Las Torres de la huerta de Alicante

En toda la costa mediterránea hay, en cerros y montañas, pequeñas torres vigía. Desde sus almenas, soldados atentos al horizonte. Eran tiempos en los que las costas alicantinas eran continuamente atacadas por piratas berberiscos. Cuando eran avistadas las primeras velas de sus embarcaciones los soldados encendían hogueras para avisar a los aldeanos. Para refugiarse. Para ocultar sus riquezas. Para presentar batalla, en su caso.

La huerta, por aquellos años, tenía importantes plantaciones de vides. Los caldos de sus uvas tenían fama mundial en todo el mundo conocido de entonces. Junto a las huertas, las casas solariegas de los agricultores. En las huertas, las torres de sus Señores. Cuando se daba la voz de alarma por el avistamiento de los piratas en alta mar acercándose a tierra, los agricultores se refugiaban en estas torres.

mapa de situación de las Torres de la Huerta sacado de un libro de F. Seijó

Estas torres de defensa de la huerta tienen características comunes. La puerta de acceso no está a nivel del suelo sino al nivel de la primera planta. Se llegaba a la puerta por una escalera de madera. Una vez dentro la quitaban y se encerraban. Desde las almenas y troneras se defendían. Cuando los piratas se marchaban, volvía la normalidad en la huerta.



Torre Aguilas

Estas torres suelen ser cuadradas ó rectangulares. Todas tienen una zapata, peana ó base, de algo más de un metro de altitud, desde donde arrancan. Sus muros, aplomados ó en forma de talud. Hay ventanas en las cuatro caras de la torre y en cada planta. Pueden estar toda ella construida por sillares ó solo tener sillares en sus ángulos y mampostería en el resto de la fábrica. Las puertas de acceso suelen ser de poca altura, con sillería y arco de medio punto. En la mayoría de las torres se encuentra a la altura de la primera planta. Muchas de las torres se coronan con almenas, algunas con tejado a dos aguas. Junto a estas, la campana que anunciaba la cercanía de los piratas. Algunas torres poseen escudo nobiliario en su frente.

Torre Boter

Con el tiempo, junto a la mayoría de estas torres se construyeron viviendas. En unos casos, simples caserones. En otros, verdaderos palacios. Y de su origen agricultor se convirtieron en lugar de reposo y vacaciones de la burguesía del lugar. Entonces, a la torre se accedía desde la casa a la altura de la primera planta. Una escalera de caracol bajaba ó subía a las demás, en total tres, además de a la terraza.

Torre Rejas

A muchos les ha importado estos acontecimientos. Entre otros, el Dean Bendicho nos narra estas incursiones sarracenas de mediados del s. XVI en su obra “Crónica de la Muy Ilustre, Noble y Leal Ciudad de Alicante”. Junto a otros hechos ocurridos en estas costas, Figueras Pacheco nos lo cuenta en su "Compendio Histórico de Alicante". Otros estudios como el de Francisco Seijo: “Los piratas de la Condomina”. Conferencias. Exposiciones, como la recientemente realizada en el Castillo Santa Bárbara de Alicante titulada “Las Torres de las tierras planas”. A muchos les preocupa, nos preocupa, el estado y conservación de estas torres. Por eso siguen realizándose muchos otros estudios, web y blogs. Compartimos esta inquietud por un legado histórico que ha de perdurar. Hay torres bien conservadas. Otros en proceso de abandono. De ellas narraré con detalle en otros post. Este es el inicio de las historias de estas piedras. Historias ajenas. Historias propias de mi infancia por estos lares, junto a estos muros.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Saludos amigos, soy Alfredo de Alicantevivo. Pasaros por mi web http://torresdelahuerta.iespana.es y sacad la información que querais. El plano de Seijó contiene algunos errores. Colgad el que hay en mi web que está reparado.

Os recomiendo el libro "Las Torres de Defensa de la Huerta de Alicante" de Fco. José Ramón Martínez publicado en 2003 por el Ayto. de Sant Joan. Está en la biblio del Pº Ramiro, en la UA y en varias biblios.

Entradas populares de este blog

Alicante, la millor terra del món

40 años de democracia española

Españoles en Argelia, historia de una emigración