sábado, 12 de junio de 2010

Joaquín Villar: una vida dedicada al atletismo en Alicante

 

Corríamos montaña arriba, montaña abajo, por la Sierra Grosa, junto al Colegio Jesuitas de Alicante. Ya hiciese sol, frío ó estuviese lloviendo. Este es uno de los recuerdos que tengo de Joaquín Villar, profesor de gimnasia del Colegio citado. Esta carrera siempre fue dura para nosotros. Pero entonces, y lo recuerda ahora Joaquín con una sonrisa, nos contaba que no sólo era importante la carrera, sino también nuestra motivación por llegar a la meta. No sólo teníamos que esforzarnos, sino que había que conseguir el reto de llegar a la cima. Y si el cansancio dejaba huella, teníamos que superarnos y alcanzar el objetivo. Un propósito a realizar, como la vida misma.

JOAQUÍN VILLAR

El pasado jueves 10 de junio lo escuché en una conferencia durante la sobremesa de la comida de los jueves del Rotary Club Alicante Puerto. Al oírlo hablar, al recordar sus experiencias y sus recuerdos con sus alumnos, algunos sentados en esa mesa, también removió los nuestros. Porque sin querer hacía referencia a ellos. Porque se refería a nuevos atletas que empiezan su andadura, a esos chiquillos que ya apuntan maneras, a esos adolescentes que despiertan emociones. Nuevos deportistas a los que quiere inculcarles no sólo deporte, sino también compromiso, responsabilidad, afán de superación. Y nos hace pensar en nuestros hijos en edad de enseñar, de educar unos valores humanos que les sean de provecho en el día de mañana. Porque le escuchamos palabras como amistad, competitividad, compañerismo, ambición por conseguir los éxitos por los que aspiras, … Formando atletas Joaquín Villar también ha sido forjador de hombres y mujeres que se han abierto camino, unos en el ámbito del atletismo, otros en disciplinas laborales. Muchas veces, cuando tenemos un tropiezo, cuando nos cuesta alcanzar nuestros objetivos, recordamos las palabras que Villar nos dijo y seguimos adelante ilusionados con lograr nuestro éxito personal. Porque sus consejos también son trasladables al mundo de la empresa.

P1040188

Cuando Joaquín Villar llegó al Colegio Jesuitas, hace unos cuarenta años, se marcó un objetivo personal: “quería que los demás profesores me respetaran, no que dijeran: mirar, ahí va el chico del chandal”. Y desde entonces se comprometió a hacer de su profesión un reto, una escuela para formar atletas, además de las clases de gimnasia. Tenía las ideas tan claras que con escasos medios y la pista del Colegio empezó a entrenar a atletas. Viajó al extranjero, vio como entrenaban otros Clubes, participó en Olimpiadas. Su palmarés y la de muchos atletas que llegaron a lo más alto gracias a su entrenamiento y sus consejos, corroboran que Joaquín Villar no estaba equivocado. Forman parte de ellos el Club Atlético Benacantil (1975) con quien consiguió 26 campeones nacionales, el atleta Domingo Ramón Menárgues (4º puesto en las Olimpiadas de Moscú de 1980 y 6º en la de Los Ángeles en 1984), el Equipo Kelme de Atletismo (1986-1992) donde trabajó con el mundialmente conocido medio-fondista marroquí Said Aouita ó con la saltadora de longitud norteamericana Sandra Mayers, creó el Centro de Alto Rendimiento para atletas en Alfaz del Pi (desde 1991, para las Olimpiadas de Barcelona del 92 y en adelante) a través del Ayuntamiento de esa localidad, colaboró con el Ayuntamiento de Alicante para hacer en esta ciudad lo mismo que hizo en Alfaz del Pi, actualmente es colaborador del Club Atlético Benacantil Alicante Puerto, consiguiendo ser Subcampeón de España en la temporada pasada, con opciones de mantener ese puesto en la clasificación de este año y donde han fichado recientemente al saltador de longitud cubano Iván Pedroso (ex-campeón olímpico y mundial).

P1040203

Desde que está jubilado como profesor de gimnasia tiene mucho tiempo para recordar lo que ha sido su vida deportiva, una carrera de obstáculos, aunque le ha dado muchas satisfacciones. Porque “mi vida ha sido siempre un compromiso con el atletismo”. Aplaudido en diversos foros por su labor educativa y deportiva, “ahora que estoy jubilado me dicen cosas bonitas y me las creo”. Pero con ellos, aún hace falta un reconocimiento oficial por parte de las administraciones públicas que premie esta vida dedicada al atletismo en Alicante.

14 comentarios:

enriquemartingullon dijo...

Pascual, precioso, qué detalles recuerdas. Muy significativos.

Justo y preciso reconocimiento, a mi modo de ver. Enhorabuena.

Pascual dijo...

