Mi viaje a América (1909-1910), por Rafael Altamira Crevea

 

Después de la Independencia de España de los países Hispanoamericanos se produjo no sólo una ruptura política entre esta y aquellas, sino también económica, social, cultural. Unos y otros rompieron sus puntos de encuentro, negaron sus lazos de unión, cerraron  todos los caminos que les llevaron y podía volver a llevarles a un mismo destino.

Pero todo esto no impidió que quedasen mentes despiertas que no quisieron negarse a sí mismos. Que echaban de menos la relación entre España y los españoles con América del Sur y los Hispanoamericanos, que les hacía falta relacionarse con aquellos y que aquellos lo hiciesen con ellos. Porque así se enriquecerían todos. Y una buena manera de hacerlo era a través de la cultura, por medio de las Universidades de uno y otro lado del Atlántico de habla española, a través del intercambio de profesores y alumnos.

Con  motivo del III Centenario de la Universidad de Oviedo (España) y la presencia en los actos de esta celebración del profesor cubano, el Dr. Dihigo, representante en la misma de la Universidad de la Habana, en la comida realizada en honor de los Sres. Labra y Canella, se expresaron manifestaciones de simpatía entre Cuba y España. “Nos hicieron comprender a todos que había llegado la ocasión esperada de realizar la aspiración que en 1900 declaró nuestra Circular a los Centros Docentes de América. Entendiéndola como nadie entre nosotros nuestro Rector, el Sr. Canella”, palabras entusiastas de Rafael Altamira, que le abrieron – sin saberlo – la puerta de un futuro prometedor. (1)

Rafael_Altamira[1] Rafael Altamira pintado por Joaquín Sorolla

Se decidió que la Universidad de Oviedo mandaría a Hispanoamérica a un Delegado para, en su representación, renovase contactos intelectuales entre España y el Continente Americano.

La persona elegida para realizar este viaje fue el catedrático D. Rafael Altamira Crevea, que lo era de esta Universidad desde 1898. El sentimiento americanista de Altamira no era nuevo. En 1895 dirigió la revista “Crítica de Historia y Literaturas Españolas, Portuguesas e Hispanoamericanas”, realizando los primeros contactos con profesionales de estas disciplinas.  En 1898 presentó su tesis Hispanista en el discurso de apertura de la Universidad de Oviedo. En 1900 participó en el volumen titulado “Cuestiones Hispanoamericanas” , presentado en el Congreso Hispanoamericano celebrado en Madrid. A su vez, formará parte de la iniciativa propuesta por la Universidad de Oviedo (Canella) de un mayor acercamiento de los vínculos culturales con Latinoamérica. En 1905 surgió la idea, impulsada por Rafael Altamira, de crear en Salamanca una “Universidad Hispanoamericana”, que no cuajó por problemas burocráticos y presupuestarios.. En 1908 Altamira expuso un programa de intercambio de profesorado entre los países hispanoamericanos, iniciativa aplaudida por su Universidad y la de la Habana.

p095[1] Rafael Altamira

El 14 de marzo de 1909 el periódico El Imparcial de Madrid hizo un artículo “abogando por el intercambio de profesores con América, citando con elogio la idea lanzada por la Universidad de Oviedo en Septiembre pasado y expresaba a la vez el deseo que el envío de profesores se extendiese a las demás Repúblicas del Tronco español, además de Cuba” . Esta era la postura del Sr. Canella al manifestar que “nuestro proyecto de intercambio abrazaba la mayor parte de aquellos países americanos y, desde luego, la Argentina, Chile, Méjico y Cuba”. (2).                

