Plaza de las Flores, en Estepona

Por el casco antiguo, que no por serlo desmerece. Que va. Cada rincón, un cuadro. Cada mirada, una postal. Lienzos de paredes de blanco inmaculado, ventanas enrejadas, faroles de ayer y muchas macetas con flores de colores. Así son las calles que vienen y van, que suben y bajan, desde la Plaza de las Flores en Estepona. Así están para el disfrute del oriundo, para la admiración del visitante. Un ejemplo del buen gusto, sin ningún alarde, ni exageraciones.

P1040482P1040518P1040497

Es esta plaza el punto de encuentro, el centro de reunión, donde los de Estepona quedan para la tertulia, quizá también para el cotilleo, en alguna de las terrazas de los muchos bares que rodean la plaza. No hace falta comparar este rincón con similitudes de otras plazas andaluzas, de otros lugares, esta es de las flores porque flores hay y muchas. En medio una fuente donde corre el agua con su particular murmullo. Palomas, gorriones y otros pajarillos a remojo de su tina, refrescándose de este lugar caluroso que invita al aperitivo y al sosiego.

P1040435P1040436P1040434

Casas blasonadas de un pasado glorioso, palacetes, la torre de la Iglesia de San Francisco que escala el cielo entre los tejados de las casas, los observamos desde esta plaza, lugar de encuentros y conversaciones. Hoy nos acompaña, ó acompañamos, a una persona enamorada de su tierra, que colecciona fotos en blanco y negro, también viradas, de la Estepona de ayer. Y nos lo muestra mostrándonos estas imágenes desde su Tablet, mientras nos cuenta cómo era esta población entonces y lo que vemos ahora. Juanma es su nombre, con quien hemos recorrido por estas calles la historia de Estepona según nos ha ido contando desde los primeros pobladores hasta nuestros días, mostrándonos también las diversas transformaciones urbanísticas de ramblas y calles de este hospitalario lugar de Andalucía.

Comentarios

Entradas populares de este blog

40 años de democracia española

Alicante, la millor terra del món

Imperator Hispaniae