la fuente de Neptuno en Bolonia


Bolonia respira universidad por toda la ciudad. Si sus calles son ya muy transitadas por su cultura, su arte y su historia, también lo es por su universidad. Desde antaño es lugar de peregrinaje para los estudiosos de leyes, de filosofía, de matemáticas, de física, … El saber no ocupa lugar y menos entre estos muros, estos arcos, estos campanarios, de los muchos que hay en Bolonia, porque esta ciudad motiva al estudio y al conocimiento.



En esta noche de octubre los focos que iluminan los monumentos de la plaza Mayor visten las piedras antiguas de los edificios de un halo de misterio, de la magia de haber sobrevivido y haber sido testigos de tantas cosas a lo largo de su historia.



Junto a la plaza Mayor, una plaza más pequeña, la de la Fuente de Neptuno. Le llaman “il gigante” por sus enormes proporciones. Está en un entorno monumental extraordionario frente al Palazzo de Accursio, el Ayuntamiento, la Sala Borsa, el Palazzo Re Enzo y muy cerca de la Basílica de San Petronio.



Es una gran estatua de bronce de Jean de Boulogne da Douai, también llamado Juan de Bolonia, escultor manierista flamenco. Esta fuente fue promovida por Carlos Borromeo, Cardenal Legado de Bolonia, con la ayuda del obispo Pier Donato Cesi. Con motivos mitológicos, la estatua simboliza el esperanzador gobierno del Papa, recientemente electo y tío materno de Borromeo, Pío IV.



Los estudiantes dicen que si en época de exámenes das la vuelta a la fuente al menos dos veces en el sentido contrario a las agujas del reloj, aprobarás las asignaturas con soltura.



Como toda noche, las sombras se alargan con la luz de las farolas. Neptuno parece que se ha bajado de su pedestal para juntarse con el pueblo callejero. Se recorta sobre las paredes y alarga su mirada mientras su cuerpo se transforma con el capricho de las sombras en una figura fantasmal. Volverá, después, a su posición inicial, presidiendo esta plaza de Bolonia que lleva su nombre y dejará ser objeto de muchas miradas y punto de encuentro de tanto transeúnte como nosotros que admiramos su fábrica.


Comentarios

Entradas populares de este blog

40 años de democracia española

Alicante, la millor terra del món

Imperator Hispaniae