonistas en la parte baja. Simbolizan la conexión del mundo celeste con el terrestre. Representan las cuatro estaciones. A los pies de los caballos hay la figura de un elfo, a los que se les consideraba poseedores de grandes tesoros. Los caballos fueron esculpidos en barro por Daniel Bañuls que posteriormente se hicieron en moldes y, a través de estos, con hormigón blanco en las figuras que conocemos del conjunto escultórico.


En la parte central de la fuente hay cuatro figuras femeninas. La que da al sur, representa al planeta Venus; la orientada al oeste, Júpiter; al este, Minerva, hija de Júpiter, protectora del comercio y la industria y guardiana de las ciudades; y la que da al norte, Saturno. En la cabeza de cada una de estas figuras hay una estrella de ocho puntas de color rojo relacionándolas con los luceros. Estos son estrellas que se mueven por el cielo en un movimiento cíclico.



En lo alto de la fuente hay una representación del árbol de las Hespérides que se eleva al cielo. Las hespérides, como las estrellas, son las protagonistas de la noche.

Los leones de cada lado representan a Hércules. El león lo representaba en las primeras leyendas de este héroe mitológico.

Esta es una bella fuente por su escultura. Es un lugar para el sosiego y la reflexión escuchando el susurro del agua de cada caño en su deslizar por la piedra, por el aire, en la tina. Y es punto de encuentro para celebraciones: las mascletás de las Hogueras de San Juan se lanzan desde su base; la cabalgata de los Reyes Magos y otros desfiles o procesiones parten desde uno de sus lados; las celebraciones deportivas cuando gana el Hércules, el Real Madrid ó el Barcelona tenían su tina para celebrarlo, ahora su entorno para preservar la seguridad de la fuente.



Por unas u otras cosas, esta fuente es una de las señas de identidad de la ciudad de Alicante.


No hay comentarios:

Un astronauta en la catedral de Salamanca

Callejeando por la monumental Salamanca, admiramos sus edificios de noble fábrica, Patrimonio de la Humanidad con el resto de su casco a...

entradas populares