Los Molinos de Jávea



Por un sendero pedregoso. Desde el que se ven unas vistas extraordinarias del Cabo la Nao y el Cabo S. Antonio. Donde el mar escala por las bellas calas del litoral. Donde las montañas bajan a bañarse en la orilla del Mediterráneo. Un paisaje privilegiado para los oriundos. Para los visitantes de esta población privilegiada. Jávea ( Xábia). Y sus molinos (els molins).



Desde este bello rincón. Desde lo alto de esta montaña. Unos hombres rudos se empeñaron en levantar unos molinos de viento, en los años del s. XIV. En un documento de partición de terrenos entre Denia y Jávea de 1391 se menciona a estos molinos. Los construyeron con permiso del “llebeig” (lebeche), el viento del suroeste que constantemente sopla en el Trencall de La Plana. Molinos para moler el grano. Entonces se llamaba a Jávea el trigal de Alicante. Con la molienda, la harina. Con la harina, el pan. Presente a diario en todos los hogares.

Torres cilíndricas de La Plana de S. Jerónimo, señas de identidad de la cara meridional del Montgó. Tienen una altura de entre 6,50 y 7,50 metros. Y un diámetro máximo de 5´50 a 6,50 metros. Por dentro hay dos plantas. La planta inferior sólo tiene una puerta de acceso. Desde aquí se asciende a la planta superior, por una escalera de piedra, en donde están las moles y la maquinaria, con dos ventanas para iluminarlas. Junto a las aspas y la fuerza del viento, robustos mecanismos de madera de carrasca hacían mover las pesadas ruedas circulares de piedra para moler el grano.

Estos molinos permanecen en la cresta de la montaña. Pero el abandono y el paso del tiempo les hizo una herida mortal. Sus brazos, las aspas, desaparecieron hace tiempo del cuerpo del molino.






El Ayuntamiento de Jávea se ha propuesto restaurar totalmente al menos uno de estos molinos, para recuperar íntegramente todos sus elementos de su arquitectura y de su maquinaria. Otros, se han convertido en residencia privada de privilegio por el entorno en el que se encuentran. Por las extraordinarias vistas. Por recuperar con las piedras de estos molinos un trocito de la historia de esta localidad.

Así mismo, el Ayuntamiento ha creado lo que denominan la Ruta de los Miradores. Ha señalizado diferentes puntos estratégicos de Jávea, de norte a sur: cabo de S. Antonio (cap de Sant Antoni), la punta del Arenal (la punta de l´Arenal), la acequia de la Noria (la Séquia de la Noria), la Cala Blanca, las Calas (Caletes), el Portichol (el Portixol), la Isla (L´illa), la Falzia, el cabo Negro (el cap Negre), el cabo de la Nao (el cap de la Nau), las Pesqueras (les Pesqueres), Ambolo, Granadella y los Molinos (els Molins) de La Plana. Miradores para disfrutar de estos parajes que se recortan sobre el mar, que se dejan acariciar por la brisa marina.

Comentarios

Anonymous ha dicho que…
Gracias Paski por enseñar rincones de Jávea como este. Creo recordar que hay un par de ellos que los han habilitado como viviendas. Sería fenomenal que pudiesemos visitar alguno de ellos.
Francisco
paskki ha dicho que…
Sería bueno visitarlos por dentro y hablar con sus nuevos habitantes. Inténtalo y me apunto.

Un abrazo.

Entradas populares de este blog

Alicante, la millor terra del món

Españoles en Argelia, historia de una emigración

Barcos de vapor en “El amor en los tiempos del cólera”.