Buque Escuela Guayas, de Ecuador

 

Siempre que veía una vela dibujar el horizonte, saltaba de su silla y corría a la orilla. Esta vez, un velero de gran porte y todo el trapo al aire, navegaba a gran velocidad hacia la costa. Mientras a Pepet, como le llamaban en el barrio, se le humedecían los ojos y se le hacía un nudo en la garganta por la emoción. Porque él no era hombre de tierra, sino de mar. Su vida había estado ligado a la mar. Era su amante, su esposa y su compañera. Y aunque en puerto le esperaba siempre la misma mujer, la madre de sus hijos, la atracción de la mar fue superior. Atracción que nunca pudo superar por muchos años que estuviese alejado de su barco. Un barco como el que se veía en el horizonte. Como los de antes, con velas y altos mástiles. 

P1020671 

Se sentó en la arena, tan cerca de la orilla que algunas olas le mojaron las piernas y su ropa. Pero le daba igual. Estaba disfrutando de una estampa marinera extraordinaria que le hacía olvidar lo que ocurría a su alrededor. Desde el bar del barrio de pescadores donde vivía le observaban algunos con tristeza, con nostalgia otros. Porque todos, de alguna manera, se solidarizaban con su pesar, con sus ilusiones pasadas.

Pasó largas horas mirando cómo el barco jugaba con las olas. Cuando volvió al bar, se sentó en una silla junto a la barra. Su mirada seguía teniendo la misma expresión de felicidad. Y aunque estuviese en tierra firme su corazón era uno más entre la tripulación de ese barco, surcando los mares.

VELEROS 2

A la mañana siguiente le comunicaron que el puerto estaba lleno de grandes embarcaciones de vela. Goletas, bergantines, bric-barca, fragatas, …, que iban a competir en una regata transoceánica. Quizá estuviese entre ellos su barco. Una posibilidad remota, pero posibilidad en cualquier caso. Hablando entre pescadores y marinos de esos barcos, de sus travesías, de su propia experiencia, no se dio cuenta que alguien le observaba. Alguien que le traía una noticia que iba a cambiar su vida más inmediata. Un marinero, de gran altura, moreno, de buena planta, portaba un gran sobre blanco, inmaculado. Cuando todos callaron, Pepet se dio cuenta de la presencia de este marinero. Le entregó el sobre. El Comandante del Buque Escuela del Ecuador le invitaba a la recepción que iba a tener lugar en su barco unos días después con motivo de la acogida en este puerto antes de empezar la regata. No cabía en su júbilo. Se habían acordado de él. Después de tantas singladuras, de recorrer tantos mares, de vencer tantas tempestades, de arribar a tantos puertos. Después de jubilarse con todos los honores por una vida entregada a su patria y a su mar. Después de tantas cosas, se habían acordado de él.

P1020386 P1020385 P1020387

Fue el notición del barrio durante semanas. A Pepet le rejuveneció tanto que todos los días hacía corro en el bar donde le escuchaban las historias de este barco. Este era, nada menos, el Buque Escuela de Ecuador, un velero tipo Bric Barca, que fue construido en los Astilleros Celaya, en Bilbao (España), en 1977. Mientras lo construían, las autoridades ecuatorianas hicieron un concurso para elegir su nombre. Hubo varias propuestas, destacando Alcance, Guayas, Pichincha, Atahualpa, Galápagos, Morán Valverde, entre otros.  Todo parecía que iban a decantarse por Alcance, pero finalmente se decidieron por Guayas. “¿Guayas?”, preguntaron varios al mismo tiempo. Y Pepet contestaba, pero se tomaba tiempo para que todos estuviesen pendientes de él. “Guayas, en relación con el río del mismo nombre, por su importancia con la historia de Ecuador”.