En  nobles  vísperas del Centenario de la Independencia de América, la Universidad de Oviedo quiere que resuene la voz amorosa de España bendiciendo a sus hijas emancipadas; ...; quiere enviar a Hispano-América llamas de nuestro fuego para que se funda entre nuestras almas y podamos, unidos a los pueblos de aquende y allende el mar que formamos la Grande Iberia, cumplir la alta visión civilizadora que el destino nos confió. ... España es América. Al esplendoroso mundo que sacó del mar, España dio cuanto tenía. ... Tan suyo lo hizo, que es carne de su carne y sangre de su sangre, alma de su alma. América es España. ... A eso va Altamira, representante de la Escuela de Oviedo, portador de la llama que aquí arde, a llevar más ardores, si fuera posible, a la esplendorosa alma americana, a compenetrarla para siempre con la nuestra en el mismo excelso ideal”. (3)

FOTO RAFAEL ALTAMIRA 2 Rafael Altamira

Esta iniciativa contó con el apoyo institucional del Estado nombrándole miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, “encargándome la comunicación con los Centros similares de aquellos países”. (4)

El viaje de Rafael Altamira comenzó en Julio de 1909 y durará hasta marzo de 1910. Fue Argentina el primer país que visitó, desde el 3 de julio al 27 de octubre de 1909. En su discurso en el acto de  recepción en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales en la Universidad de la Plata manifestó sus propósitos de su viaje, muy aplaudidos:  “Consideramos nuestra influencia, no desde el punto de vista estrechamente patriótico, sino desde un punto de vista humano. ... Queremos simplemente ocupar nuestro puesto en la obra de la cultura humana, para que de hoy más, ni vosotros, ni los españoles que viven en América, nos llamen desertores. Si servimos, y para qué servimos, eso lo dirá la obra misma. El otro propósito es el de conocernos mutuamente. Vosotros visitáis poco a España, y no siempre con la amplitud y la atención que desearíamos. Nosotros sabemos muy poco de vuestra vida. Necesitamos, pues, estudiarnos unos a otros, y para eso no bastan los libros: hace falta la impresión personal. ... Vuestra acogida, que nunca agradeceré bastante, demuestra que aprobáis nuestras iniciativas y propósitos”. (6). Impartió un cursillo de Metodología de la Historia que duró tres meses. Dio diez lecciones  sobre Historia del Derecho en la Facultad de Derecho de Buenos Aires. También nueve conferencias sobre temas de Historia General, Historia Literaria, Filosofía y Letras, en la Facultad de ese mismo nombre de Buenos Aires. “Fue tan numeroso el público que a él asistió que se hizo necesario el empleo de la fuerza de policía para evitar violencias de los que se empeñaban en entrar en el aula cuando ya no cabía más gente”. (5)

altamira Rafael Altamira, en una conferencia

La visita de Rafael Altamira, representando a la Universidad de Oviedo y al Gobierno del Reino de España, causó gran expectación no sólo entre el personal académico, lo que demuestra las tantísimas personas que acudían a sus conferencias y cursillos, transmitiendo muestras de cariño y entusiasmo al gesto que desde España se había hecho de entablar, de nuevo, relaciones académicas que acercarían posturas para que estas abarcaran a todos los sectores de la sociedad. Quizá tanta participación por parte del pueblo americano fuese debido a que muchas veces las decisiones de los políticos no siempre se traducen con los sentimientos del pueblo.

“Terminada mi actuación universitaria me fue otorgado, en pública y solemne sesión, el título de Doctor honoris causa, así como el de Profesor Titular de la Cátedra de Metodología de la Historia”. (6)

Altamira se llevó un buen recuerdo de esta visita, con el convencimiento que el mismo éxito iba a tener en los demás países de su andadura, como así fue, recorriendo varios países Americanos.

P1050874 Rafael Altamira en América

“Llegué a Cuba en uno de esos vapores de la Ward Line, el 15 de febrero”. Dio conferencias y cursillos, discursos y lecciones. De Derecho, de la experiencia de la Universidad de Oviedo, de Extensión Universitaria, de la Historia del Municipio español, ... Sus manifestaciones fueron atendidas con mucho interés. “La situación especial por la que atravesó España en sus relaciones con las Repúblicas Hispanoamericanas durante un siglo: aquella situación de apartamiento, aquella situación de alejamiento entre unos y otros, perfectamente lógica por parte de los que habían creado su personalidad y habían tenido que crearlas con violencias, rompiendo los lazos que las sujetaban, y que significó desconocimiento - modesta y humildemente lo confesamos - por parte de la madre patria, de los deberes que le incumbían, incluso, y más que con todos, de aquellos hijos que se emanciparon y empezaron a tener vida propia. En esta situación ha transcurrido un siglo, en la cual la vida intelectual de España y de los países Hispanoamericanos han corrido por caminos diferentes. ... Nosotros no venimos sólo a dar y a reflejar sobre vosotros nuestras ideas, sino que venimos también a pediros que vengáis a España para reflejar sobre  nosotros vuestro espíritu y vuestra obra científica”. (7).

