Procesión de la Cofradía Cristo "El Morenet" de los hombres del mar.


Con su color de siempre, el de la tierra que vio nacer a los vecinos de este barrio, el de la piel tostada por el sol después de meses, de años, de faenar por los mares de Dios, el Cristo “El Morenet” recorrió las calles de Alicante el pasado Lunes Santo.

Desde la Ermita de la Virgen del Socorro que le da cobijo, que es su morada durante todo el año. En un callejón estrecho y empinado del Raval Roig, el barrio de los pescadores.


Recostado, clavado y crucificado en el madero, “El Morenet” recibe los primeros vítores y aplausos del pueblo después de escuchar el himno nacional. A sus pies, tulipanes de todos los colores y flores del paraíso visten de gala esta talla, una de las más antiguas y populares de Alicante datada en el s. XVII.

Los tambores y cornetas de Tómbola se abren paso entre la multitud y anuncian que “El Morenet” sale en procesión un año más, con gran esfuerzo de sus costaler@s y con la atenta mirada de Juan, su capataz, para que corrijan sus pasos en caso necesario. Varias decenas de hombres y mujeres ayudan a "El Morenet" a salir de la ermita para subir los primeros escalones con gran esfuerzo penitencial. Costaleros y cofrades tienen la misma indumentaria: vesta monacal azul, casulla blanca, cíngulo rojo, sandalias monacales negras y calcetines blancos. 


 
Acompañado por diversas autoridades relacionadas con el mar y las Cofradías de Pescadores, esta Hermandad - constituida en el año 1997 - tiene su origen en la Cofradía de Pescadores San Andrés y Santiago del siglo XVIII.

La banda San Francisco de Asís acompaña a multitud de damas de mantilla, entre ellas las concejalas Mª Ángeles Goitia y Oti García Pertusa, que caminaban junto con Miguel Valor, concejal de Cultura.

Si fue emocionante la salida y llegada a la ermita por parte de “El Morenet”, también lo fue la procesión por el paseo marítimo de la playa del Postiguet y la subida al barrio por la pasarela y escalinata.  


La brisa del mar esta vez sirvió para refrescar la piel de l@s costaleros y animarles a alcanzar con éxito hasta el último peldaño de tan empinada escalera. 


En esta ocasión Pascual Rosser Limiñana y Bruno Fernández Garrido fueron parte y testigos de esta procesión como Delegado y Subdelegado, respectivamente, de la Real Liga Naval Española en la provincia de Alicante.


LAS FOTOS ESTÁN HECHAS CON LA CÁMARA DE FOTOS Y POR EL AUTOR DE ESTE BLOG.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alicante, la millor terra del món

Españoles en Argelia, historia de una emigración

Barcos de vapor en “El amor en los tiempos del cólera”.