jueves, 10 de julio de 2008

La Plaza Mayor de Chinchón

Un pueblo con personalidad propia, que se la ha labrado con su historia, sus fiestas y su propia fama. Se encuentra en el sureste de la Comunidad de Madrid, a unos cincuenta kilómetros de la capital de España. Chinchón.


Esta población está ligada con los antepasados del actual Rey Don Juan Carlos I. Felipe V fue proclamado Rey de España en esta Plaza Mayor, concediéndole el título de “Muy Noble y Muy Leal” a esta Villa como reconocimiento a la lealtad a la Corona. En 1916 el rey Alfonso XIII concede a Chinchón el título de Ciudad como agradecimiento a la adhesión y lealtad a la monarquía, otorgando diez años más tarde el tratamiento de Excelencia a su Ayuntamiento.



Las primeras casas con balcones y soportales de esta Plaza Mayor, se construyeron en el s. XV. De arquitectura popular, tiene una forma irregular. Tres plantas tienen los edificios. Tres plantas, con galerías adinteladas. Tiene 234 balcones de madera denominados claros. Se sustentan con pies derechos con zapatas.

Junto a estos muros oigo las risas, los gritos y los aplausos de las gentes de este pueblo. Bajo estos soportales, las exclamaciones de admiración. Desde estos balcones, el disfrutar del valor, del arte, de cada lance. En el coso, sobre la arena amarillo albero, un astado y un torero. La bestia y el guerrero. La fuerza y la inteligencia. En una Plaza envidiada, criticada, también alabada, al mismo tiempo.

Espacio de lujo para las corridas de toros. Un ruedo de arena en el centro de la plaza, se cierra por una barrera, con gradas y una barandilla metálica para independizarse de la calle perimetral que por su otro lado la franquean soportales con columnas de piedra.


La configuración de la plaza de toros de la Villa de Chinchón fue el tradicional de la Edad Media, adaptado al espacio de esta Plaza Mayor. En ese momento se configuraba con forma rectangular. Torear en esta plaza se torea desde antiguo y en ella se han celebrado muchos acontecimientos que narran renglones de su historia. El 16 de septiembre de 1502 se organizó una corrida en honor de Felipe el Hermoso. Muchas corridas ha habido desde entonces. En 1738 se celebraron dos célebres corridas de toros por la toma de posesión del Infante Felipe de Borbón, hijo de Felipe V, como Conde de Chinchón.

En la arena de esta plaza vió correr su sangre Salvador Sánchez “Frascuelo”. En el año 1863 sufrió una grave cogida por asta de toro en una capea. En agradecimiento al buen trato que le dio el pueblo de Chinchón en estos dramáticos momentos, en 1871 organizó un festival taurino benéfico para los necesitados del pueblo. Estos festivales benéficos fueron la antesala de los que se celebraron después y de los que se siguen celebrando.



Con el tiempo, los ángulos de la plaza se achataron y aumentó en tamaño, manteniéndose así hasta 1880 en que “Frascuelo” regala los tablones de la barrera de la antigua plaza de toros de Madrid. Con esta medida se eleva la categoría de la plaza. Se disfruta de las corridas desde las balconadas, carros y desde los tablones hasta que en 1968 se reforma la plaza adoptando la forma actual en cuanto a tamaño y disposición de los tendidos. Y los corrales, en los bajos del Ayuntamiento.

Aún se conservan antiguas costumbres como la Requisa y el acceso a los balcones. La Requisa consiste en desalojar la plaza y cerrar sus puertas unas horas antes del espectáculo. La autoridad municipal recorre las viviendas con vistas a la plaza. Requiriendo a los vecinos el importe de las entradas. Existe una servidumbre de acceso para que los dueños de las viviendas permitan el paso al dueño del balcón y sus invitados para disfrutar de la corrida.

Es un pueblo cuya historia se narra en las fachadas de sus casas. Testigos, los pilares de sus balcones. Y aquellos que pasan y los que permanecen porque aquí nacen ó porque aquí se sienten adoptados. En esta Plaza. Que ha visto pasar tantos acontecimientos. Con esta Plaza. Lugar de mercado, de encuentros y reuniones, de festejos, de corridas de toros. Desde una mesa, sobre la arena, rodeado de tantos balcones, de tantas ventanas, de tantas miradas. Aceitunas. Montaditos con productos de la tierra. Vino recio de estos lares y Chinchón en el postre. Así se llama esta dulce bebida de anís. Y así llamamos a este entrañable pueblo donde nació esa bebida, donde nos acoge esta Plaza.






Paskki

En 1974 Chinchón fue declarado Conjunto Histórico Artístico. En junio de 2008 es declarada su Plaza Mayor como una de las siete maravillas de la Comunidad de Madrid, junto con El Escorial, el Palacio Real de Madrid, Universidad y recinto histórico de Alcalá de Henares, el Museo del Prado, el Pasaje Cultural de Aranjuez y la Plaza Mayor de Madrid.

No hay comentarios:

viñetas de actualidad

La prensa escrita cuenta la realidad con palabras y con fotografías. Pero hay otra forma de contarla a través de las viñetas por las que di...

entradas populares