rafael-altamira[1] Rafael Altamira

Otra vez Altamira volvió a sorprender, otra vez a levantar admiración. Como en otros países, también en Cuba lo hizo,  arrancó aplausos, levantó pasiones olvidadas, despertó sensaciones renovadas con  España. La revista El Veterano, de los veteranos de la guerra de la independencia cubana, publicó un artículo sobre la opinión cubana de Rafael Altamira y su misión en Hispanoamérica: “También  nosotros, maestro, te damos la bienvenida. También  nosotros, los que ayer en el campo de batalla nos batíamos desesperados con los soldados de tu patria inmortal, por emanciparnos de la tutela de España y vivir la vida de la libertad en el seno de la democracia y del derecho, te abrimos nuestros brazos fraternales. También nosotros nos regocijamos con tu visita, porque en ti, ¡oh maestro!, vemos a la España del porvenir, fecunda y generosa, grande por el espíritu de la raza y el trabajo de sus hijos; a la España que - según tus propias palabras - quiere lavar sus culpas de imperialismos pasados, para ser la portaestandarte de los pueblos fraternos y el respeto de todas las independencias americanas”. (7)

La repercusión que tuvo este viaje en España, Europa y América, fue enorme por la importancia de los objetivos planteados y conseguidos: restablecimiento de los lazos culturales entre España y América Latina, intercambios entre universidades, profesores y alumnos, organización de Congresos, fomento del idioma español común entre estas naciones con la apertura de escuelas y centros culturales en ambos continentes, acuerdos editoriales para aumentar las ventas de libros escritos en español, mejora de las comunicaciones, nuevos acuerdos económicos en apoyo de los emigrantes, …

port49grande[1] Revista de la Facultad de Letras y Ciencias. Marzo 1913. Universidad de la Habana en la que participa Rafael Altamira con un artículo

El resultado del viaje de Rafael Altamira marcó el comienzo de instituciones culturales como el Instituto Hispanoamericano de Derecho; la Biblioteca América en la Universidad de Compostela; la Sociedad Libre de Estudios Americanos, en Barcelona; la Real Academia Hispanoamericana de Ciencias y Artes, en Cádiz; el Centro de Estudios Hispanoamericanos, en la Universidad Central; ... hasta que “en 1914 ganaste la Cátedra de Historia de las Instituciones Políticas y Civiles de América, creada en la Universidad de Madrid. Fue un premio que merecías y la culminación a tu aventura americana”, en palabras de su nieta Pilar Altamira (10).  

9788483177990_04_L[1]

P1010601  Presentación del libro “Diálogos con Rafael Altamira”, escrito por su nieta Pilar Altamira (a la derecha, en la foto)

A su vuelta a España, Rafael Altamira tuvo multitudinarios recibimientos en La Coruña, Santander, León, Alicante, Oviedo, … “Sentí vibrar con los mismos entusiasmos que me habían animado durante el viaje, con la misma conciencia de la trascendencia del empeño cometido, el espíritu del pueblo español”. (8)    

P1050869 recibimiento en Alicante, balcones del Ayuntamiento

Rafael Altamira saludando desde el balcón del Ayuntamiento de su ciudad natal, Alicante, en el recibimiento por el pueblo alicantino después de su viaje a América