Merecido reconocimiento, sin duda. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Con qué admiración hablas de tu profesor de gimnasia, aunque te hiciese sudar la camiseta en esas carreras por las Sierra Grosa, por la pista de atletismo de los Jesuitas, por las canchas de balomcesto. Qué orgulloso debe de estar Joaquín Villar de un alumno como tú. Saludos desde Cartagena.

Anónimo dijo...

Con qué admiración hablas de tu profesor de gimnasia, aunque te hiciese sudar la camisetas en esas carreras por la Sierra Grosa, en la pista de atletismo de los Jesuitas, en las canchas de baloncesto. Qué orgulloso debe de estar Joaquín Villar de un alumno como tú. Saludos desde Cartagena.

Anónimo dijo...

Pascual , muchas gracias por invitarte a visitar tu blog.
Siempre aportas una vision muy especial de todo, y en esta caso no iba a ser menos.
Si ya conocíamos y admirábamos la figura del Sr. Villar; gracias a invitación de Enrique, hemos podido conocerlo mejor y quererlo mucho más.
Carmen Cárceles

Anónimo dijo...

Pascual, gracias por invitarme a visitar tu blog.
Siempre da gusto apreciar tu visión tan especial de las cosas, y en este caso, no iba a ser menos.
Ha sido una suerte compartir nuestra mesa rotaria con el Sr. Villar: porque si antes lo admirábamos; ahora que lo hemos conocido un poco mejor, gracias a Enrique, lo queremos más.
Carmen Cárceles.

Anónimo dijo...

Me sumo a este homenaje a Joaquín Villar, desde Elche. aquí dejó un buen recuerdo con el equipo de Atletismo de Kelme. Saludos.

CÉSAR SAMPEDRO SÁNCHEZ. dijo...

Pascual,soy más joven que tú, pero también tuve a Joaquí Villar como profesor de educación física y guardo un buen recuerdo de él. Me parece un acto de reconocimiento muy justo para con quienes nos han enseñado mucho. Deberíamos hacerlo con más gente. Un saludo de tu colega César.

Anónimo dijo...

Yo tambien fuí alumno de Joaquin, pero mi colegio eran los Salesianos. Todos los dias,cuando salia del colegio me iba a las pistas de Atletismo de los Jesuitas para entrenar. Pertenecia al Club de atletismo Benacantil y empece a entrenar con once años. Mi entrenador fisico, era Joaquin villar ceniceros,mi segundo padre.El me dió lecciones que más tarde me han servido para ser mejor persona.
Joaquin y Antonio Sogorb eran el binomio perfecto!!. La experiencia y madurez de Joaquin y el arrojo y desparpajo de Antonio.Creo que fué una etapa mágica en la historia del atletismo de Alicante.
Yo fuí campeón de España de salto de longitud cadete y alguna cosa más........ Un saludo

Anónimo dijo...

Un gran profesor de gimansia, de atletismo, un gran tutor y un padre para mi! Gracias Joaquin!

Anónimo dijo...

Lo recuerdo como alguien importante en mi vida que supo darnos mucha disciplina no solo en los entrenamientos, si no tambien en la vida diaria...25 años despues, estoy volviendo a entrenar ...como me gustaria volver a tenerte de entrenador....Mi reconocimiento para el...Enhorabuena....un saludo desde benidorm....jl

JUANA INIESTA ORTEGA dijo...

Bueno no solo fue mi profesor de gimnasia tb fue mi tutor de 7º de EGB y todo lo q pueda decir d el es poco maravilloso como profesor y mejor como persona, merece todo el reconocimiento q se le pueda dar.

Anónimo dijo...

He de deciros que en el año 1975 con quince años entre a formar parte del club de atletismo benacantil, antes corriamos en la ciudad deportiva, dos chicas con ganas de volar, y correr como el viento, Maribel y yo Marisa Perles, un gusto entrenar de la mano de Joaquin, sus enseñanzas y consejos me han valido y me valen para toda mi vida, sin olvidar el amor al deporte que me infundió. Mis saludos entrañables.

Anónimo dijo...

El recuerdo que tengo de él es bastante malo. Debido a un problema de obesidad, me obligaba a correr y cuando me cansaba, me apretaba más. Le daba lo mismo que pudiera o no. Me llegó incluso a insultar llamándome "gordo, infame, mierdica" Con el tiempo, lo llegué a perdonar. Hoy, si me ve, no me conoce. En los estudios en jesuitas, siempre estaba cabreado. No me ha aportado NADA en mi formación, otros profesores como Víctor Pastor, José Hernández, Alfonso Martín, mucho y a ellos y a los buenos sacerdotes del colegio les debo muchas lecciones provechosas. A este señor, nada. Recuerdo, en cambio, con especial afecto a Sergio que me enseño a nadar. Lamento, y mucho, el accidente y fallecimiento de su hijo. Nadie se merece pasar por un trago así, a pesar de las que me hizo pasar.

La chica de la polio. In memorian

Desde que te conocí supe de tu dedicación desinteresada al servicio a los demás. No puedo negar que te envidiaba, con esa envidia sana por ...

entradas populares