MASCARON DE PROA ECUADOR

Un niño muy avispado se interesó por el día que fue botado el barco por primera vez. “La botadura del buque se realizó el 22 de octubre de 1976, quedando atracado en los muelles del astillero. El 23 de julio de 1977 se hizo la ceremonia de cambio de banderas, acto celebrado por el Embajador en España D. Alfonso Barrera Valverde, procediéndose a la firma de entrega y recepción del buque por el Astillero Celaya a la Armada del Ecuador. Su primer Comandante fue D. Aníbal Carrillo Páez, a quien serví con admiración”. El mismo niño de antes volvió a preguntar. “¿Tiene muchas velas?”. “Las que quieras”, contestó. “ Aunque sea un buque pequeño, tiene tres palos. Los dos primeros con velas cruzadas cuadradas tipo bergantín y el tercer palo (mesana) con una pequeña vela cangreja. 

P1020506

P1020509 P1020507 P1020517

P1020519

P1020520

P1020530

P1020705

Fue muy emocionante ver a la tripulación cubriendo vergas en señal de saludo a la cuidad que dejaba atrás mientras salía de puerto”. Este primer día de la regata hacía un viento muy fuerte, pero no ensombreció la salida. Que va. La tripulación demostró estar a la altura de las circunstancias. “No te puedes imaginar lo mucho que disfruté. Es indescriptible la sensación que da cuando navegas con todo el trapo desplegado. El buque escorado, ganando espacio al mar, a las olas y al cielo”.

P1020707

P1020713

Ya nadie dudaría de la veracidad de sus historias, de sus anécdotas. Ya nadie duraría de sus recuerdos.

 

webs consultadas:

http://www.besgua.armada.mil.ec//index.php?option=com_content&task=view&id=18&Itemid=36

http://www.histarmar.com.ar/Velas2010/Guayas-Ecuador.htm

http://razonyfuerza.mforos.com/549911/2995482-buques-escuela-en-iberoamerica/

un bonito vídeo, con varios reportajes, del Guayas en acción (recomendado por el blog El mar es el camí citado entre Mis listas de blogs: http://www.youtube.com/watch?v=Ehs6IWCKCXo

Bibliografía consultada: “Grandes veleros del mundo”, de Camil Busquets i Vilanova

Comentarios

Paskki ha dicho que…
Fotos tomadas en la bahía y puerto de Alicante. ¡Que las disfruteis!. Un abrazo.
Joan Sol ha dicho que…
Hola, Paskki!

Buena narración y estupendo reportaje fotográfico. Las dos últimas fotos son espectaculares. Esa ligera escora del barco les da mucho dinamismo. Supongo que visto de cerca debió ser muy emocionante.

Oye, ¿y quién es el tal Pepet? ¿Un antiguo marinero del "Guayas" o un recurso litetario?

¡Nos leemos!
Paskki ha dicho que…
Impresionante, sí. Tú lo has dicho. Seguir su estela tan cerca fue extraordinario y muy emocionante. Las fotos las tomé desde un velero mucho más pequeño. Y Pepet ... es un marinero del Guayas y un recurso literario. Seguro que en la historia de este buque hay otras historias anónimas relacionadas cuyos protagonistas encarnan bien a Pepet. Un saludo, amigo.
Maryuri pincay herrera ha dicho que…
Hola muchos saludos a todos especialmente a mi querido esposo Cbos. IBARRA JOVANNY, que todos estamos bien y que disfrute su crucero al máximo los niños están bien para fin de año nos vamos donde mi mamá TE AMO muchos besos cuidate
Maryuri pincay herrera ha dicho que…
Para: Cbos. mu. IBARRA CORTEZ JOVANNY ALE
Hola, amor. Ya regresamos donde mi mami estamos bien ya está comenzando el invierno los niños preguntan por ti, cuidate hablamos pronto te amamos mucho todo está bien por la casa. Me quede esperando tu llamada te intente llamar pero no contestaba desisti sin más novedad no te olvides de tomar agua


Entradas populares de este blog

Alicante, la millor terra del món

40 años de democracia española

Españoles en Argelia, historia de una emigración