Fue recibido por el Rey Alfonso XIII, quien le distinguió como Caballero Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso XII.  Tuvo dos entrevistas con el monarca para analizar las consecuencias del viaje y las medidas que debían de ponerse en marcha. “En la entrevista, que duró más de una hora, el Rey demostró claramente, en su atención sostenida y en sus preguntas, un verdadero interés por el asunto y una acertada dirección tocante a él, y para concretar más lo relativo a la última parte de mis explicaciones, me invitó a una segunda conferencia en fecha próxima. … La segunda entrevista con el Rey se celebró el 7 de junio, en presencia del Sr. Ministro de Instrucción Pública. En ella leí y expliqué mi informe. Aceptado en su totalidad, el Ministro prometió darle forma legislativa por medio de Proyectos de Ley, Reales Decretos y Reales Órdenes. La sustitución del Conde de Romanones en la cartera del nuevo Ministro, D. Julio Burell, retrasó la realización de aquél programa”. (9)  

P1050880             Rafael Altamira recibido por el Rey Alfonso XIII

P1050875 Rafael Altamira, Caballero Gran Cruz de la Orden Civil Alfonso XII, concedido por el Rey Alfonso XIII

La transcendencia de este viaje para España y los países Hispanoamericanos, los nuevos lazos de unión entre estas naciones, los ecos de las palabras de Rafael Altamira, la importancia de sus lecciones, cursillos y discursos, hoy aún perduran en las relaciones mutuas. Hoy siguen siendo actualidad no por ser ahora reivindicativas, pero sí por ser necesarias para el mantenimiento de las buenas  relaciones entre estos países hermanos.

Hoy, 12 de octubre, Fiesta Nacional y Día de la Hispanidad, todas las sensibilidades de este viaje de Rafael Altamira toman vida. Este día de celebración lo es desde que en 1918 lo instauró así el Rey Alfonso XIII a través de un Decreto firmado por Antonio Maura. Hoy preside los actos oficiales otro Rey, Don Juan Carlos I, nieto de D. Alfonso XIII, que, junto con sus gobiernos, mantienen vivos los sentimientos americanistas de Rafael Altamira.

Bibliografía consultada:

(1) “Mi viaje a América”, de Rafael Altamira. Cap. I. La Preparación del Viaje. I. Cómo nació la idea del viaje. Rafael Altamira. (2) idem, Capítulo (Cap.).I.I. Fermín Canella, Rector de la Universidad de Oviedo (3) idem, Cap. I. III. Alocución a los españoles y hermanos de América. Fermín Canella, Rector de la Universidad de Oviedo, (4) idem, Cap.I. VI. Representación de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. Rafael Altamira. (5) idem Cap II. I. Informe. Conferencia de Extensión Universitaria organizada por la Asociación del Profesorado. Rafael Altamira. (6) idem Cap. II. VIII. Recepción en la Universidad de la Plata. Rafael Altamira.
(7) Cap. VII. II. República de Cuba. La Obra americanista de la Universidad de Oviedo. Conferencia en la Universidad de la Habana. Rafael Altamira (8) Cap. VIII. En España. La opinión pública en cuanto al problema americano. Rafael Altamira (9) Cap VIII. Entrevista con el Rey. Rafael Altamira.

(10) “Diálogos con Rafael Altamira”, de Pilar Altamira.


“Aportación de Rafael Altamira al resurgir de las relaciones culturales y educativas con Latinoamérica tras el 98”, de Javier Ramos Altamira y Miguel A. Richart Bernardo (Licenciados en Geografía e Historia)

Comentarios

enriquemartingullon ha dicho que…
Buen trabajo de documentacion. Desde luego, no se de donde sacas el tiempo!
Anónimo ha dicho que…
Extraordinario artículo. Gracias por acercarnos la figura de Rafael Altamira y sus éxitos, que son los nuestros. Acontecimientos que forman parte de nuestra historia, a veces tan olvidados. Un saludo.
(Alicante cuenta) ha dicho que…
He disfrutado en esta tarde de sábado leyendo el artículo. Sólo suscribir las palabras de los dos comentaristas anteriores: buen trabajo.

Sosegadamente iré leyendo todo lo que hay por estos lares

Un saludo

Joana
Anónimo ha dicho que…
Extarordinario reportaje. Este blog se ha convertido en mi revista dominical, aunque lo leo muchos otros días como hoy. Felicidades.

Entradas populares de este blog

Alicante, la millor terra del món

Españoles en Argelia, historia de una emigración

Barcos de vapor en “El amor en los tiempos del cólera”.