martes, 29 de agosto de 2017

refuigiados



En los últimos días la televisión, la radio, los periódicos, se hacen de nuevo eco del drama de la emigración. Familias enteras que huyen de la miseria, de la guerra, de la persecución política. Por mar, por tierra, cualquier vía es mejor que arriesgar sus vidas en sus países de origen. Buscan en Europa un nuevo futuro.

Vengan de donde vengan, el drama está marcado en sus miradas. Es conmovedor ver las caras de los niños con expresiones tan tristes. Sus ojos miran al infinito, acobardados ante un largo viaje y la incertidumbre de lo desconocido. Son los más vulnerables y con ellos el drama se hace más presente. Por esto, y por muchas otras cosas, Europa no puede darles la espalda.

Una cámara de fotos y la ilusión de contar la realidad a través de sus imágenes fue cómo Laura Lizancos viajó a Lesbos para plasmar la vida de los refugiados. Desde el primer día quedó impresionada. El desesperado desembarco de los emigrantes que llegaban en barcas neumáticas a la costa. El  hacinamiento en los campos de refugiados. Las precarias condiciones para vivir. Media manzana y medio plátano por persona para comer en todo el día ...

Las fotos de Laura nos narran muchas cosas: la tristeza de los niños, la desesperación de los adultos, la pérdida de la ilusión de todos, y sus precarias condiciones de vida.



Pero Laura no se conformó con contar este drama con sus imágenes. Quiso hacer más y con un grupo de personas montaron Families 4 Peace, para emprender acciones de servicio humanitario en campos de refugiados en diversos países del mundo: Grecia, Turquía, Irak, …

Estas acciones merecen reconocimiento, es una manera de divulgar lo que hacen y de llamar la atención de sus necesidades. El pasado 29 de junio, el Rotary Club Alicante Costa Blanca, hizo un multitudinario reconocimiento a Laura Lizancos a propuesta de Gregor Schneider con el Premio Compromiso Social que dicho club entrega a personas de reconocida implicación social. Rotary Internacional es la mayor organización de voluntarios del mundo. Fomentan el compañerismo, la tolerancia, la solidaridad y la paz a través de acciones de servicio a los demás para hacer de este un mundo mejor.

Y España, ¿qué hace ante este drama migratorio y este éxodo?, la mayor crisis humanitaria desde la II Guerra Mundial. Buena pregunta. El Gobierno español hace más de lo que la gente se cree pero mucho menos del cupo asignado por el Mercado Común para colaborar en las soluciones de atención a esas personas sin hogar. Pero esto es otro artículo que os contaré otro día.

Este artículo fue publicado con anterioridad en mi columna de opinión del periódico Alicante Press. Este es su enlace: https://alicantepress.com/not/34834/refugiados/ 

Las fotos son de Laura Lizancos, publicadas aquí con su autorización.


No hay comentarios:

Navegar por el Wolfgansee. Entre Sankt Gilden y Sankt Wolfgang

Navegar por un lugar diferente al que estás habituado siempre es un aliciente, hacerlo en un lago cubierto de nubes y lloviendo sin para...

entradas populares