miércoles, 6 de diciembre de 2017

la Constitución española con aires de reforma


La Constitución española de 1978 ha marcado un hito en la historia contemporánea española: es la que más ha durado y la que ha marcado un modelo de convivencia en paz de 39 años como Monarquía Parlamentaria con una descentralización en el Estado de las Autonomías.


Esta Constitución fue un texto de consenso entre todas las fuerzas políticas parlamentarias. Siete fueron los “padres de la Constitución”: 3 por UCD: Gabriel Cisneros, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón y José Pedro Pérez Llorca; 1 por el PSOE: Gregorio Peces-Barba; , 1 por AP: Manuel Fraga; 1 por CiU: Miguel Roca Junyent; y 1 por el PCE: Jordi Solé Tura. 


Una vez terminado el texto fue aprobado por las Cortes en sesiones plenarias del Congreso de los Diputados y del Senado celebradas el 31 de octubre de 1978. El 6 de diciembre de 1978 el 87 % de los españoles votaron a favor de su aprobación. El 27 de diciembre de ese mismo año, el rey D. Juan Carlos I sancionaba esta Constitución en un acto solemne en el Congreso de los Diputados.


Son principios generales de esta Constitución los siguientes: España es un Estado Social y Democrático de Derecho; la Soberanía Nacional reside en el pueblo español del que emanan todos los poderes; la forma política del Estado español es la Monarquía Parlamentaria; la democracia es la forma de gobierno de España; la Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles; se reconoce  el derecho a la autonomía de las Nacionalidades y Regiones que la integran, así como la solidaridad entre todas ellas.

A pesar de la estabilidad política y social de los últimos 39 años, muchas son las voces que manifiestan que hace falta una reforma que se adapte a los tiempos actuales. Ya decía Thomas Jefferson que “la voluntad del constituyente expresada en un momento histórico determinado, por acertada que fuese, no puede condicionar la de generaciones futuras”. Es decir, que la Constitución española de 1978 no es inmutable.

En la nueva Constitución se prevé que se recoja, por ej., principios que no se redactaron en la de 1978 como la igualdad real entre el hombre y la mujer.


También se plantea una ampliación del Estado de las Autonomías y conciertos económicos para algunas Comunidades Autónomas que ahora no lo tienen, incluso se menciona convertir a España en un Estado Federal pero no se dice cómo.


Pero esta nueva Constitución, en el caso de reformarse, tiene que tener también un amplio consenso de la clase política que la redacte. Se ha convertido en una gran expectativa en la que ha de primar siempre la soberanía nacional de todos los españoles.


La Constitución de 1978 prevé su reforma en el Título X a través de un proceso complejo de mayorías que culmina, de aprobarse, en un referéndum para su ratificación por el pueblo español.

No hay comentarios:

Un astronauta en la catedral de Salamanca

Callejeando por la monumental Salamanca, admiramos sus edificios de noble fábrica, Patrimonio de la Humanidad con el resto de su casco a...

entradas populares