viernes, 13 de julio de 2018

El carillón de Salzburgo y otras similitudes con España





El carillón de Salzburgo y otras similitudes con España. A miles de kilómetros una de la otra, ¿es posible?. Pues ya verán. Pronto sabrán a qué me refiero, no se impacienten.

Salzburgo es una preciosa ciudad austriaca donde se respira, se escucha y se ve todo lo que tiene que ver con Wolfgang Amadeus Mozart y, por supuesto, con su música. Mozart nació allí el 27 de enero de 1756. Y eso - se puede decir sin descubrir ningún secreto - que esta ciudad y el Príncipe Arzobispo de su época, que era quien ostentaba el poder en esa localidad, no lo trataron bien y Mozart tuvo que emigrar a Viena. Casos parecidos pasaron en España según cambiaba la moda o las costumbres principalmente de la Corte: Farinelli es un ejemplo, claro que volvió a su tierra rico y con una pensión vitalicia después de servir a los reyes Felipe V, Luís I, Fernando VI y Carlos III. No se fue de vacío, como se diría ahora. No son los únicos ejemplos, hay otros. Ya saben que para gustos no hay nada escrito.

De los Austrias mayores, Carlos I, es el rey que relaciona la Monarquía Española con los Habsburgo. ¿Se acuerdan de Felipe el Hermoso, ese que casó con Juana de Castilla, hija de los Reyes Católicos (mal llamada Juana la loca)?. Fue el padre de Carlos I, y este fue Archiduque de Austria, así como Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.

Salzburgo vela por el medio ambiente, el propio y el ajeno. Rodeado por un entorno envidiable de vegetación, ríos, lagos, montañas, que cuidan como oro en paño, tienen una preocupación manifiesta con el cambio climático. Todos los años se organiza en esta ciudad el Salzburg Global Seminar, fundado por ex estudiantes de Harvard que desde hace 70 años organizan este Seminario en relación con la sostenibilidad y el medio ambiente. Es el Davos del medio ambiente, en el que España ha estado representada por autoridades municipales como el Alcalde de Pontevedra en la última edición. Hace unos días en Madrid, el rey Felipe VI presidió en el Senado la celebración del Centenario de los Parques Nacionales de España. Desde los dos primeros, el de los Picos de Europa y el de Ordesa y Monte Perdido, en estos cien años se protegen 15 enclaves naturales. España fue el primer país del mundo que tuvo una Ley para la protección de Parques Naturales, aprobada durante el reinado de Alfonso XIII, y dos años después (1918) se declararon los dos primeros parques mencionados. España fue pionera en Europa en cuanto a la protección de la naturaleza.

Y ¿qué pasa con el carillón?. No se apuren, que todo llega. Este carrillón está dentro del casco antiguo de Salzburgo que es Patrimonio Mundial de la Unesco (PMU) desde 1996. Pero hay más, el nombre de Salzburgo viene del recurso natural que la hizo rica: la sal, con minas aún activas en la actualidad. España tiene PMU como la Alhambra de Granada, la Catedral de Burgos, Santiago de Compostela, etc. En España también hubo y siguen activas explotaciones de sal en el interior como las Salinas de Imon (Sigüenza).

Seguimos … El carillón de Salzburgo y el de San Lorenzo de El Escorial lo construyó el mismo arquitecto. Toma ya, no se lo esperaban. Pues sí. Para el de Salzburgo se llevaron las campanas desde Amberes (s. XVII). Se puede disfrutar de su sonido a las 7, 11 y 18 horas con melodías de Mozart. Avisan de cuando debe ser el desayuno, la comida y la cena. El de San Lorenzo del Escorial fue construido en el s. XVII en los Países Bajos para el Real Sitio de El Escorial, Monasterio y Palacio Real ideado por el rey Felipe II. Los carillones se componen de varias campanas hasta un número de 25 colocadas y afinadas para interpretar melodías. Estos se escuchan cada cuarto de hora durante el día e interpretan estribillos. En días señalados interpretan piezas más importantes. Estas campanas se perdieron en un incendio de 1671. Tanto echaban de menos su sonido que el rey Carlos II hizo construir otro carillón por un maestro fundidor que se había formado en los Países Bajos.

La historia de España es historia de Reyes y Reinas. Es nuestro destino y nuestra virtud. Nuestra historia está llena de grandes acontecimientos liderados por un rey ó por una reina ó por ambos. Hemos tenido reyes muy buenos y otros menos buenos. Pero ya se sabe que el ser humano no es perfecto, qué aburrido sería en caso contrario.

Y nosotros sin creernos lo que somos, un país admirado por todo el mundo y vilipendiado por algunos de los vecinos de dentro que sólo buscan su propio beneficio con excusas nacionalistas.

Todo lo aquí contado es consecuencia de una frase de Inmaculada, una excelente guía turística, que nos contó hace unos días en Salzburgo la similitud mencionada con ambos carillones. Y dándole vueltas a la cabeza ya ven hasta donde ha llegado ese comentario: a algunas de las similitudes citadas que nos hacen estar más cerca de Salzburgo de lo que imaginábamos.




Este artículo se ha publicado con anterioridad en mi columna de opinión del periódico Alicante Press.

No hay comentarios:

Navegar por el Wolfgansee. Entre Sankt Gilden y Sankt Wolfgang

Navegar por un lugar diferente al que estás habituado siempre es un aliciente, hacerlo en un lago cubierto de nubes y lloviendo sin para...

entradas populares