martes, 8 de marzo de 2011

alrededor de la Giralda de Sevilla (España)


Da igual el color del partido político que gobierne en el Ayuntamiento para aplaudir una idea si esta es buena, porque merece el reconocimiento de todos. Y esto es lo que ocurre con la peatonalización de alrededor de la Catedral de Sevilla, a las puertas de Los Alcázares Reales, junto a las callejuelas que desembocan en sus aledaños. Y con la peatonalización se junta el caballo y la calesa con el tranvía. El caminante con la bicicleta y la falta de tráfico rodado a motor.

Observando las fachadas góticas de la Catedral, las gárgolas, los contrafuertes. Imaginando las historias anónimas desarrolladas desde las almenas de los Alcázares Reales. Escuchando nuestros pasos, nuestras palabras y el cantar de los pájaros. Disfrutamos de este momento especial, como especial es caminar por Sevilla. Porque como dice la canción, Sevilla tiene un color especial. De sus piedras, de sus sonidos, de sus sabores, de sus sensaciones. Sevilla es única y únicos son los andaluces quienes no hablan sino entonan este idioma universal que es el español.

La Giralda preside desde las alturas. Esbelta, alta, poderosa. Con su silueta alargada, es arte y fue pasión. Del arquitecto que la proyectó. Del obrero que la construyó. Del cantero que la esculpió. Del poeta que la canta. Del sevillano que la admira. Del visitante que la desea, para acercarse a sus pies, casi para adorarla.

Pero como esto no puede ser, bien vale un consuelo. Refugiarse en sus cercanos callejones. Entre las paredes de sus mesones. Saboreando un fino, fresco y oloroso. Unas lonchas de jamón serrano, cortadas con maestría. Unos pescaditos fritos con aceite de oliva. Disfrutando de la compañía de los amigos. Viviendo intensamente estos momentos que nos unen y que nos hacen ver la vida de forma positiva.

No hay comentarios:

Guadalest

En un lugar estratégico en medio del Valle, esta población fue ambicionada por todos los pobladores de estas tierras. Guadalest, un pueblo ...

entradas populares