en la Cala La Barraca (Jávea)

 

100_4550

La costa del norte de la provincia de Alicante se ha moldeado durante siglos por mareas, corrientes y el azote del mar. Con ellos la costa se ha quebrado en bellas calas y pequeñas playas de cantos rodados. Por más que crea que conozco bien esta costa, aún puedo encontrarme con sorpresas. Como esta Cala La Barraca. Bella, tranquila, acogedora. En un sábado soleado, con un despejado cielo azul y un tranquilo mar. Con nuestras familias, un buen amigo de Jávea nos ha enseñado este rincón mediterráneo.

100_4554

Mientras los niños corren, mientras los adultos dejamos libres muchas palabras que se escapan de nuestras bocas, mientras algunas gaviotas vuelan cerca por encima de nuestras cabezas, mientras unos pescadores echan al mar sus anzuelos desde unas rocas cercanas, mientras los minutos parece que se detienen y las horas se alargan hacia el horizonte, es el aroma de nuestros manjares los que nos llaman para agruparnos. Productos del mar y de nuestra tierra nos despiertan el apetito, donde no falta el pan casero bañado por un aceite de oliva extraordinario, unos tomates raf con huevas de atún y un arroz caldoso del señoret en el que el pescado y las gambas están ya peladas, de ahí su nombre, y nos lo comemos sin esfuerzo y mucho gusto. Un día inolvidable que disfrutamos de la buena mesa y de la mejor compañía.

100_4555

Escuchando el rumor de las olas cuando acarician la orilla, cuando vienen y van, cuando refrescan el aire con las gotas de su espuma. Y mientras el tiempo corre, vivimos un nuevo atardecer con el naranja, el amarillo, el malva, que tapizan el cielo y lo van apagando poco a poco hasta despertar pequeñas lucecitas de faroles y bombillas que adornan con puntitos luminosos la oscuridad de la noche.

Comentarios

Arturo Moreno ha dicho que…
La semana pasada mi mujer y yó, estuvimos en este maravilloso lugar. Paseamos hasta el mirador, comtemplamos absortos la isla y todo su entorno, nos bañamos en su limpias y cristalinas aguas y como colofón unas sardinitas a la plancha y un caldero memorable.
Cuando puedas dejate caer por la carretera de Moraira a Calpe o viceversa y no dejes de visitar las calas de les Bassetes,la Fustera(de arena), els Pinets, El Advocat(con espigón y chiriguito,la Llobella(salvaje) El Baladrar(chiringuito y escaleras de acceso)
Pascual ha dicho que…
Como siempre, eres como un libro abierto, Arturo. Gracias por Tu visita a este Post y por Tu comentario.

Entradas populares de este blog

Alicante, la millor terra del món

Españoles en Argelia, historia de una emigración

Barcos de vapor en “El amor en los tiempos del cólera”.