martes, 12 de noviembre de 2019

el centro, existe




La noche electoral del 10 diciembre 2019 fue apasionante para unos y desastrosa para otros. No todos pueden ganar, aunque parezca que sí lo han hecho al día siguiente de las elecciones. Esta vez, para todos menos para uno.

Los perdedores son los que se denominaron a sí mismos la nueva política: Ciudadanos (Cs) y Podemos (UP). Un partido de centro, el primero, tan necesario; y uno de la ultra izquierda, el segundo, que aspiraba a serlo todo y está siendo el desenlace de no ser nada.

La primera consecuencia de este fracaso es la dimisión de Albert Rivera como líder de Cs. La dimisión de todo: de Presidente del Cs, de diputado (no recogerá el acta); de militante, deja la política. Las dos primeras son consecuencias lógicas, su partido ha pasado de 57 a 10 escaños en el Congreso de los Diputados y de 4 a ninguno en el Senado. Aunque no estamos acostumbrados a dimisiones en la clase política y esta, que parece lógica, ha cogido a la sociedad española desprevenida e incrédula hasta que Albert Rivera lo dijo ayer - emocionado - con sus propias palabras en una rueda de prensa en la sede de Cs en Madrid.

Albert Rivera, con Cs. llegó a la política inmaculado, desde la base, sin padrinos, y poco a poco se fueron abriendo camino en la política catalana. Decían cosas en Cataluña sobre la unidad de España, la educación, la libertad, la convivencia  que, aún siendo obvio en democracia, allí no lo es tanto por el frentismo del bloque independentista. De no ser nada en esa Comunidad Autónoma a ser hoy la primera fuerza política en el parlamento catalán aunque les ha faltado la fuerza y la garra con la que llegaron a esa posición y su electorado - volátil - les pasará factura. En la política nacional Cs conseguía un ascenso en escaños en el Congreso de los Diputados en cada una de las elecciones generales. Sus postulados sumaban en sus aspiraciones políticas de llegar a la Moncloa.

Cs consiguió un gran éxito cuando consiguió 57 diputados en las elecciones del 28 de abril con el mensaje durante toda la campaña electoral que no apoyarían a Sánchez en una investidura por mucho que el PSOE les pidiera al menos la abstención. Con este resultado Cs se derechizó. Rivera llegó a decir que se consideraba el líder de la oposición de la derecha - sin serlo - porque Cs había crecido mucho más que el PP que, en cambio, decreció en escaños de forma considerable hasta obtener 66, 9 más que Cs y unos 200.000 votos de diferencia. 

Las circunstancias, la coyuntura económica española con una recesión económica mundial cercana según muchos analistas financieros, la posibilidad que Sánchez se aliara con los comunistas de Podemos y con nacionalistas radicales para formar gobierno, hacían necesario que PSOE y Cs se entendieran, incluso gobernaran en coalición. Hubieran tenido 180 diputados para emprender cómodamente los desafíos que tiene España a corto plazo. Las encuestas decían que el 80 % del electorado de Cs quería ese gobierno de coalición. Cs no lo vio. Rivera negaba la mayor a Sánchez. Durante este proceso las encuestas ya daban un cambio de tendencia por el centro con ascenso del PP y descenso de Cs. El electorado no sabía por dónde iba Cs y que sus 57 escaños no estaban siendo útiles. Sin embargo, Sánchez tampoco le ofreció nada a Cs, salvo que se abstuvieran y se fiaran que Pedro Sánchez no iba a hacer locuras políticas con los independentistas catalanes. No hacer ese Gobierno de coalición fue un error de los dos. A todo esto se añadió la foto de la manifestación de Colón y otras muchas con Abascal, el líder de VOX, además de contar con el para gobernar en coalición PP-Cs-Vox en varias Comunidades Autónomas aunque las negociaciones las liderara el PP en su relación con Vox.

Todas las encuestas para las elecciones generales del 10 de noviembre vaticinaban un descalabro electoral de Cs, incluso antes de convocarlas. Los asesores de Cs no le dieron crédito. Y el batacazo ha sido descomunal. Una derrota sin excusas ni paliativos, como dijo Albert Rivera en la noche electoral.

Cuando en mi artículo  Adiós a la nueva política vaticinaba el declive del liderazgo de Rivera si Cs tenía un mal resultado electoral el 10 de noviembre, no imaginaba la magnitud de lo que pasó ayer.

Albert Rivera ha comunicado sus dimisiones, conteniendo las lágrimas y manteniendo la voz entre cortada en repetidas ocasiones. Ha ejercido de dirigente al decir que “los éxitos de un partido son de todos, pero lo malos resultados son del líder”. Especial ha sido cuando ha dicho que “cada día me he sentido orgulloso de entrar en la puerta del Congreso. Ser diputado no es una nómina, es un honor”. Este momento ha sido muy emotivo, añadiendo después que “en coherencia con mis valores, creo que es el momento de ceder el testigo, no sólo en la presidencia del partido, sino también en el escaño por el bien de este país y de este proyecto”.


Cs se queda huérfano de líder, con la incertidumbre del futuro más inmediato, con la convocatoria de una Asamblea Extraordinaria para dentro de cuatro meses mientras la organiza una Comisión Gestora. Parece que hubiera sido más sensato marcharse con todo esto organizado y resuelto, y quedándose Rivera como un militante de base ahora que en Cs toca arrimar el hombro y refundar este partido liberal y constitucionalista, recuperando su orientación al centro político.

España necesita más que nunca un partido de centro ahora que está tan fragmentado el voto y la representación parlamentaria. En España ganan las elecciones generales los partidos que más se acercan al centro, sea por la izquierda y por la derecha, lo hemos visto con el PSOE y con el PP. Y bien vendría un partido de centro, “porque el centro existe” ha afirmado hoy Rivera” (curioso porque ese espacio lo dejó escapar Cs, derechizándose), que equilibre las formas y las maneras de sus extremos. Que así sea.



Resultado electoral de las elecciones generales del 10 de noviembre de 2019: https://resultados.elpais.com/elecciones/2019/generales/congreso/

No hay comentarios:

Por el Parque Natural de la Font Roja

Por el Parque Natural de la Font Rojaa, cerca de Alcoy. Nos reciben los campos húmedos de las últimas lluvias, un limpio ambiente arbór...

entradas populares