martes, 12 de abril de 2011

el Altar de Pérgamo


Si este altar no es un templo sino el altar de un templo, ¡cómo sería el templo!. Estamos delante del Altar de Pérgamo. Formaba parte de un monumento religioso de la época helenística, construido originariamente en la acrópolis de Pérgamo en el reinado de Eumenes II (197-159 a de C).
 
Sus grandes frisos representan una Gigantomaquia (episodio de la mitología griega que sigue a la Titanomaquia. Zeus había encerrado a los Titanes en el Tártaro. Gea, su abuela, madre de Cronos y Rea, se enfadó y le declaró la guerra a los dioses olímpicos, enviando a sus hijos, los gigantes, al combate) y la historia de Télefo ( en una batalla contra los aqueos fue herido por Aquiles. Pasaban los años y la herida no curaba. El oráculo, consultado por Télefo, le indicó que su herida sólo sanaría si se la curaba quien se la hizo. Por esto, acudió a Áulide, donde estaban reunidos los guerreros aqueos. Disfrazado de mendigo, Aquiles lo curó. A cambio, Télefo indicó a los aqueos el rumbo adecuado para llegar y conquistar Troya). Este altar es una de las obras maestras de la escultura griega antigua.

Es espectacular, una construcción colosal alzada sobre un podio. Tiene una altura de 2,30 m y 113 m de longitud. Fue descubierto por el ingeniero alemán Carl Humann en 1871. Por el acuerdo de 1879 entre Alemania y el Imperio Otomano fue transportado y reconstruido en Berlín. Podemos disfrutar de él en el Museo de Pérgamo (inaugurado en 1930) en la isla de los museos de esta ciudad, en el centro de Berlín.

No hay comentarios:

Guadalest

En un lugar estratégico en medio del Valle, esta población fue ambicionada por todos los pobladores de estas tierras. Guadalest, un pueblo ...

entradas populares