con un caldero con mújol

 

Cuando hay que hacer un alto en el camino, cuando hay que descansar de los quehaceres cotidianos, la mejor manera de hacerlo es con amigos y con la familia. Alrededor de mesa y mantel, en un ambiente sosegado, con la brisa del mar acariciando nuestras caras, con buenas viandas que llevarnos a la boca. Hoy hemos elegido el Venezuela (en Lo Pagan, Murcia), para alimentar nuestro ocio en este Restaurante de culto en la zona. Restaurante que antes fue chiringuito y que los tiempos modernos lo han vestido con elegantes adornos, aunque han conseguido mantener las recetas y las maneras de antaño. Situado en primera línea de la playa del Mar Menor. Este mar interior que amansa las aguas del Mediterráneo y las recoge entre La Manga del Mar Menor y tierra firme.

P1120119

Con unos aperitivos donde han dominado la hueva de mújol y la mojama de atún, además de unas extraordinarias quisquillas y un pulpo a la plancha, el plato fuerte ha sido el caldero con mújol. Este pez es característico del Mar Menor. Si es apreciada su carne, mucho más lo son sus huevas. El caldero lo cocinan a la manera tradicional y nos cuentan que primero se limpia el pescado y se corta en trozos grandes, se pone sal gorda unos 30 minutos, se calienta el aceite y se fríen las ñoras, los ajos, el tomate. A fuego lento. Con medio recipiente del caldero lleno de agua se echa el pescado. Cuando hierve, después de unos diez minutos, se saca el pescado del caldero. Se le echa por encima ajo picado y el caldo del pescado colado. Se echa el arroz, se tapa y se cuece durante unos 20 minutos. Aquí, en el Venezuela, se sirve primero el arroz y luego el pescado. Acompañado con una tarina de alioli para untar el pan, el arroz ó el pescado ó todo junto.

P1120123 

El caldero es un plato que muchos pescadores hacían en la cubierta de su barca al llegar a puerto. Con el agua de la mar que le había dado la pesca, el de la mar que le daba el sustento, el de esa mar que había sido testigo fiel de sus avatares mundanos y de sus sinsabores, y de sus alegrías.

Recordando a esos pescadores ruidosos al descargar las cajas de la pesca en el muelle del puerto, miro a mis hijos, también ruidosos, con una nueva amiga. Si para nosotros es importante cambiar de aires y estar acompañados de buenas compañías, para ellos es fundamental recorrer nuevos mundos, aunque estos estén tan sólo a unas dos horas de casa y a unos 100 km de su domicilio. También lo es hacer nuevas amistades. Estas son la base de una buena convivencia en el presente y en el futuro de su vida y con estas se les abren nuevos horizontes.

P1120144 P1120145 P1120149                                                    (1)

Como los de las cercanas salinas del Parque Natural de San Pedro del Pinatar . Entre sus aguas estancadas los flamencos arrastran su pico por el fondo en busca de alimento. Vemos un pajarillo pescador. Revolotea por encima de nuestras cabezas, vuela, se para moviendo las alas a gran velocidad, ó eso es lo que perciben nuestros ojos, apunta con el pico hacia el agua y se deja caer deprisa, sin esperar un momento, como si se le escapara la vida en esto. En todos sus lanzamientos acierta y sale volando del agua con un pececillo dentro de su pico.

P1120155

Tomamos un refresco en el Club Náutico de San Pedro del Pinatar. Estamos tan relajados que los sillones de mimbre parece que nos abrazan mientras refrescamos nuestra garganta con un limón granizado ó una tónica, según los gustos. Igual que esos veleros amarrados en los pantalanes. Después de faenar duro en la mar rizada de Levante, se refugian en el puerto. De la misma manera que su quilla y su casco flotan tranquilos cerca del noray, nuestros cuerpos se dejan querer por el cojín del sillón mientras la palabra acaricia el sosiego con sus letras y sus sonidos. Sensaciones que recordaremos durante mucho tiempo con la ilusión de repetirlas con tan buena compañía.

P1120173

 

(1) foto hecha por mi hijo Carlos de 9 años. Promete.

Para saber más y localizar el Restaurante Venezuela, ver la web: http://restaurantevenezuela.com/portada/

Del Parque Natural de los arenales y las salinas de San Pedro del Pinatar y del Mar Menor, visita la web: http://www.marmenor.es/rutas/salinas.htm

Del Club Náutico San Pedro del Pinatar: http://www.clubnauticovillasanpedro.com/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alicante, la millor terra del món

Españoles en Argelia, historia de una emigración

Barcos de vapor en “El amor en los tiempos del cólera”.